¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Vivienda igualitaria: así debe ser la distribución de una casa sin género

casa

¿Afecta la distribución de las casas a la igualdad entre personas? Quizá más de lo que imaginamos en un primer momento. Por eso, desde la Consellería de Valencia se ha puesto en marcha un proyecto para definir lo que debería ser una casa feminista. Una vivienda adaptada por igual tanto a los hombres como a las mujeres, y estos son los requisitos que debería tener.

Ajustarse a cada modelo de familia

La familia tradicional de matrimonio formado por hombre y mujer y uno o varios hijos sigue muy presente en la sociedad, pero ha crecido el número de familias que no encajan en esa definición: madres o padres que viven solos con sus hijos, personas que viven solas, amigos que comparten piso, hermanos que viven juntos, etc.

A fin de que ningún integrante se sienta discriminado, la vivienda igualitaria apuesta por que todas las habitaciones tengan las mismas dimensiones, y que los cuartos de baño estén fuera de las mismas y puedan ser utilizados por más de una persona a la vez, separando el inodoro del resto de la estancia.

No separar la cocina del resto de la vivienda

Cuando alguien está en la cocina, generalmente trabaja solo, asumiendo esta tarea separado del resto de los demás miembros de la familia. Lo que se propone ahora es no separar físicamente la cocina del resto de la casa, es decir, adoptar un modelo de espacio abierto.

De esta forma, quien cocina no se siente aislado del resto y, además, como el espacio es más amplio y el resto están viendo que hay otra persona trabajando, pueden unirse a la tarea.

Algo similar ocurre con las zonas destinadas a hacer la colada. El plan de la Consellería de Valencia aboga por dejar de “esconder” estos espacios en cualquier rincón y darles protagonismo dentro de la casa. 

El área de lavado, secado y planchado de la ropa debe tener un mínimo de amplitud y ser accesible. El objetivo es darle visibilidad, dejando así de “castigar” esta tarea doméstica que, en muchos casos, sigue siendo realizada por las mujeres.

Crear espacios más seguros

La arquitectura de los edificios igualitarios debe reducir la percepción de riesgo, eliminando zonas que puedan convertirse en posibles escondites. La solución pasa por crear pasillos amplios y bien iluminados, sin rincones ocultos, recurriendo a las nuevas tecnologías si se considera necesario instalar alguna cámara de vigilancia en las áreas de uso común.

 

Replanteo de los patios interiores

Aunque la tendencia actual es hacer comunidades más amplias y luminosas, los patios interiores siguen siendo algo habitual en edificios más pequeños. Lo que se propone en este caso es dejar de lado los viejos patios interiores sin luz natural y darle más protagonismo a estos espacios al aire libre.

Para potenciar la presencia de luz natural, la idea es hacerlos de unas dimensiones mínimas de siete metros cuadrados de largo por tres de ancho, lo cual permitirá que haya más de dos personas ocupando a la vez este espacio.

Nuestro consejo a la hora de comprar una vivienda


Por último, siempre aconsejaremos que, en caso de querer comprar una vivienda, siempre se haga de la mano de un equipo profesional. La ayuda de una agencia inmobiliaria online puede ahorrarnos dolores de cabeza y hacer que la operación resulte mucho más sencilla en cuánto a su tramitación. 

Actualizado el