¿Cómo elegir tu ramo de novia y no equivocarte?

boda

Dicen que no hay ramo equivocado, pero también dicen que si no es el correcto, resulta muy evidente.

Sea como sea, te voy a dar la información suficiente para que tu ramo resulte acorde a tu personalidad, complemente al vestido, armonice con el estilo de la boda, te favorezca y sea precioso. Ah! Y que no se salga de presupuesto.

Coge lápiz y papel y vamos allá.

Paso 1. Debes tener en cuenta tu fisonomía

Respecto a la estatura, para novias altas se recomienda ramo en caídas o estructuras. Si además eres robusta, que contenga flores grandes y claras. Para novias bajas es mejor optar por ramos de menores dimensiones, el ramo redondo es una buena opción. Mejor si está compuesto de flor pequeña, aunque puede incluir alguna de más tamaño en la zona central. Ante la duda, los ramos de tamaño medio o pequeño favorecen a novias de cualquier altura.

Respecto al color del pelo, las morenas no tienen problemas, Las rubias sacan partido a los tonos claros, también rosas o azules Si eres pelirroja, te recomiendo verdes claros (ahora súper de moda) y algo de rojo.

Respecto a la forma de cuerpo, podemos generalizar que a los cuerpos curvilíneos les quedan mejor los ramos rectos y a los cuerpos angulosos les favorecen los que tienen formas irregulares y curvas.

Paso 2. El vestido: diseño y tejido

Partimos de la base de que cuando has elegido tu vestido has tenido en cuenta tu altura, la forma de tu cuerpo, el color de tu piel y de tu pelo... y ciertas características que quieres resaltar o esconder (Un pecho generoso, un cuello largo, unos hombros estrechos...).

El ramo se escoge cuando ya tenemos nuestro vestido totalmente decidido. Nuestras flores deben estar en total consonancia con el vestido y resto de complementos.

Os recomiendo que cuando vayas a la floristería o estudio, lleves contigo una imagen del vestido y se la muestres al profesional, que observando vuestra silueta y con unas preguntas rápidas, se hará una composición de los ramos más adecuados.

Si el vestido es corto, siempre el ramo en forma de gota. Puedes optar por bouquet si tú eres de complexión menuda. Para el tipo princesa, la mejor opción es el de gota, salvo para novias altas.

Para el corte sirena, siempre optimiza la forma en cascada. Si eres de cintura estrecha puedes decidirte también por un bouquet, y si eres delgada, por un estructurado.

Si has elegido un corte imperio, o un vestido en forma de A, primará tu fisonomía a la hora de la elección, El tejido también marca el tipo de flor, para un clásico brocado invernal no nos inclinaremos por unas sencillas margaritas.

Paso 3. El estilo de la boda

El estilo de la boda marcará tanto los colores del ramo, la forma e incluso las flores. Todo debe tener un hilo conductor, debe formar un todo. Creo que en este apartado es donde más se ve la mano de un profesional, que no pierde la perspectiva y le da una unidad al conjunto. Ese “ je ne sais pas que” osea, “no se qué” que tienen las bodas que más te gustan.

Por ejemplo, en una boda de estilo natur, que evoca a la naturaleza y al campo, los tonos ideales son los blancos, los arenas, los verdes, y se pueden dar toques de tierras, mostazas, ocres...

Para las bodas boho, hippies... habrá una explosión de color pero en tonalidades pasteles y los ramos serán de tallos vistos que pueden incluir flor exótica.

Paso 4. La estación del año

Este paso afecta principalmente al presupuesto. Hoy en día prácticamente se puede conseguir cualquier flor en cualquier época del año, pero dónde se produzca en esa estación y la demanda que haya, marcará el precio.

Flores que tienes todo el año y que son algunas de mis favoritas: Alstromeria, Anastasia, anthurium, bouvardia, calla, freesia, gerbera, paniculata, hypericum, lys,, lisiantum, Orquídea phalaenopsis, solidago, tryanchelium, vánda.

Paso 5. Simbolismo de la flor. Los colores. Tu personalidad

El ramo de novia es una costumbre llena de simbolismo, que tiene su origen en las novias sarracenas y que fue traída a Europa por los soldados de las cruzadas. Antiguamente, los ramos eran de azahares o caléndulas, flores que simbolizan la pureza o la inocencia. En el lenguaje de las flores, la orquídea simboliza la seducción, la sensualidad, fecundidad y perfección.

Todas las flores tienen mensajes positivos, así que yo, para un ramo nupcial, no me complicaría la vida con esto de los significados. Los colores de las flores también son importantes, , y estarán en armonía con el estilo de la boda y, por supuesto, con el resto de complementos de la novia como zapatos, cinturones o tocados. También recomiendo encarecidamente tener muy en cuenta los complementos de color del novio (corbata...).

La escuela española de arte floral va más allá y habla incluso del carácter de la novia, pero eso queda ya para otro post. Para concluir, mi recomendación es que no debes obviar todas estas cuestiones pero tampoco dejar de lado tus gustos y preferencias y que te resulte cómodo de llevar.

Actualizado el