Verandas, pérgolas e interiorismo

Veranda

Las verandas y pérgolas son para muchos sinónimos de convivencia, verdaderos lugares de vida, descanso y bienestar, implican hermosos días en perspectiva. La veranda también se utiliza todo el año y permite una importante ampliación de la casa.

¿Por qué instalar una veranda o una pérgola? ¿Cuáles son los equipamientos interiores que se prevén? ¿Cuáles son los puntos que no hay que descuidar? Te lo contamos todo a continuación.

¿Por qué instalar una veranda?

La instalación de una veranda suele ser una buena idea si se dispone de un terreno lo suficientemente grande y el entorno de la superficie es adecuado (preferiblemente terreno llano, privacidad del jardín, vistas despejadas, etc.).

Una parcela demasiado pequeña corre el riesgo de limitar el tamaño de la veranda u "ocupar demasiado espacio", dando una sensación de asfixia. Además, perder un trozo de jardín en una parcela ya pequeña no es un buen cálculo.

En cambio, si dispones de una gran parcela, de una vista sin obstáculos sobre una zona boscosa, de una vista panorámica, de una piscina, etc., tendrás mucho margen de maniobra. Así tendrás todo el margen de maniobra posible y podrá elegir el tamaño de la veranda que más te convenga teniendo en cuenta los trámites administrativos que debes respetar.

Las ventajas de este tipo de superficie adicional son numerosas e incluyen:

  • Crea una habitación extra
  • Aportar mucha luz (ideal para las personas, tu gato o perro si lo tienes y para tus plantas verdes)
  • Para beneficiarte de una vista en el exterior y disfrutar de la vista de tu jardín
  • Ofrece un espacio de convivencia (impecable para los aperitivos entre amigos en pleno invierno para beneficiarte del sol estando bien protegido del frío).

La veranda lo tiene todo para agradar y no se arrepentirá de haber hecho esta ampliación que no sólo amplía tu casa, sino que sirve para aportar mucha convivencia y bienestar.

Veranda o pérgola: ¿cuáles son las diferencias?

¿Qué es una veranda?

Procedente de la India y de la palabra "baramdah", la veranda es una extensión de la casa que tiene techo. Originalmente, podía estar abierta, pero hoy en día la veranda, tal y como la vemos con más frecuencia, está completamente cerrada, aunque se pueden crear ventanales que se abran por completo cuando hace calor.

La veranda puede utilizarse en todas las estaciones de año gracias a la presencia de estas ventanas. Hoy en día se opta por el doble o incluso el triple acristalamiento, lo que permite tener interiores bien aislados que consumen menos energía que con el acristalamiento simple.

El trabajo de la reforma integral y del diseño se confía generalmente a un profesional cualificado. La veranda a medida también puede recurrir a un carpintero profesional y a fabricantes de espejos para el acristalamiento.

Por supuesto, otros profesionales serán imprescindibles para el diseño interior de la veranda: el técnico de calefacción y refrigeración para la instalación de un sistema de calefacción y aire acondicionado. También habrá que pensar en instalar una buena ventilación, así como en realizar el aislamiento térmico de la habitación.

¿Qué es una pérgola?

La pérgola es un poco diferente de la veranda, pero también es muy útil en un jardín o para cubrir una terraza. A diferencia de una veranda, no está cerrada. Puede colocarse en una esquina cerca de la piscina para crear un espacio cubierto y colocar un salón de jardín, o puede apoyarse en una pared de tu casa para cubrir una terraza.

Las pérgolas bioclimáticas tienen mucho éxito en la actualidad (las lamas del techo se curvan según el estado del cielo, o se cierran completamente). Estas lamas basculantes ofrecen un confort térmico natural cuando brilla el sol y vuelven a la posición horizontal en cuanto el tiempo se vuelve lluvioso.

Ventajas de una veranda

  • La adición de una veranda aumenta la superficie de la casa y aporta luz;
  • Permite crear una nueva habitación que puede ser una sala de estar, un jardín de invierno, un despacho, un baño o una zona de juegos;
  • La veranda es accesible tanto en invierno como en verano y, si se abre directamente a un jardín, permite disfrutarla en todas las estaciones sin salir de casa;
  • La veranda permite la convivencia: dar una pequeña recepción para los amigos y la veranda hace el encanto de estos momentos;
  • Dependiendo de su disposición, una veranda puede ser completamente abierta, si se

Ventajas de una pérgola

La pérgola es una buena forma de disfrutar del buen tiempo mientras te proteges

Una pérgola puede instalarse contra la pared de tu casa para cubrir una terraza o puede colocarse en medio de tu jardín o cerca de una piscina.

Con el modelo de pérgola bioclimática, no tiene que hacer nada porque es la pérgola la que se orientará de la mejor manera según los cambios de tiempo y le aportará el mayor bienestar.

Consejos de nuestros especialistas antes de construir tu veranda

Dedica el tiempo para pensar en tus necesidades: tamaño de la veranda, materiales, tipo de habitación y su distribución, etc.

Obtén presupuestos de varias empresas de reformas y decide detalladamente de los profesionales: verandalista, carpintero, técnico de calefacción, fontanero, etc.

Para un proyecto de gran envergadura, o si no tienes ideas para la distribución, recurre a un arquitecto y/o a un diseñador de interiores

Recuerda presupuestar bien tu proyecto de veranda: no olvides incluir los costes de instalación además de la compra de la veranda;

No olvides los trabajos auxiliares que puedan ser necesarios (por ejemplo, trabajos de albañilería si tienes que colocar una losa de hormigón si el terreno no es lo suficientemente plano para construir la veranda, etc.)

Piensa en las subvenciones de las que te puedes beneficiar para reducir la factura (en particular para el aislamiento térmico, el triple acristalamiento o las persianas solares).

Acude a un profesional y prevee unos 6 meses para instalar tu veranda porque, entre los trámites administrativos, el estudio del proyecto y las diversas obras que hay que realizar para obtener la veranda de sus sueños, es necesario prever un tiempo adaptado a todo el proyecto.

Si recurres a un arquitecto, puedes confiar todo el proyecto y él se encargará de supervisar los distintos oficios, aunque vigiles el progreso de la obra.

Actualizado el