Taladro profesional a batería

Taladro

Los taladros tienen muchas funciones. Con ellos puede perforar materiales duros (hormigón, mampostería, metal) y blandos (madera, material hueco). Herramienta de torneado reversible, también permite atornillar y desenroscar. Finalmente, su impactante función los convierte en un potente martillo, gracias a un mecanismo que golpea y perfora al mismo tiempo. Además, los taladros tienen otros usos: rectificado, lijado, decapado ...

Taladros con cable o batería, ¿por cuál decantarse?

Esta es la primera división que encontramos a la hora de comprar un taladro. ¿Cómo saber qué tipo es mejor para su nivel de uso? Aquí están las principales diferencias.

Los taladros con cable son ideales si se requiere un tiempo de actividad completo y un rendimiento máximo de forma continua. Estarán listos para funcionar siempre que haya un tomacorriente disponible, mientras que los teléfonos inalámbricos pierden energía cuando se descargan. Sin embargo, la ventaja del cable es también su principal desventaja, ya que limita la movilidad y la posibilidad de utilizar la máquina en zonas donde no hay toma de corriente cercana.

Por otro lado, son máquinas más potentes que los taladros inalámbricos, también ofrecen mayor velocidad y mayor vida útil.

Aunque son pequeños y livianos, los taladros que funcionan con baterías recargables ofrecen un rendimiento excelente, con un rendimiento cada vez más comparable al de los taladros con cable. Una ventaja notable es la libertad de movimiento que ofrecen y el hecho de que se pueden utilizar cómodamente en áreas reducidas y de difícil acceso sin enchufes. También son más ligeros y manejables, por lo que trabajar con ellos no es tan agotador. No te pierdas este consejo, te contamos en detalle cómo utilizar un taladro inalámbrico.

Estos son los puntos fuertes de cada tipología

Para elegir el mejor taladro profesional a batería o con cables, deberás tener en cuenta lo siguiente:

1. La potencia del motor

En los taladros con cable, se mide en vatios (W) y es la fuerza que ejerce la herramienta sobre los materiales. El rango de potencia es muy amplio y la elección de una máquina específica dependerá de cómo y cuánto uso se vaya a utilizar. Si la idea es hacer un trabajo pesado y continuo, debes optar por un taladro que responda bien, de lo contrario se forzará en exceso y podría quemarse.

Por otro lado, es absurdo adquirir una herramienta muy potente para tareas sencillas de bricolaje. Colocar una bisagra, montar un mueble, colgar un espejo, una lámpara ... Para ello, bastará con tener una potencia de hasta 750 W y una herramienta con un nivel de uso medio.

Los taladros de 800-900 W son perfectos para trabajos más exigentes, para altos niveles de uso. Las máquinas superiores a 1000-1100W se consideran profesionales y se utilizan en obras de construcción, grandes instalaciones, demoliciones, etc.

En los taladros inalámbricos, la potencia se mide en voltios (V) y la capacidad de la batería en amperios (Ah). El rango para casi todos los modelos es de 9,6 a 18 V, lo que es suficiente para que un aficionado medio adquiera una máquina con 12-18 V y amperaje entre 1,5 y 3 Ah (amperios / hora).

La velocidad de rotación, en la mayoría de los taladros, está entre 800 y 3000 rpm, siendo máquinas más eficientes las que ofrecen una mayor velocidad. Otro parámetro es la velocidad de percusión en los modelos equipados con esta función, que viene determinada por el número de golpes por minuto: una alta velocidad de percusión permite trabajar materiales más duros.

2 .La capacidad de perforación del taladro

Indica el diámetro máximo que se puede conseguir perforando diferentes materiales, duros y blandos. Por ejemplo: 25 mm en madera, 10 mm en hormigón, 10 mm en metal ... Cuanto mayor sea la capacidad de taladrado, mejor será el rendimiento de la herramienta. Este es un dato muy importante a tener en cuenta.

3. Control de velocidad

Los taladros pueden tener una o dos velocidades. Esto permite regular la velocidad de rotación del taladro y, en consecuencia, su precisión y capacidad de trabajo. La velocidad lenta hace que el taladro funcione más lento pero con más fuerza, por lo que se recomienda para trabajar en materiales muy duros como el metal. Durante este tiempo, se recomienda una velocidad alta para todos los demás materiales. Las velocidades se seleccionan mediante una palanca ubicada en el cuerpo de la máquina.

Más avanzados son los taladros con control electrónico de velocidad, ya que el propio operador decide las revoluciones a las que gira la máquina. Solo tienes que apretar el gatillo y la velocidad aumenta a medida que se presiona, por lo que puedes iniciar un taladro a baja velocidad, para que la broca se hunda bien en el material, y luego ir aumentando gradualmente.

4. Tipo de mandril o portabrocas

La calidad del mandril asegura un mejor control de perforación. Además, dependiendo de esto, también será el enganche de las mordazas. Los portabrocas suelen tener una capacidad de 13 mm a 25 mm. Los mandriles automáticos (y sin necesidad de llave manual) son los más habituales en los taladros modernos y ofrecen un anclaje rápido y cómodo, de los cuales los sistemas más habituales son el SDS-Plus y SDS-Max.

5. El par de apriete

Esta es una característica que llevan todos los destornilladores y destornilladores. No es más que la fuerza que la herramienta proporciona sobre un tornillo o perno de retraso para asegurarlo a un material. Esta potencia de rotación se mide en Newton metros (Nm). El par de apriete se elige moviendo el dial numerado ubicado en el mandril de la máquina, que puede tener hasta 31 posiciones. Cuanto mayor sea este número, más fuerza y ​​velocidad penetrará el tornillo en la pieza de trabajo.

Para el bricolaje en casa, será suficiente un destornillador de alrededor de 11/22 N, mientras que para un trabajo más nivelado será necesaria una potencia de 20 / 40Nm a 25 / 46Nm. En los llamados taladros de "percusión", la fuerza o el par de torsión se acompaña de pequeños golpes, lo que facilita el trabajo con tornillos más grandes.

6.Percusión

Las máquinas que incorporan la función de percusión realizan tanto un movimiento giratorio del taladro como un movimiento de martilleo. Dependiendo del uso que se le dé, es necesario optar por un taladro sin percusión o con un martillo. La principal diferencia entre los dos es la siguiente:

  • Sin percusión: se utilizan para trabajos de atornillado o taladrado en todo tipo de materiales, excepto ladrillo y hormigón, es decir, materiales que no presentan excesiva dureza.
  • Con percusión: Gracias al mecanismo de percusión, que golpea y perfora al mismo tiempo, se pueden perforar todo tipo de materiales, incluso los de mayor dureza.
Actualizado el