¿Qué es el aislamiento térmico?

Aislamiento térmico

El aislamiento térmico de los edificios tiene una influencia decisiva en su nivel de eficiencia energética. Y es que, independientemente de la eficiencia de los equipos de calefacción y aire acondicionado instalados, se seguirán produciendo pérdidas térmicas si el inmueble no está bien aislado.

¿Qué es?

La Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT) define los aislamientos térmicos como la capacidad de controlar la transmisión de calor cuando se desea que no supere ciertos límites. En un edificio, por ejemplo, la cantidad de calor o refrigeración necesaria para mantener una temperatura agradable depende, en gran medida, de su nivel de aislamiento térmico.

Se estima que en nuestro país, más de la mitad de los edificios no cuentan con una adecuada protección térmica, lo que hace necesario acometer una rehabilitación energética para reducir su consumo energético.

El aislamiento térmico en edificios

Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, IDAE, pequeñas mejoras en el aislamiento térmico pueden generar ahorros energéticos y económicos de hasta un 30% en calefacción y refrigeración.

Y es que los edificios mal aislados térmicamente suelen consumir más volúmenes de energía, porque en invierno se enfrían rápidamente y puede aparecer condensación en su interior. En cambio, en verano, el calor se acumula más y en menos tiempo.

Entonces, ¿qué se puede hacer para mejorar el aislamiento térmico de los edificios? Es necesario intervenir en tres elementos del sobre:

La fachada: muros interiores y exterioress

Existen tres métodos para mejorar el aislamiento térmico de la fachada:

  • Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) que se realiza en la fachada exterior del edificio. Su principal ventaja es que consigue un alto nivel de aislamiento térmico y también mejora el aspecto exterior del edificio.
  • Sistema de inyección en las cámaras de aire de las paredes. Con este método, se inyecta un material aislante (fibra de vidrio, poliuretano ...) en la cámara de aire que existe en el interior de las paredes. No cambia el aspecto exterior del edificio, por lo que es un método adecuado para fachadas que están protegidas o con un aspecto que no se quiere cambiar.
  • Aislamiento de paredes interiores. Al realizarse en interiores, significa que se reduce el tamaño de la habitación. Es por ello que generalmente se lleva a cabo en viviendas con paredes sin cámara de aire, donde no es posible aislar del exterior.

Cubierta: tejados planos o inclinados

En azoteas, las acciones pueden ser de dos tipos:

  • Cubiertas planas, donde mejorar el aislamiento es relativamente sencillo porque se realiza sobre la impermeabilización.
  • Techos inclinados. El proceso es un poco más complicado y se puede realizar de dos formas: aislar entre la cámara que queda entre el techo y el piso superior o levantar las tejas y colocar el aislamiento debajo.

Carpintería: cristales, marcos y persianas de ventanas

No descuides las ventanas de un edificio. Se recomienda instalar ventanas de doble acristalamiento o con rotura de puente térmico para eliminar las fugas de aire exterior.

Aislamiento térmico en tuberías

Tampoco se debe descuidar el aislamiento térmico de la red de tuberías de agua fría y caliente, ya que:

  • Las tuberías de agua caliente sanitaria (ACS) deben proporcionar agua caliente en todo momento del día.
  • Las tuberías de agua fría también deben estar bien aisladas, especialmente cuando corren cerca de las tuberías de ACS.
  • Cuanto mejor sea el aislamiento térmico de las tuberías, más fácil será para cada vecino tener la temperatura del agua que necesita, independientemente de dónde se encuentre en la instalación.

Además, con menos pérdida térmica debido al aislamiento, se producirá agua caliente de manera más eficiente, sin desperdiciar energía.

Su uso en el hogar

Al elegir una casa, es recomendable tener en cuenta tanto el nivel de aislamiento térmico como el grado de eficiencia energética. Así, por ejemplo, dado que es a través del revestimiento exterior de un edificio donde se pierde o se gana más calor, en los edificios residenciales el ático es el piso que tiende a resistir peor si el edificio no cuenta ya con un buen aislamiento térmico son más frías en invierno y más calientes en verano.

Actualmente en España es obligatorio que los apartamentos en venta o alquiler cuenten con un certificado de eficiencia energética que indique la calificación energética de dicho inmueble.

Actualizado el