Cintas de correr manuales y eléctricas: ¿Cuál es mejor?

ohkfhnx

Elegir entre una cinta de correr manual y una eléctrica puede parecer una decisión simple. A priori, probablemente pensarás que la cinta de correr eléctrica es la mejor compra, ¿verdad? No es así necesariamente, ya que realmente depende de las necesidades personales de cada uno.

No se puede negar el hecho de que las mejores cintas de correr del mercado son casi todas eléctricas, pero las cintas de correr manuales también tienen algunas características excelentes que merecen ser tenidas en cuenta.

A continuación, analizamos los pros y contras de cada una:

Los beneficios de las cintas de correr manuales

Quizás el mayor beneficio de una cinta de correr manual es su atractivo precio. Estas máquinas casi siempre tienen un precio inferior a 200€ y, en muchas ocasiones, están muy próximas a los 100 €. Si tu presupuesto es ajustado o simplemente quieres probar una cinta de correr sin hacer un gran desembolso, las manuales pueden ser tu mejor opción.

Además, las cintas de correr manuales necesitarán mucho menos mantenimiento a lo largo de su vida útil. Es lógico si lo piensas: como no hay motor y, por lo tanto, hay menos piezas móviles, hay menos posibilidades de que surjan problemas. Las cintas de correr manuales pueden averiarse, pero incluso cuando lo hacen, es probable que la reparación sea mucho menos complicada que si tuviera que destrozar un motor y reconstruirlo.

La otra gran ventaja de las cintas de correr manuales es que tienden a ser muy seguras. Este tipo de máquinas funcionan utilizando su propio cuerpo como impulso. Siempre se elevan en una pendiente y, a medida que se da cada paso, la cinta comienza a moverse. Cuanto más rápido corres, más rápido se mueve la cinta de correr y al dejar de hacerlo, la máquina se detiene inmediatamente. Por eso, hay muy pocas posibilidades de tropezarse y lesionarse.

Una última cosa a considerar a favor de las cintas de correr manuales es que generalmente son mucho más livianas que las eléctricas, ya que se ahorran el peso del motor.

Los contras de las cintas de correr manuales

Si estás buscando una cinta para correr a un ritmo intenso, una manual probablemente no sea la mejor elección. Para obtener el impulso suficiente para impulsar la correa hacia adelante, debes sujetar el manillar a medida que avanzas, lo que dificulta la carrera. No quiere decir que correr en una cinta manual sea imposible, pero puede resultar muy incómodo.

Los beneficios de las cintas de correr eléctricas

En primer lugar, el cinturón se impulsa hacia adelante, lo que libera las manos y facilita la carrera, ya que no es necesario agarrarse de las barras para mantener la estabilidad. Una vez establecido el ritmo deseado, la cinta de correr mantendrá esa velocidad hasta que se vuelva a ajustar. Esto te obligará a esforzarte para seguir el ritmo, mientras que en una cinta de correr manual puedes reducir la velocidad sin darte cuenta.

Las cintas de correr automáticas también tienden a ser más suaves y tolerantes, lo que hace que el entrenamiento sea más cómodo. Esto se debe a que no dependen de su propio poder para impulsarlas hacia adelante y, por lo tanto, no tienen que ser tan rígidas.

Los contras de las cintas de correr eléctricas

Como te imaginarás, el contra de las cintas de correr eléctricas es que, por lo general, son más caras. No obstante, estas diferencias en el precio cada vez son menores ya que hoy en día el mercado de las cintas de correr eléctricas está muy maduro y, debido a su gran demanda, los precios son cada vez más competitivos y ajustados.

Una decisión individual

Dado que cada cinta de correr tiene sus pros y sus contras, debes pensar muy bien qué utilidad le quieres dar a la máquina:

  • Si no te quieres gastar mucho dinero ya que quieres una cinta para caminar en casa, probablemente la mejor opción sea una manual.
  • Si por el contrario buscas una cinta para correr frecuentemente e ir mejorando tus marcas, deberías optar por desembolsar algo más de dinero y adquirir una eléctrica.
Actualizado el