Descubre cómo el diseño de los edificios puede mejorar tu vida

diseño edificios

Un informe de la O.M.S. demuestra que casi el 90 % de tu vida la pasarás en espacios cerrados. Desde que naces estás destinado a desarrollar la mayor parte de tus actividades entre paredes.

Por esa razón, es vital humanizar estos espacios y hacer de ellos un entorno confortable que empaticen con sus habitantes. Ello será posible gracias al diseño de edificios eficientes que estimulen los sentidos y aumenten el rendimiento y la felicidad de las personas.

Cómo nos afectan las dimensiones y los elementos de diseño de los edificios

La altura

Las personas nos sentimos influenciadas por el espacio que habitamos. Numerosos estudios han comprobado que tu creatividad y concentración se ven afectadas por las dimensiones de las estancias que ocupas.

Así, los techos altos ayudan a la imaginación y a la inventiva. Esa amplitud transmite libertad y desahogo. Por ello, aquellos espacios dedicados al desarrollo de actividades artísticas son proclives a elevar la altura de sus salas.

Sin embargo, para aquellas tareas más ligadas a la concentración, como el estudio o la lectura, es más conveniente rebajar la altura del techo. De esta forma es más fácil crear un ambiente íntimo y recogido que invite a la reflexión.

El problema llega cuando definir la altura de las habitaciones no es posible. En estos casos, los elementos decorativos juegan un papel fundamental. Empapelar paredes con listas verticales es una buena solución para crear ese efecto de altitud. Además, las líneas rectas y alargadas también te ayudarán a lograr más paz y equilibrio, ya que evocan orden y naturalidad.

La sencillez y las líneas suaves: el factor de seguridad en el diseño de edificios para familias

Se ha comprobado que el exceso de aristas y bordes puntiagudos en muebles y elementos arquitectónicos provocan inseguridad. El cerebro asocia esos acabados afilados con el peligro, especialmente cuando esos espacios están habitados por niños.

También ese estado de alerta se conecta cuando hay demasiados elementos en la decoración de los edificios. Por ello, es conveniente evitar el abuso de columnas o escalones cuando no son necesarios.

Habitaciones amplias y rectangulares facilitan estados de concentración, seguridad y eficiencia. La liberación de espacio hace que no te veas invadido por lo que te rodea y no sientas amenazado tu espacio vital, desapareciendo las sensaciones de estrés.

La luz natural: el aliado perfecto del diseño de edificios eficientes para tu salud

La luz que enciende tu energía

Los seres humanos necesitamos el contacto con la naturaleza. Para conseguir que el cuerpo funcione con normalidad, precisamos de la luz solar, ya que el astro rey es una fuente de energía y buen humor.

Por ello, los grandes ventanales que faciliten la entrada de luz ayudan a que tu organismo trabaje con más facilidad. Las habitaciones con una iluminación deficiente provocan un sobreesfuerzo a tu cerebro, disminuyendo los niveles de concentración y de memorización. Además esa ralentización de las funciones cognitivas pueden provocarte estrés y frustración.

Vistas para relajarse y conectar con el mundo exterior

Los balcones, ventanas y terrazas no son solo necesarios para conseguir una iluminación eficiente, son tu punto de conexión con el mundo que te rodea. Saber si llueve o hace un sol de justicia es necesario para el equilibrio emocional.

Estas aberturas también son una prolongación de tus espacios cerrados. A través de ellos, puedes integrar elementos naturales que te ayudaran a relajarte.

A la hora de ubicar ventanas y cierres es importante buscar aquellas vistas que generen positividad y energía. Divisar zonas verdes desde los centros de trabajo es una distracción efectiva, ya que será un espacio de recreación que aumentará el rendimiento de los trabajadores. Por el contrario, las ventanas con vistas a calles muy estrechas o con exceso de tráfico pueden saturar y provocar sensación de encierro, disminuyendo la capacidad de concentración.

Ya sabemos que esas vistas idílicas, dirigidas a espacios naturales, no son siempre posibles. Por ello, cada vez están más presentes la existencia de jardines y huertos en azoteas y patios de luz.

Ya en nuestro blog hemos hablado de la proliferación de edificios que llevan integrado en sus diseños la presencia de vegetación para mejorar la eficiencia de los mismos. Con la aplicación de esta arquitectura bioclimática también se consigue llevar hasta nuestros hogares y oficinas ese espacio natural que necesitamos para recargarnos de energía. Además, este diseño de edificios mejora la ventilación de los espacios cerrados, aumentando tu calidad de vida, evitando la aparición de alergias y la acumulación de gases.

El color y tus estados de ánimo

Mucho se ha escrito sobre las tonalidades y cómo afectan a nuestro día a día La decoración de los espacios con colores pasteles facilitan la iluminación y el ahorro energético.

Los tonos neutros relajan y crean espacios cálidos y acogedores, acrecentando nuestra sensación de seguridad y bienestar. Por el contrario, los colores oscuros hacen que la luz desaparezca y encojan las habitaciones, aumentando la sensación de encierro.

Los colores verdes y azul, muy asociados a la naturaleza viva, reducen la presión arterial y transmiten serenidad, mientras que los marrones y ocres, relacionados con el otoño, radian melancolía.

El secreto del diseño de edificios para personas felices

Puede que ahora entiendas el motivo por el vives situaciones de estrés o de relajación plena que antes no tenían respuesta. Somos seres receptivos a estímulos. Crear edificios confortables, seguros y llenos de energía es vital para tu salud y equilibrio. Si deseas comenzar a disfruta de ese espacio único puedes contactar con nosotros para comenzar a diseñarlo.

Comienza a diseñar tu felicidad

Actualizado el