Programadores digitales

Programador digital

El programador eléctrico es un instrumento muy práctico cuyo funcionamiento consiste en controlar automáticamente el encendido y apagado de los aparatos eléctricos. Es decir, con un programador podemos programar el uso de sistemas de calefacción, aire acondicionado o iluminación.

¿No está seguro de sus beneficios? La principal ventaja es que nos ayudará a optimizar el uso de la luz, también ahorraremos energía y finalmente evitará preocuparnos por descuidos u olvidos.

Si quieres sacarle el máximo partido a un programador eléctrico, gran parte del éxito residirá en elegir el adecuado. Para no equivocarse, preste atención a los diferentes tipos de temporizadores eléctricos:

Programador analógico: diseñado para la programación diaria. Sus programas tienen una duración de 24 horas, pasado este tiempo habrá que reprogramarlo.

Programador digital: para horarios semanales. Los programas tienen una duración de siete días, lo que permite almacenar más de 100 programas diferentes (el número de programas puede variar según el modelo). La mayoría de los temporizadores eléctricos tienen una batería de respaldo incorporada para que su uso no se interrumpa en caso de un corte de energía.

Pero… ¿Cómo funciona un programador eléctrico?

Su funcionamiento es muy sencillo e intuitivo. Primero tendremos que decidir qué dispositivo o sistema eléctrico queremos controlar. Es importante saber cuánta energía eléctrica necesita el aparato, ya que el programador tendrá que soportar esta cantidad de vatios. Una vez registrados los vatios, compraremos un programador al que se conectará el dispositivo eléctrico que queramos encender o apagar.

Luego tendremos que programarlo según el tipo de programador. Si es analógico:

Encontraremos tres anillos:

1) Uno exterior negro,

2) Otro objetivo que tiene números que van del 1 al 24 y contempla las horas del día,

3) Una central que indica la hora actual al programador. Empezaremos fijando la hora con el triángulo, luego la programaremos con el anillo exterior negro.

Si es un programador digital, lo pondremos en funcionamiento a través del panel de botones en los que se indican todas las opciones disponibles.

Usos de un programador eléctrico

Si sabemos cómo aprovecharlo al máximo, un programador puede facilitarnos la vida y ayudarnos a reducir nuestras facturas. A continuación, se muestran algunos usos posibles:

1- Puedes usar el para la lavadora. Puede dejar la lavadora lista con el jabón y la ropa y conectar este aparato al temporizador. Por ejemplo, puedes programar la lavadora una hora antes de que te despiertes o vuelvas a casa para que puedas colgar tu ropa de inmediato sin tener que esperar a que termine el lavado. También puedes aplicar este sistema en el lavavajillas, la secadora ...

2- Muy útil para ambientadores conectados a la luz que "consumen" energía permanentemente. Sin embargo, si los conecta a un temporizador eléctrico para que se enciendan cada dos horas, ahorrará energía y creará un entorno más eficiente para su hogar.

3- Muy utilizado también con sistemas de aire acondicionado y radiadores. Están programados para encenderse antes de que lleguemos a casa o para apagarse automáticamente a una hora específica. Así, evitamos saber si estos dispositivos están encendidos o no.

4- Para iluminar jardines o espacios exteriores es imprescindible el uso de un programador. Podemos seleccionar la hora en que oscurece para que justo en ese momento se encienda la luz exterior. De la misma forma, puedes programar su parada para que el alumbrado se detenga al amanecer.

5- El mismo sistema anterior se puede aplicar en iluminación interior para que, por ejemplo, en un momento determinado se enciendan las luces de los pasillos. También se puede utilizar para encender las luces durante unos días cuando estamos de vacaciones para ahuyentar a los ladrones.

Actualizado el