¿Para qué sirven las técnicas de copywriting?

asdasd

El copywriting es algo que está dando mucho de qué hablar últimamente (o quizás así me parece), pero lo que es verdad es que en un mundo tan competitivo, sin importar el nicho en el que te encuentres, es cada vez más necesario conocer de qué trata e implementarlo.

Pero, regresemos a lo básico, ¿qué es el copywriting? Según Maider Tomasena, referencia actual en el área, se trata de “la habilidad de escribir de manera persuasiva cualquier tipo de texto que aparezca en tu página web para conseguir que tu cliente ideal realice una acción.”

Por eso es muy importante en cualquier empresa, nicho o sector. ¿Todos quieren vender sus productos o servicios, verdad? Bueno, entonces tienen que aprender a persuadir a sus potenciales clientes a que les compren. Tienen que convencerlos de que los elijan a ellos y no a la competencia.

Y todo esto es posible, entre varias cosas, al poder del copywriting.

Pero no ocurre por arte de magia. No se trata de escribir un simple caption para una imagen de Instagram. El copywriting o la redacción persuasiva va más allá, y por eso hay cursos de copywriting hoy en día disponibles para quienes deseen iniciarse en esta práctica.

En estos cursos las personas pueden aprender diferentes técnicas que han sido comprobadas una y otra vez para persuadir. Permiten ordenar la información, los textos y los llamados a la acción de una manera tal que el lector se enganche, siga leyendo y desee hacer algo, que puede ir desde hacer una compra, llamar, enviar un mensaje, suscribirse, entre otros.

¿Por qué sí funcionan las técnicas de copywriting?

Existen numerosas técnicas de copywriting, entre las más populares están AIDA y PAS que son siglas para las palabras en inglés Atención, Interés, Deseo, Acción y Problema Agitación y Solución, respectivamente.

Sin embargo, también podemos mencionar PASTOR, UUUU y ECG. Pero, ¿cómo funcionan?

Tal como ya describí brevemente antes en este artículo, la idea es ordenar la información siguiendo la estructura que cada técnica sugiere para lograr persuadir al potencial cliente. Por ejemplo, tomando la técnica PAS, deberíamos primero presentar un problema, lo cual debe ser algo que tu público objetivo necesite resolver (y por ello la gran importancia de saber cuál es ese público target y cuáles son sus problemas y necesidades).

Luego, agitamos ese problema, es decir, lo ponemos grave, gravísimo, algo así como haciéndoles saber que es urgente que lo resuelva. ¿Y cómo lo resuelven? Pues con nuestra solución que obviamente será la que ofrece tu empresa, producto o servicio y allí puedes agregar un llamado a la acción.

No es tan difícil como parece pero requiere de alguna práctica, ensayo y error y también de manejar bien la palabra y el idioma.

Sin embargo, habrá momentos en los que una técnica no tiene sentido aplicarse, o quizás no lo deseas sino que quieres escribir de otra manera y está bien, todo dependerá de cada caso en particular.

Espero que con este breve post hayas comprendido un poco mejor de qué va esto de las técnicas de copywriting y cómo puedes beneficiarte de ellas sin importar en qué área te manejes.

Actualizado el