LOS MANTELES DEL RESTAURANTE

mantelería

Los Deseos de los más Exigentes: Buenas vistas, buena compañía, comida excelente y... ¡unos impecables Manteles!

La mantelería del restaurante es un de los temas más importantes a tener en cuenta cuando vamos a abrir un restaurante, ya que es parte muy importante de la decoración, y la verdad que suele ser de los últimos temas que se deciden ante una nueva apertura.

La decoración y con ello la mantelería, es lo que le da al cliente con un primer golpe de vista la información de qué clase de negocio es y sobre que tipo de comida se pueden ofrecer en nuestro local.

En primer lugar se aconseja poner siempre un protector de muletón plastificado, nos servirá además de para proteger las mesas, para que asiente mejor el mantel y no se escurra. La lámina de muletón, será justo de la medida de la mesa, para evitar que haga arrugas en el mantel.

A la hora de elegir el mantel debemos tener en cuenta que ha de hacer juego con la decoración, y sobre todo con el concepto que se le quiere dar al restaurante y tipo de comida que se va a ofrecer. No es lo mismo un restaurante de mariscos y comida Mediterranea que uno de hamburguesas y comida rápida.

Las últimas tendencias, apuntan por manteles en colores lisos o con dibujos muy sutiles. Siendo el color blanco sin duda, el más elegido por la mayoría de nuestros clientes.

La caída del mantel nunca deberá ser inferior a 40 cms, aunque aquí entrarían los gustos personales del propietario del restaurante, En algún restaurante se opta por poner el mantel hasta el suelo.

Por encima del mantel, recomendamos poner un cubre mantel, generalmente en color blanco, el tamaño del mismo será el tamaño de la mesa más, unos 20 cms. de caída.

En la actualidad, también se ha puesto muy de moda, poner caminos de mesa, de colores lisos sobre el mantel blanco, de diferentes materiales.

No nos podemos olvidar de la importancia que tienen las servilletas. Una buena servilleta, debe ser por lo menos de 45 x 45 cms., tampoco se recomiendan poner servilletas demasiado grandes, puesto que no quedan visualmente estéticas.

Las servilletas, irán a juego con el cubre o haciendo contraste, en el color elegido para el mantel.

Nunca debemos olvidar, que los manteles se ensucian, se gastan, se queman, etc. Una mantelería sucia o rota da una malísima imagen del establecimiento en el que nos disponemos a comer, por eso es importante cuidar el mantenimiento de los manteles de tu local, puesto que por poco dinero, puedes impedir que la reputación de tu establecimiento pueda verse afectada por pequeños detalles como estos.

Actualizado el