Miniguía de mudanza

Mudanza

Está claro que, para que una mudanza no suponga un problema, lo mejor es contratar a una empresa de mudanzas. Sin embargo, existen ciertos pasos que puedes seguir para que la mudanza sea un éxito.

Una vez tengas determinada la fecha con la empresa de mudanzas, puedes empezar a realizar actividades por tu parte.

Revisa todas tus pertenencias

Una de las primeras tareas será revisar todas nuestras cosas para decidir qué se queda y qué se va. Lo bueno de las mudanzas es que podemos aprovechar para hacer limpieza.

Realiza una lista de tareas

Realizar una lista de tareas hará que no se nos olvide nada a la hora de realizar nuestra mudanza.

En esta lista deberás incluir actividades como la baja de los suministros de tu hogar, comprar los materiales para empaquetar tus cosas, empaquetarlas, establecer un día de transporte, etc.

Empieza a hacer cajas

Una vez hemos revisado nuestras pertenencias y decidido lo que nos vamos a quedar, toca empezar a guardarlas.

Un consejo práctico en este sentido es comenzar por las cosas que no son necesarias para nuestro día a día y dejar lo básico (como la cama o nuestra ropa) para el último día. Además, una gran opción para guardar de manera temporal las cosas que menos necesites en un trastero. De esta forma liberarás espacio y podrás llevar a cabo tus tareas de una forma mucho más cómoda.

Pide un día libre

Es bueno tener libertad y tranquilidad el día de la mudanza, para poder encargarte de todas las cosas que deberás hacer.

Haz el cambio de domicilio

Recuerda informar del cambio de dirección allí donde sea necesario. Y es que además de dar de baja los suministros de tu actual hogar también deberás domiciliar tus recibos, etc. al nuevo hogar.

Prepara una maleta

Está claro que no vas a poder deshacer todas las cajas y montar tu casa nueva en un día. Por ello, es bueno que prepares una maleta o una caja con todas las cosas que vas a usar el primer y segundo día en tu nueva casa: cosas de aseo, ropa, sábanas, cargadores...

Últimos detalles

Cuanto más cerca esté el día de la mudanza, más atentos deberemos estar a los pequeños detalles. Por ejemplo, deberemos comprobar que todo está bien empaquetado y etiquetado (especialmente tus pertenencias más frágiles), elabora un inventario para tenerlo todo localizado y recuerda descongelar el frigorífico con antelación si tienes que transportarlo.

Actualizado el