Piscinas climatizadas

Iteapool

¡Cuánto nos gusta disfrutar de una piscina en casa! Lo cierto es que muchas personas desean tener una piscina en casa para poderse remojar en verano o disfrutar de buenos momentos con la familia y los amigos.

No obstante, hay personas que desean tener unos grados más en el agua. Posiblemente viven en zonas más frías o quizás ellas mismas deseen tener el agua más caliente. Y la verdad es que es algo que se agradece. Además, para conseguir que la piscina mantenga una temperatura elevada y cierta humedad en el ambiente, hay quien decide cubrir la piscina de vidrieras, metacrilato o de una gran caseta que se monta en la superficie alrededor de la piscina.

Pero, ¿cómo se consigue un agua más caliente?

Métodos

Para conseguir calentar el agua disponemos de diferentes métodos. Todos ellos varían en función del dinero que uno se quiera gastar, del tamaño del aparato,…

El método más utilizado es el de la bomba de calor. Otro método es el de utilizar un intercambiador de calor. Existen dos tipos, el de placas (ETNA) y el tubular (Waterheat). A niveles prácticos, la diferencia que existe es que el ETNA tiene mayor rendimiento técnico, mientras que el Waterheat tiene mayor caudal de fluido.

El efecto Joule es otro método por el cual se puede calentar el agua. Ya sea mediante energía solar o bomba de calor, puede utilizarse para aclimatar la piscina. Por ejemplo, en el caso de la bomba de calor esta actúa como un aire acondicionado y permite aumentar unos grados la temperatura de nuestra piscina. Y, si mantenemos la zona alrededor vallada, conseguiremos un efecto invernadero que hará que se mantenga la temperatura alta en el ambiente.

Por último, otro método que se puede utilizar es el método por combustión. Mediante una caldera de gas, de gasoil o de biomasa.

Así pues, estas son las diferentes maneras mediante las cuales podemos disfrutar de una piscina climatizada.

Beneficios

  • Ayuda a tu piel. El agua tibia puede ayudar a los que tienen la piel seca o escamosa. También activa la circulación de la piel y ayuda a tener un color más saludable.
  • Alivia pequeños dolores. El calor ayuda a relajar los músculos del cuerpo y alivia dolores de lumbares y de espalda. Además, mediante unos estiramientos posteriores, se puede conseguir más elasticidad.
  • Reduce el estrés. Bañarse en una piscina climatizada ayuda a reducir el estrés ya que esta actividad supone una actividad relajante.
  • Ayudan a tu sistema inmunológico. Gracias a bañarnos en agua templada, nuestro cuerpo puede liberar endorfinas y así ayudar a nuestro sistema inmunitario y evitar problemas como las cefaleas.

Habiendo analizado tanto los métodos como los beneficios, llegamos a la conclusión de que bañarnos en una piscina climatizada es beneficioso para nuestro cuerpo. Lo estimula y ayuda con problemas musculares y otros problemas inmunitarios.

Las piscinas climatizadas no son económicas y tienen ciertos sistemas que se deben añadir en comparación a una piscina común. Pero, los beneficios son numerosos. ¡Adelante, a por una piscina climatizada!

Actualizado el