Pautas para limpiar una piscina

Para poder disfrutar más de las piscinas durante el verano, lo ideal es llevar a cabo un buen mantenimiento, tanto antes, como durante y después de la temporada de baño. Limpiar una piscina es fundamental para la salud de los bañistas y para el buen cuidado de esta, por lo que en este artículo, se desgranan las pautas más importantes a seguir para esta limpieza.

Consejos para la limpieza de piscinas

A continuación, se explica cómo limpiar una piscina a través de sencillos pasos, además de los consejos relativos a la filtración, productos y accesorios más idóneos.

Revisar la filtración

Es muy importante revisar el sistema de filtración que tenga la piscina, además de limpiar adecuadamente cada parte de la que se componga la depuradora.

Piscina vacía o llena

Siempre que la piscina esté vacía o simplemente tenga un poco de agua verde, lo ideal es que se vacíe por completo. Una vez que esté sin agua, se procederá a limpiar adecuadamente todas sus paredes, fondo y skimmer. Cuando ya esté limpio, se podrá llenar la piscina convenientemente. Si la piscina estuviera llena, hay que comprobar si el agua es verde o ha tenido un buen mantenimiento. En caso de que sea verde, hay que proceder a vaciarla igual que en el caso anterior.

Limpiar la superficie de la piscina

Una vez que todos los accesorios estén localizados, se deben limpiar, al igual que las paredes, fondos, skimmer, etc. Lo ideal es que se usen cepillos y esponjas, siempre teniendo en cuenta que no sean materiales agresivos.

Se debe empezar por la superficie de la piscina y posteriormente pasar a la limpieza con el limpiafondos. Además, debe llevarse a cabo un tratamiento químico del agua, con el fin de que esté siempre en las mejores condiciones para el baño.

Tratar el agua correctamente

A la hora de recuperar el agua para la temporada de baño, lo esencial es rellenar la piscina hasta el volumen más adecuado, que será el que determinará qué cantidad de productos hacen falta para su tratamiento. Para desinfectar correctamente el agua, es muy importante que se realice un tratamiento de cloro de choque, mediante el cual se aplica una gran cantidad de este producto, en mayor proporción de lo habitual.

Una vez que se ha llevado a cabo todos estos pasos, solo queda asegurarse de que el agua es apta para el baño. Esto se hace comprobando el nivel del pH, tanto del agua como del cloro. Si dicho nivel es el adecuado, la piscina estará en condiciones para poder empezar a ser usada.

En resumen, estas son las pautas que hay que seguir para limpiar una piscina. Existen otros muchos consejos para poder mantenerla en las mejores condiciones. Ahora, a disfrutar del baño.

Actualizado el