Consejos para pintar una puerta de madera

puerta

Las puertas de madera se desgastan con el tiempo. Envejece poco a poco y pierde su antiguo brillo.

Para renovar una vieja puerta de madera, puedes repintarla a un coste menor. Para que haga juego con la decoración de tu casa, en ocasiones es importante darle un lavado de cara a una puerta de madera. Para ello, la técnica más habitual es la renovación de la pintura o el tinte. Permite, no sólo embellecer la puerta, sino también protegerla de posibles agresiones.

¿Cómo pintar una puerta de madera? ¿Qué tipo de pintura elegir para una puerta de madera interior y exterior? ¿Cuáles son las diferentes técnicas para pintar una puerta de madera antigua?

Elección de la pintura para puertas de madera

La pintura y el tinte que hay que aplicar a una puerta interior y a una puerta exterior de madera no son los mismos por la sencilla razón de que las condiciones a las que están expuestas son diferentes.

Pintura para puertas interiores de madera

Para pintar una puerta interior de madera, puede elegir entre:

  • Aplicar una capa de fondo especial para madera y cúbrela con cualquier otra pintura de la misma base.
  • Aplica directamente una pintura especial para madera.
  • En el mercado existen diferentes pinturas para madera de interior: alquídica, gliceroftálica, acrílica (la más utilizada). También existen dorados para la madera y de protección (fungicida, anti-UV, impermeable, ...) incoloros o tintados. Hay algo para todos los gustos, necesidades y presupuestos.

Pintura para puertas exteriores de madera

En el caso de una puerta exterior de madera, la elección es un poco más limitada. En efecto, al estar expuesta al entorno exterior, debe ser más resistente y, por tanto, estar mejor protegida. Por eso es fundamental optar por pinturas y tintes para madera especializados en el exterior. Los hay de todo tipo: gliceroftálico, acrílico, alquídico, tintado o incoloro resistente a los rayos UV, hidrófugo, fungicida, etc.

Nota: Cuando compres pintura o tinte, asegúrate de que sea microporoso, de lo contrario la madera no podrá respirar.

Materiales necesarios para pintar una puerta de madera

Para pintar una puerta de madera, necesita los siguientes materiales de pintura:

  • Pintura de fondo
  • Un cubo
  • Un mezclador
  • Caballetes
  • Una lona protectora
  • Cinta adhesiva
  • Una palanca
  • Cuñas de madera
  • Destornillador
  • Papel de lija y papel de lija
  • Pinceles de diferentes tamaños
  • Rodillo
  • Esponja
  • Cepillo
  • Productos de limpieza
  • Un rascador y un disco abrasivo
  • Relleno de tipo masilla
  • Equipo de protección: traje, guantes, gafas, máscara.

Y, por último, la pintura que debe aplicarse en 2 capas para un resultado óptimo. Asegúrate de calcular el número de litros de pintura que necesitarás.

Pintar una puerta de madera

Pintar una puerta de madera implica una serie de pasos que deben seguirse para lograr un resultado satisfactorio. A continuación, te presentamos algunas técnicas para pintar una puerta de madera sin dejar marcas. Para guiarte mejor, los detallamos todos a continuación.

Paso 1: Preparación de la puerta para ser pintada

Los trabajos de pintura son bastante complicados. Todo lo que rodea la zona de intervención debe ser protegido con una lona protectora que inmovilizamos con adhesivo: suelo, paredes, muebles, etc.

También es necesario protegerse de las cáscaras de pintura y del vapor que desprende poniéndose la ropa adecuada y los accesorios destinados a ello.

Una vez listo, el siguiente paso es preparar la puerta. Si se puede descolgar y colocar sobre caballetes, es mejor hacerlo, ya que esto puede hacer que el trabajo sea menos agotador. Pero si esto no es posible, también se puede trabajar en vertical, sólo hay que abrirlo e inmovilizarlo para evitar posibles accidentes. No olvides quitar las manillas y ocultar la parte donde se encuentra la cerradura de la puerta.

Para pintar una puerta de madera, es preferible colocarla sobre una base para evitar goteos. Esta técnica reducirá las marcas de la brocha y el rodillo al pintar la puerta.

Paso 2: Lijar la puerta antes de pintarla

Para una buena adherencia de la pintura y un resultado satisfactorio, la puerta debe estar limpia y sin rugosidades. Por lo tanto, es necesario lavar y lijar la puerta antes de pintarla. El decapado de la pintura garantiza un resultado final que se ajusta a sus necesidades.

A continuación, se limpia completamente el polvo con un aspirador y se pasa un paño húmedo para eliminar los residuos.

Nota: Es posible pintar una puerta sin lijarla si no está demasiado dañada.

Paso 3: Pintar la puerta

Dependiendo de la naturaleza de la pintura, puede ser necesario o no aplicar una capa de fondo especial para madera. La pintura se realiza con un rodillo y una brocha en función del tamaño de la superficie a pintar: rodillo si la puerta es maciza, brocha si es pequeña, etc.

Para un resultado óptimo, se necesitan dos capas de pintura (además de la capa de fondo). La capa anterior debe estar completamente seca antes de aplicar la siguiente. En cuanto al movimiento a adoptar, comienza por los bordes superiores de la puerta y pinta horizontalmente a lo largo de su anchura hasta llegar a la parte inferior. Una vez terminado el trabajo, sólo hay que esperar a que se seque.

Un pequeño consejo: para evitar que se creen capas o marcas de pincel, no es necesario repasar una parte de la puerta varias veces. El hecho de poner una capa de pintura sobre una pintura fresca creará rastros.

Pintar una puerta de madera ya pintada o barnizada

Deseas repintar una puerta de madera que ya ha sido pintada o barnizada. La técnica para aplicar la pintura a la puerta es la misma.

Para pintar una puerta previamente pintada, hay que eliminar la pintura antigua de forma manual (rascador) o mecánica (disco abrasivo). Si es muy resistente, será necesario proceder a un decapado térmico o químico.

Para pintar una puerta barnizada, la capa de fondo que se aplique debe ser una capa de fondo especial para barniz, ya que de lo contrario la adherencia de la pintura no será óptima.

Pintar el marco de una puerta de madera

El marco de la puerta es una parte integral de la estructura de la puerta, incluso si los dos están separados. Lo ideal sería pintarlo también, siguiendo el mismo principio que antes: limpieza, lijado, desempolvado, capa de fondo (sobre todo para la puerta exterior) y pintura.

Actualizado el