Casas prefabricadas

Casa

Las subidas de los precios de alquiler en las viviendas tiene como consecuencia el auge de las casas prefabricadas, un concepto de hogar alternativo que se está poniendo cada vez más de moda por la balanza en cuanto a la calidad y el precio se refiere. Las casas modulares se elaboran a base de materiales sostenibles y ecológicos, de tal manera que garantiza por completo una construcción segura, limpia y armónica con el medio ambiente.

¿Qué es una vivienda prefabricada?

Una casa prefabricada se define como un modelo de vivienda móvil, es decir, que se puede desplazar con facilidad. Poseen un coste bastante inferior a las casas modulares puesto que no pasan por controles de calidad ni tampoco compromete al cliente con tanto documento para adquirir un hogar en el que vivir.

Su construcción no se realiza in situ, como bien se puede ver en las casas de madera o los bloques de piso, sino que el sistema constructivo se produce en una fábrica antes de instalarse en algún lugar determinado.

Existe, en este sentido, un abanico de modelos de casas prefabricadas que reducen el tiempo de su construcción, pues su base consta de módulos con medidas fijas que se ajustan a las necesidades y preferencias de los consumidores. Se pueden personalizar al gusto y empleando los materiales que más se deseen. Una vez ya se terminan de fabricar, se pueden transportar hacia su lugar de destino.

La rapidez del levantamiento de este tipo de estructuras pasa por contar un proyecto técnico asegurado por un ingeniero, que da fe de que los materiales y la robustez de la estructura cumplen con todas las normativas y las medidas de seguridad para conformar un espacio habitable. A diferencia de otras construcciones convencionales, la dirección de obra (necesaria para cualquier tipo de obra nueva), es mucho más rápida de lo normal, ya que el montaje y el levantamiento sigue unas instrucciones prediseñadas.

Diferencia con las casas modulares

Existe un modelo similar a las viviendas prefabricadas, ya que las modulares también se construyen en una nave para, a continuación, trasladar a su lugar de destino. No obstante, presenta una serie de diferencias que los caracteriza. En primer lugar, su precio, ya que son más caras, pero tienen un porqué: su calidad es superior, de ahí su perdurabilidad en el tiempo.

Las dimensiones de las casas modulares, además, son más grandes y pasan, por lo tanto, controles estrictos de calidad para asegurar la sostenibilidad y la eficiencia energética de la vivienda.

Ventajas de las casas prefabricadas

Los hogares prefabricados aun así poseen una serie de características positivas que realmente hacen que los usuarios cada vez se decantan más por este modelo de convivencia:

En primer lugar, su precio. Se estima que las viviendas prefabricadas son entre un 22% y un 34% más baratas que las casas convencionales, debido a las dimensiones, la distribución de los espacios y la situación de crisis económica del país, sin duda alguna el gasto es menor.

Por otro lado, su tiempo de construcción y los procesos, que emplean materiales de elaboración industrial, optimizan el sistema para que cueste el menor lapso temporal. De este modo, se puede disfrutar de una prefabricada antes que una modular y, por supuesto, antes que una vivienda convencional.

Las viviendas prefabricadas permiten que se puedan disfrutar de un diseño personalizado en los exteriores, es decir, de los materiales y los acabados. Así, el usuario decide el nivel de ecologismo, así como el uso de los espacios antes de que se construya.

Otro aspecto, en consecuencia de este último factor, repercute en la garantía de la eficiencia energética. Este tipo de hogares, que suelen mudarse a espacios abiertos, como zonas rurales que se mantienen en contacto directo con la naturaleza, emplean equipos que se comporten de manera amigable con el entorno que le rodea. Por esta razón, además de que sus aparatos eléctricos consumen lo justo y necesario en energía, el usuario reduce el dinero a pagar en las facturas del mes.

Por último, el respeto medioambiental de estas viviendas, que colabora en minimizar el impacto que genera la sobreexplotación de recursos como el petróleo o los plásticos. Sin duda alguna, estos modelos de vivienda agudizan la apuesta por un hogar limpio.

Actualizado el