¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Mantenimiento y cuidado del césped

Cuidado del césped

A todos nos encanta tener un césped siempre verde, lo cierto es que no es difícil conseguirlo, siempre que conozcamos los cuidados del césped básicos.

Imprescindibles en el mantenimiento del césped son regar bien, abonar cuando toca y por supuesto, utilizar un buen cortacésped. Pero si quieres ir un poco más allá y saber cómo mantener un jardín en buen estado, tener una auténtica alfombra verde, te desvelaré los mejores trucos del césped, imprescindibles para tener un césped natural siempre perfecto.

Cortar el césped

A qué altura cortar el césped o cada cuanto hay que hacerlo, requiere observación, práctica y algo de sentido común. Es lógico que, si has pasado por la época de sembrar el césped con éxito, ahora te preocupan otros aspectos, como son la siega del césped.

Una de las tareas de mantenimiento de una pradera de césped, que más tiempo requiere, es la siega. También es la que más dudas y preguntas suscita.

La altura de corte del césped tiene que ver con la variedad que se ha sembrado, y no tanto con que esté alto o bajo, aunque es importante saber que al pasar el cortacésped no debemos cortar más de un tercio de la altura de la hoja de una sola vez.

Si tenemos un césped con flores, por ejemplo, bulbos de narcisos, debemos respetar la zona y segar a mano con una tijera cortacésped, hasta que la parte aérea de los bulbos haya desaparecido y podamos cortar el césped de manera uniforme.

A la pregunta, con qué frecuencia segar el césped, no hay una respuesta definitiva y válida para todos los jardines de césped, dependerá del clima, la orientación del jardín, el suelo, la especie o la frecuencia del riego, entre otros condicionantes. La lógica nos dice que en verano debemos cortar el césped con mayor frecuencia, mientras que la frecuencia del corte se debe reducir en otoño e invierno.

Otro truco del césped que debes conocer es que, en condiciones climáticas extremas de mucho frío o calor, hay que subir la altura del corte, con la intención de no afligir un daño excesivo a la hierba.

El riego

El riego suscita otras dudas, sobre todo si tienes problemas y el césped no crece bien. Entre las habituales están el conocer la mejor hora para regar el césped, cuándo regar el césped o cuántas veces debo regar el césped.

Creo que hasta los más inexpertos jardineros saben que el césped requiere riegos frecuentes, pero uno de los errores más habituales es regar en exceso. No todas las variedades de césped tienen las mismas necesidades hídricas, además, la frecuencia del riego dependerá sobre todo de la época del año, la estructura del suelo y el nivel de evaporación.

En cuanto a las mejores horas del día para regar, me inclino por el atardecer o antes del amanecer. Cuando no se debe regar el césped es en las horas centrales del día, por el riesgo de quemar las hojas y también porque la evaporación reduce la efectividad del riego.

Airear el césped

El escarificado, conocido como airear el césped del jardín, mejora la salud y alarga la vida del césped.

Es una tarea sencilla que consiste en abrir ligeramente el suelo para que se airee, eliminar el césped que se ha estado apelmazando con el tiempo, además del musgo que se pueda asentar en la superficie.

La tarea se puede llevar a cabo con un escarificador eléctrico o de gasolina, pero también hay rastrillos escarificadores, ideales para superficies de césped pequeñas.

La pregunta habitual es, ¿Cuándo escarificar el césped? Es una tarea que se debe llevar a cabo un par de veces al año, en primavera y otoño, en este sentido, los mejores meses para escarificar el césped son entre marzo y mayo en primavera, y en septiembre, siempre que el suelo no esté completamente frío, ya que buscamos “arañarlo” un poco para airearlo.

Recebo del césped

Habitualmente, después de escarificar el césped en primavera, se debe llevar a cabo el recebo y abonado del césped. Cuanto más pronto llevemos a cabo la tarea de escarificar el césped en primavera mucho mejor, porque el recebo y abonado de primavera, mejora mucho el crecimiento y aspecto que tendrá el césped durante el verano.

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de abonos para césped, de plantación, con herbicidas (eliminan las malas hierbas) o el abono convencional, que es el que debemos utilizar en un césped en buenas condiciones tras el invierno.

Lo ideal es aplicar al césped una capa de fertilizante potásico de liberalización lenta, específico para césped. El recebado la aplicaremos después, y consistirá en una fina capa de mantillo mezclado con arena, que ayudará a que las raíces del césped se extiendan y su calidad mejore.

Resiembra del césped

Ocasionalmente podemos encontrarnos un césped con calvas, zonas en las que parte de la vegetación ha desaparecido. Para solucionar este problema no nos queda más remedio que resembrar.

Lo ideal es hacer resiembra de césped en primavera o resiembra otoñal, y sólo deberíamos hacer resiembra de césped en invierno si la zona en la que vivimos es muy cálida y las temperaturas no son extremas.

Resembrar el césped siempre resulta más barato y rápido que volver a sembrar por completo, por eso es la mejor opción para pérdidas de pradera de césped muy localizadas. Cómo norma, si el 60% del césped está en buen estado, merece la pena resembrar.

Para tener éxito con la resiembra, deberemos segar el césped más bien corto, con la intención de realizar una labor de rejuvenecimiento. Con la misma intención, haremos una labor de escarificado en profundidad, penetrando en el terreno de 2 a 3 centímetros.

Retiraremos los restos de siega y las partes del césped en mal estado que hayamos retirado con el escarificado. En este punto procederíamos a sembrar el césped nuevo, repartiendo de forma uniforme las semillas, que deberían ser de la misma mezcla empleada para el césped que ya tenemos en el jardín.

Actualizado el