¿Cómo llevar a cabo una mudanza en la reforma de un hotel?

asd

Una importante reforma o traslado de un hotel no puede llevarse a cabo con los medios convencionales como si se tratase de una vivienda común. Las estancias comunes de un hotel suelen ser espacios muy amplios y los edificios, normalmente, cuentan con muchas habitaciones. Se trata de entornos que pretenden que los huéspedes se sientan como en casa, o incluso mejor que en su propio hogar, así que la equipación de las estancias suele ser bastante voluminosa porque está compuesta por muchos elementos que pretenden favorecer esa placentera estancia del cliente.

Todas las mudanzas son complicadas y deberían ser realizadas por empresas profesionales, pues esto facilita enormemente el trabajo al usuario. Pero, aún con más razón si se trata de mudanzas de hoteles o alojamientos turísticos, ya que lo normal es que haya que realizarlas bajo un plan de trazabilidad para evitar problemas indeseados. Además, habrá que trasladar muchos tipos de elementos diferentes y lo prudente será hacerlo con un determinado orden y con consistencia logística respecto al traslado en sí, pero también al tipo de negocio de que se trata.

Existen empresas que se dedican al transporte de mobiliario para reformas de hoteles, es decir, que están especializadas en entidades hoteleras. Son empresas que cuentan con los medios y la técnica necesaria para trasladar todo el material, ya sea de manera temporal porque se van a pintar paredes o mejorar los espacios y conductos eléctricos, como para un traslado permanente. Así, si el traslado es temporal, la empresa que realiza la mudanza, tendrá que ofrecer también el servicio de almacenaje mientras dure la reforma del edificio.

En cualquier caso, antes de contratar cualquier servicio, es necesario asegurarse de que no se trata de una empresa ilegal o pirata. A día de hoy existen muchas formas de intrusismo y fraude y, en ocasiones, por querer guiaremos por la oferta más barata, el error nos sale caro. Por eso es mejor contar con una empresa de prestigio reconocido y disfrutar de una prestación segura y fiable, con profesionales cualificados para embalar, transportar y reinstalar aparatos, etc.

Podríamos considerar que es, también, una forma de invertir en el propio hotel, puesto que nos aseguramos de que los muebles, el decorado y los detalles no se van a estropear o extraviar. Por lo tanto, esta contratación, a largo o corto plazo, puede ahorrarnos gastos extras innecesarios.

Por otro lado, hay un detalle que los empresarios hoteleros no deben olvidar y es que, cuando se trata de un traslado definitivo, es importante dar de baja el gas del anterior emplazamiento y darlo de alta en el nuevo. Los enseres se trasladan, pero la energía no viaja. Hay que volver a contratar el servicio eléctrico en el hotel. También, en el caso de que se trate de una reforma temporal, a no ser que se vayan a realizar cambios en los suministros, lo mejor es darlos de baja hasta que concluya la restauración, por motivos de seguridad.

Una empresa especializada en este tipo de grandes traslados, tendrá que encargarse de realizar las siguientes tareas:

  • Montar y desmontar mobiliario pesado, facilitando el transporte y empleando además el embalaje adecuado, asegurando una descarga segura para no dañar ningún elemento.
  • Respecto a los materiales informáticos, las empresas son conscientes de que se trata de un material delicado, así que deberán tratarlo de acuerdo a esta característica y evitando desperfectos.
  • Y con la documentación y el material sensible de la entidad, los empleados de la empresa de mudanzas se encargan de embalarlos, organizarlos y clasificarlos, de tal manera que no se traspapele o se pierdan papeles importantes. Normalmente es un tratamiento que realizan las empresas que cuentan con servicio de custodia documental.

Pero hay un aspecto extremadamente importante en un traslado en dependencia de la idiosincrasia de la empresa. Tratándose de una empresa de hostelería, la dirección debería tener muy en cuenta la planificación de fechas para la ejecución de la mudanza o reforma, puesto que un error en este sentido puede suponer una pérdida económica importante, ya que no puede hospedar clientes. En este sentido, lo mejor es valorar cuál es la temporada baja de turismo en la zona para que afecte lo menos posible al establecimiento u hotel. Es importante planificar cada detalle: las compras de materiales, los descansos del personal, los días de cierre y vacaciones, además de contratar los servicios en cuestión.

Actualizado el