Los ciclos emocionales en una mudanza

mudanza emocion

Una mudanza es un reorganización drástica a nivel emocional para una persona que deja atrás mucho más que una vivienda: deja recuerdos, felicidad y un pedazo de sí misma. Desde Mudanzas LaSeda te mostramos las claves para encararla sin estrés.

Para llevar a cabo una mudanza, reflexiona y piensa que una familia es un equipo y cada miembro realiza una labor importante. Por ello, enfoca y concentra tu atención en esas aptitudes que te colaborarán a llevar con éxito este proceso.

Para que la mudanza no te rebase emocionalmente, céntrate en los motivos que te han llevado a adoptar esta determinación. No obstante, tómate tu tiempo para comprender la modificación que vas a experimentar; con el avance de los días, irás relacionando el concepto de una manera natural porque el tiempo tiene su propia cautela.

Analiza siempre que el cambio va a ser más ventajoso. Que te mudas a una casa más grande o a una ciudad mejor, con más ofertas de empleo,( pensar en positivo siempre es mejor). Pese a que la alteración y el engorro de la mudanza hay que pasarlo. Y con ella el flujo de emociones en nuestro cuerpo (sin duda ésto irá en función de cómo seas). Por lo tanto, cuando tengas que hacer frente a tu mudanza tal vez estas fases te asistan de ayuda:

  • Desconcierto. ¿He hecho lo correcto? ¿Por dónde comienzo? Un buen paso siempre es contar con la ayuda de expertos profesionales en el sector.
  • Llámanos estaremos encantados de poder ayudarte.
  • Arrepentimiento. Cuántas veces habremos oído eso de "¡Con lo tranquila que estaba yo en mi vivienda de dos habitaciones!". Calma, esta es una etapa corriente en estas circunstancias. Se te ira quitando cuando comiences a ser reflexivo de todo lo que tienes que trasladar en tu mudanza.
  • Enfado. "¿Y si lo quemo todo?". Cuando comienza esta sensación ya deberías de haberte puesto en contacto con la empresa de mudanzas.
  • Cargo de conciencia. Se inicia este periodo cuando abres la puerta del armario o indagas en el cajón en el que vas almacenando todos los complementos que has utilizado, y piensas... "Esto me sucede por inconformista"...
  • Desilusión. "Todo es una ***" Es el instante de tener controlada tu mudanza por parte de los responsables que van hacerse cargo
  • Comprensión. "Si lo llego a saber antes... ¡me pongo en manos de Mudanzas LaSeda".

Y cuando quieres darte cuenta ya tienes la mudanza hecha en tu nueva casa y dejas de lado todas las fases por las que has pasado.

Pero lo bueno de este movimiento que conlleva la mudanza es que en el recorrido analizas las cosas que son son imprescindibles y las que puedes dejar ir. Es una ocasión para tomar otro punto de vista y ver qué cosas podemos dejar en el camino. En conclusión, es un buen instante para hacer una precisión perspectiva exterior e interior. Después de todo, mudarse de vivienda, en mayor o menor medida, es hacer una remodelación de vida.

Actualizado el