Consejos que debes tener en cuenta para embalar tus pertenencias en una mudanza

mudanza

¡Llegó el momento de empezar a empaquetar! Empezamos con la mudanza...

Y ahí están todas las cosas de tu vivienda delante de ti. Si echas la vista atrás no recuerdas el haber adquirido tantas cosas y ahora que llega el momento del cambio de hogar, te preguntaras, ¿Por dónde empiezo? Pues es sencillo, el primer paso es que no cunda el pánico.

Mudarte de domicilio no será tan complicado si preparas una buena planificación por delante.

Ten presente la importancia y valía de todos tus enseres y muebles para que lleguen en buen estado a tu nuevo destino.

No pases por alto que si rompe algo por un mal embalaje o imprudencia, la mudanza te saldrá más costosa de lo que tenías pensado y seguramente presupuestado.

Pero, ¡no te agobies! Sigue leyendo y descubrirás las recomendaciones precisas para saber cómo llevar a cabo el embalaje de tu mudanza.

Descarta lo que no necesites:

Cuanto más ligera la mudanza, mejor y más sencilla. Para llevar a cabo el traslado con habilidad y destreza, un elemento fundamental es la organización y esto implica el ponerse manos a la obra con una buena limpieza antes de comenzar.

Haz un pequeño inventario para deshacerte de todo aquello que, siendo de uso cotidiano y habitual, no has usado en mucho tiempo, incluso años. Elimina todo lo que solo va a ocupar espacio prescindible para otras cosas y guarda lo principal y más preciso.

No hace falta tirarlo todo a la basura. Habrá cosas viejas o inaprovechables que sí tendrás que arrojar, pero otras muchas cosas que le pueden servir a otras personas. Vende, regala o dona…

La combinación perfecta es que las cajas pesen lo menos posible.

Lleva a cabo un plan de organización:

¡No dejes la mudanza para última hora! Por ejemplo, desde Top Embalaje aconsejan empezar a planificar el traslado con al menos dos semanas de antelación. De esta manera, cuando llegue el día, ya lo tendrás todo listo para hacer la mudanza, sin agobios, ni estrés.

Ve guardando las cosas que no emplees en tu día a día, como puede ser, la decoración de la casa que vayas a trasladar, libros, ropa de otras temporadas...

Dispón de todo lo necesario para un embalaje correcto:

Cuando se empieza una mudanza, puedes disponer de una empresa específica en mudanzas o bien llevarlo a cabo tú mismo. Evidentemente hay beneficios al contratar una empresa de mudanzas, a pesar de ello no siempre nuestro bolsillo lo permite.

Si lo haces tú mismo, conseguir que todos tus objetos personales lleguen a su nueva dirección es sólo la mitad de la misión perfecta: la otra mitad del empeño se va en empaquetar correctamente los elementos de la vivienda. Por ello en Top Embalaje disponen de todo lo preciso para un embalaje perfecto:

  1. Cajas de cartón: Por lo general, ninguna caja llena tendría que pesar más de 25 kg. Por lo que no es aconsejable usar cajas muy grandes. Una medida perfecta podría ser 40 x 30 x 30 cm. Lo más importante es que sean cajas resistentes.
  2. Papel burbuja: Se distingue por su gran flexibilidad y resistencia. Es un excelente amortiguador para los posibles golpes. Por lo cual es el elemento ideal para empaquetar los objetos más delicados y frágiles.
  3. Mantas: Necesitas algo que envuelva tus objetos más grandes. Así se consolida su seguridad durante el traslado y evitas los arañazos, abolladuras…
  4. Relleno para los elementos más delicados: Se utilizan para dar más seguridad a otros embalajes, como pueden ser las cajas de cartón. Con este relleno se eliminan los huecos y se previene que los elementos que haya en el interior de la caja se muevan.
  5. Cinta adhesiva: Te facilitará mucho el trabajo si usas un dispensador. Las más comunes para llevar a cabo una mudanza, suelen medir unos 5 centímetros de ancho, y son las elaboradas en polipropileno o en policloruro de vinilo.
  6. Tijeras: Las usarás para embalar y también en cuanto lleguen las cosas a su nueva dirección. Comprueba que sean de fácil manejo, cómodas y con puntas agudas.
  7. Marcadores: Es bueno saber que la mejor forma de etiquetar cajas es mediante el llamado método de codificación de colores. La idea sencilla pero muy efectiva: solo escoge un color para cada espacio y continuarlo hasta finalizar con la mudanza. Te será de gran ayuda cuando tengas que desempaquetar en la nueva vivienda.

Realmente una de las propiedades fundamentales para un transporte asequible en una mudanza sin más agobios de los necesarios, es organizar bien la distribución de tus enseres garantizando un buen uso del área del camión o furgoneta que vamos a utilizar en el traslado. Lo esencial es saber repartir el peso y empaquetar todos tus objetos correctamente para una mejor vivencia. Acuérdate que los bultos frágiles deben ir correctamente marcados para evitar disgustos posteriores.

Con todos estos consejos ya estás listo para llevar a cabo la mudanza, así que

¡manos a la obra!
Actualizado el