Las ventajas de vivir en pisos compartidos

Helphousing

El fenómeno de la movilidad internacional juvenil ha ido creciendo en la última década como nunca antes. Estudiantes y jóvenes trabajadores viajan hacía ciudades del extranjero en búsqueda de nuevas oportunidades de crecimiento personal, académico y profesional.

Esta tendencia ha sido impulsada por los muchos programas de intercambio a nivel europeo y mundial, como el Erasmus +.

España, entre otros países, se posiciona como uno de los destinos más atractivos por su oferta cultural y educativa, acogiendo cada año miles de jóvenes internacionales.

Es por ello que el compartir tiene cada vez más acogida entre la comunidad española e internacional, traduciéndose en fenómenos conocidos como coworking, coliving y pisos compartidos.

Vivir nuevas experiencias a través del Coliving

Compartir, tanto en redes sociales como en la vida offline, no solo es una moda, sino una necesidad; es el resultado de la búsqueda de nuevas experiencias e independencia: compartir espacios de trabajo, transporte y vivienda.

Uno de los roles clave de esta transformación lo tuvo el sector del alojamiento, que a través del coliving, el compartir piso, ofreció un nuevo modelo de vivienda a los jóvenes internacionales.

¿Cuáles son las características que tanto atraen a los jóvenes a la experiencia de compartir piso? Además de reducir gastos de alquiler y dividir los costes de electricidad, a través del coliving se aprende mucho: se encuentran otras personas, se conocen sus culturas e idiomas y de la misma forma se conoce más a sí mismo.

Este es el tipo de experiencia de las que se va a caza y que incrementa el nivel de exigencia de las personas a la hora de buscar alojamiento.

Por ello, en helpHousing.com, ofrecen servicios completos de alojamiento de calidad, apoyándonos en sus tecnologías, en un trato personalizado y servicios adicionales de valor gracias a sus colaboradores. Esto y más, para que los clientes se sientan como en casa en el extranjero.

Por qué compartir piso te cambia la vida

Vivir en un piso compartido definitivamente es una experiencia única e imprescindible que los jóvenes entre 20 y 30 años deberían probar por lo menos una vez en su vida.

Si buscas nuevas aventuras, independencia, conocer otro país, moverte a otras ciudades otras ciudades, esta es la solución para vivirlo plenamente.

Y si es tu primera vez compartiendo piso, ¡no hay nada de que tener miedo! Será una experiencia inolvidable y estas son las razones:

  • Vas a extender tu red de amigos: los chicos y las chicas que comparten el apartamento, buscan las mismas cosas: conocer nuevas personas, ampliar su red de contactos, encontrar nuevas oportunidades, compartir momentos y aventuras.
  • Ampliar tu conocimiento de idiomas y culturas: los horizontes de los jóvenes internacionales no tienen límites. Gracias a intercambios en el extranjero, la nueva generación tiene fácil acceso al aprendizaje de muchos idiomas gracias a la práctica diaria. Compartir piso permite que diferentes culturas, extranjeras y locales, se encuentren, produciendo dentro del mismo apartamento interesantes intercambios lingüísticos y culturales.
  • Crecimiento personal: ir a vivir solo, en una nueva ciudad, quizás mudarse de país, significa salir de tu zona de confort y ganar un verdadero reto. Así como tú, encontrarás otros miles de jóvenes viviendo la misma experiencia y juntándose para enfrentar a este cambio compartiendo momentos bonitos y dificultades. Vivir en un piso compartido ayuda a conocer de forma más rápida personas parecidas que estén viviendo este mismo proceso de transformación y crecimiento.
  • Ahorrar dinero reduciendo los gastos: un gran beneficio que conlleva el vivir en un piso compartido es la reducción de los gastos. Para un joven que quiera invertir en viajes y diversión, cuidar sus ahorros dividiendo las facturas de luz y agua es algo muy importante.
  • Elegir apartamentos céntricos y en los mejores barrios: rentar un estudio o apartamento de un dormitorio para una persona sale casi el doble de una habitación. Por ello, la gran mayoría de los jóvenes internacionales, cuyo presupuesto en promedio es alrededor de los 500 euros (en las grandes ciudades de España), prefieren vivir en habitaciones en pisos compartidos. La ventaja es que pueden escoger las mejores zonas de la ciudad, en pleno centro o en los barrios residenciales más elegantes y disfrutar plenamente de su estancia sin tener que preocuparse del transporte y de los servicios.

Si mientras estabas leyendo este artículo te has animado a probar una experiencia en un piso compartido con otros jóvenes internacionales, no dudes en visitar la página web de helpHousing y ¡empezar tu aventura!

Actualizado el