Transformación digital para autónomos y pequeñas empresas tras la pandemia

Gextornext

La transformación digital es una realidad. Así como las grandes empresas ya hace años que tomaron medidas para digitalizar procesos, productos y recursos humanos, las pequeñas y los autónomos van quizá algo rezagados. Damos algunas claves de transformación digital para autónomos y pequeñas empresas.

La irrupción desde hace una década de actores como Google, Amazon, Facebook o Microsoft en terrenos como la gestión de datos, los envíos a distancia, la comunicación interpersonal o la informática, ha arrasado el mercado desplazando a empresas no suficientemente preparadas. No solo eso, tecnologías nuevas como el cloud computing (computación en la nube), el Big Data (la gestión de gran volumen de datos, variados, a gran velocidad), la Inteligencia Artificial o la robotización, ha desplazado actividades que hasta ahora realizaban seres humanos.

Podemos ver su impacto en terrenos tan diferentes como la asistencia telefónica, el trabajo manual repetitivo o la venta de publicidad. Algunas profesiones han quedado relegadas y otras se han transformado.

El nuevo escenario tras la pandemia

La pandemia ha acelerado el proceso, trayendo consigo el descenso de sectores como el turístico, retail, inmobiliario, hostelero o de la construcción, y ha tocado algunos como el administrativo y la automoción.

Los autónomos y pequeñas empresas que eran negocios de hostelería, restauración o culturales han tenido en muchos casos que echar el cierre (el 60% de empresas que tienen ERTE o cese de actividad pertenecen a estos tres sectores). Profesiones como la de guía turístico, agente inmobiliario, vendedor al detalle, camarero, cocinero, albañil, recepcionista, azafata o teleoperador han sufrido duramente el impacto de la crisis, pero muchas de ellas ya estaban tocadas por la digitalización. Los bots están sustituyendo a las personas en la asistencia comercial o telefónica, y cada vez más la digitalización, con la Inteligencia Artificial y el Big Data, afecta tanto a la venta de viajes como de casas. La transformación digital para autónomos y pequeñas empresas es algo urgente.

El efecto de la pandemia sobre las empresas y autónomos

Según un estudio de Emarsys de mayo de 2020, el aumento del eCommerce era, desde el inicio de la pandemia, de un 40%. Pese a ello, frente al 61,7% de las grandes empresas implantaron medidas digitales, tan solo el 6,7% de las PYMES implantaron alguna medida nueva. Menos de una de cada 10 PYMES invirtió en digitalización, lo que hace que sea urgente para ellas empezar a transformarse.

La transformación digital para las pequeñas empresas

Los grandes actores mencionados antes, así como las startups emergentes, han empujado a la empresa al mundo digital. Un estudio de Statista Digital Market Outlook anuncia un crecimiento sostenido del comercio electrónico entre 2019 y 2023 del 38%. La pequeña empresa no puede ignorar por más tiempo el negocio online, pero esto ya no solo supone tener página web, o tienda online.

Además, hay que ver el rendimiento de la web en posicionamiento en buscadores, experiencia de usuario, ciberseguridad, contenidos digitales, o adaptación a dispositivos móviles. Por supuesto, hay que combinarlo con una estrategia de marketing digital y en redes sociales. Gestores de contenido como WordPress, programas de administración de redes sociales como Hootsuite, o de comercio electrónico, como PrestaShop o Magento, son fundamentales, y no suponen una gran inversión para la empresa.

Además, no se puede ignorar por más tiempo (debido al auge del teletrabajo) la necesidad de la oficina virtual. Los programas de informáticos pueden y deben estar en la nube. Hay programas de gestión y contabilidad como Gextor Next, que por cuotas muy asequibles, permiten tener toda la gestión administrativa en la nube.

Aparte, la pequeña empresa debe ampliar su oferta de productos. Es fundamental la oferta de servicios online, se dedique la PYME al sector que se dedique. Ya sea educativo, sanitario o inmobiliario, cualquiera de los servicios que ofrece debe tener una modalidad online.

Por último, el tercer factor serían los recursos humanos. De nada sirve tener procesos y productos digitalizados, si el personal de la empresa sigue anclado en una fase anterior. No es necesario solo desarrollar destrezas, también hay que cambiar la mentalidad a un mundo cada vez más digital y online, menos analógico y presencial.

La transformación digital para autónomos

El cambio para un sector tan castigado como el de los autónomos afecta de una manera aún más troncal si cabe. Ya hemos visto que hay profesiones, ya tocadas por la transformación digital (trabajos manuales repetitivos, asistencia comercial o telefónica, incluso los vendedores de tienda). Así que lo primero que debe hacer el autónomo es plantearse si su actividad principal tiene respuesta en el mercado.

No todos podemos ser ingenieros de software (una de las profesiones más demandadas debido a la digitalización), pero hay profesiones que no se ven afectadas por la transformación digital. Por ejemplo, todo lo relacionado con la salud y el cuidado de las personas sigue siendo un trabajo humano: fisioterapeutas, cuidadores, psicólogos o coaches seguirán teniendo su lugar en el mercado.

Los técnicos de telecomunicaciones y expertos en redes cada vez serán más solicitados, debido al avance imparable del teletrabajo.

Y el comercio online necesita un ejército de desarrolladores web, creadores de contenidos digitales y especialistas en marketing digital.

Herramientas de transformación digital

Una vez tengamos claro si debemos reorientar o transformar nuestra actividad principal, hay una serie de cambios en los procesos que también debemos hacer:

Por una parte, hay que digitalizar tus finanzas, subiendo toda tu información comercial y financiera a la nube. Un buen programa de contabilidad para autónomos te puede ayudar mucho hacer análisis de small data. Saber qué servicio tiene más éxito, qué cliente te genera más ingresos, o por dónde se va la mayor parte de tus gastos, es lo fundamental.

Otro paso es tener una buena presencia online. Que tu web tenga toda tu información disponible, tus datos de contacto bien visibles, productos y precios, y desde luego una estrategia de redes sociales.

Por último, una buena analítica web, que puedes poner en práctica con herramientas gratuitas como Google Analytics. También puedes obtener un feedback de amigos o conocidos sobre si tu web es fácil e intuitiva, o lo que echan en falta en ella.

La transformación digital para autónomos y pequeñas empresas es aún una asignatura pendiente; pero es fundamental aprobarla para sobrevivir en el mundo empresarial post-pandemia.

Actualizado el