¿Teletrabajo? Aquí Hay 12 Consejos Rápidos Para Ahorrar Energía (y tu Billetera)

Entre los muchos desafíos de trabajar desde casa, un incremento en el consumo de la energía podría ser lo primero que surja en tu mente. Sin embargo, a medida que avanza el año y millones de compatriotas continúan con el teletrabajo, sus facturas de servicios podrían verse afectadas por un doble efecto: al menos uno de cada cinco hogares ya ha experimentado un aumento de los costos de energía a medida que la gente pasa más tiempo en casa, y el verano ó el invierno futuro, trae la mayor demanda de electricidad del año a medida que los equipos de aire acondicionado se encienden, bombas de calor inclusive.

Afortunadamente, no hace falta mucho esfuerzo para compensar estos sobre costes aprovechando el mayor recurso energético, que es la eficiencia. Según estimaciones de las comercializadoras de electricidad, una familia típica puede reducir su factura de luz hasta en un 25% a través de mejoras eficientes efectuando algunos cambios de comportamiento. A continuación te sugerimos 12 ideas simples para hacer que tu experiencia de teletrabajo sea lo más amigable posible con tu billetera, además de productiva y sostenible.

Combatir el calor ó el frío significa, el gasto más grande en la factura de energía de un hogar tanto en calefacción como refrigeración, y comprende alrededor del 42% de los costes anuales. Si estás acostumbrado a aprovechar el aire acondicionado en tu lugar de trabajo, es posible que quieras emular esa situación ambiental en la estancia de tu casa .Pero algunos ajustes simples pueden resultar en ahorros reales, ahí van:

Evita arrancar el equipo de aire a una potencia demasiado baja o alta dependiendo de la estación (verano-invierno). Un concepto erróneo común es que bajar el termostato cuando lo enciendes por primera vez enfriará tu espacio más rápido, y en realidad, solo vas a bajar la temperatura más de lo necesario, lo que resultará en costos innecesarios.

Ajusta la configuración de temperatura de tu termostato. Minimizar la diferencia entre la temperatura exterior e interior de tu hogar te ayudará a minimizar tu factura de energía. Algunos de los ajustes más fáciles de realizar pueden ser por la noche: al subir el termostato durante ocho horas al día (por ejemplo, mientras duermes) disminuyendo ó aumentando en 3 grados la configuración de tus termostatos, puede significar ahorrar hasta un 10% al año en costos de HVAC.

Echa un vistazo al filtro de tu AC. Es posible que no mires tu unidad de aire acondicionado tanto como mantiene el aire fresco que viene, pero simplemente reemplazando un filtro obstruido, puedes reducir el consumo de energía de tu unidad entre un 5% y un 15%.

Mantén las sombras durante los horarios más cálidos. Cerrar persianas o cortinas en áreas de tu hogar donde no estás trabajando bloqueará el calor del sol: las cortinas pueden reducir la temperatura ambiental en aproximadamente un 33%, o si careces de ellas puedes invertir en láminas para cristales reflectantes para ahorrar aún más energía.

Al teletrabajar permanecemos mucho más tiempo sentados. Complementar la circulación del aire con un ventilador. Encender un ventilador de techo en modo reverso te permitirá aumentar la temperatura del termostato en 4º C. También puedes considerar el uso de un ventilador de pie para tu espacio de trabajo, es posible que te sorprendas de no necesitar el aire acondicionado tan a menudo y un ventilador portátil utiliza aproximadamente una sexta parte de la cantidad de energía que un aire acondicionado.

Ilumina tu espacio: Una ventaja del teletrabajo es la capacidad de personalizar tu espacio como quieras, una consideración importante para todos los espacios de trabajo desde el hogar es la iluminación. Los estudios han demostrado que una mala iluminación se asocia con la fatiga ocular, dolores de cabeza, y aumento de la ansiedad, mientras que la luz natural o la iluminación que imita los tonos naturales 4200ºK, pueden aumentar la productividad. Estas son algunas maneras de crear un espacio bien iluminado mientras se mantiene el uso de energía bajo:

  • Invierte en bombillas certificadas de LED. Las bombillas de LED pueden utilizar hasta un 80% menos de energía que las bombillas incandescentes tradicionales, lo que puede ahorrar alrededor de un 30% a un 40% al año.
  • Apaga las luces en las salas vacías, o incluso en tu espacio de trabajo. Las investigaciones han demostrado que sólo 13-15 minutos de exposición a la luz natural pueden desencadenar la liberación de endorfinas. Si es posible, intenta configurar tu espacio de trabajo cerca de una ventana para maximizar tanto tu productividad como tu ahorro de energía: Desactivar cinco bombillas incandescentes de 60 vatios en tu hogar durante ocho horas cada día puede ahorrar más de 100€ por año.
  • Piensa en la "iluminación de la zona de tareas." Esta se concentra en un área específica, por lo que puedes mantener tu espacio de trabajo bien iluminado sin necesidad de iluminar toda la habitación. Una solución simple es una lámpara de escritorio, o para una solución a largo plazo, piensa en colocar un aplique direccional sobre tu área de trabajo.
  • Cambia el ordenador al modo de bajo consumo. No solo ahorrarás energía, sino que también ayudarás a que tu dispositivo dure más tiempo e incluso evitará la fatiga ocular producida por las pantallas durante el día.
  • Investiga la clasificación energética de tu ordenador. Los ordenadores portátiles usan significativamente menos energía que los ordenadores de escritorio, y si estás considerando una actualización de la oficina en casa, ten en cuenta que los ordenadores ENERGY STAR usan hasta un 65% menos de energía.
  • Utiliza tu impresora sabiamente. La tecnología moderna hace que sea fácil leer informes y firmar documentos en línea, minimizando la necesidad de una impresora doméstica avanzada o una copiadora. Las impresoras de chorro de tinta utilizan menos energía que los modelos láser, además, asegúrate de que tu impresora está en modo de suspensión cuando no está en uso. Si rara vez utilizas la impresora, considera la posibilidad de desconectarla hasta que la necesites.

Puede que este no sea el verano que nadie anticipó, pero desde nuestro equipo de teletrabajo hasta el tuyo, esperamos que lo aproveches al máximo y recojas algunos consejos de ahorro de energía en el camino!

Actualizado el