Los avances para el edificio de bajo consumo

asd

Un edificio de energía positiva o de bajo consumo produce más energía de la que consume. Arquitectos e instaladores aprenden en los cursos de energías renovables las nuevas técnicas para generar energía in situ y emplearla en el propio edificio. Actualmente, no existe un modelo predefinido de construcción sostenible. Un edificio de energía positiva está equipado con un conjunto de tecnologías de energías renovables, que permiten mejorar su rendimiento en términos de eficiencia energética en general.

Su diseño implica en primer lugar la intervención de un arquitecto capaz de tener en cuenta el rendimiento energético desde la fase de boceto. Esto incluye considerar la orientación y la exposición solar. Una segunda condición necesaria es el nivel de aislamiento y hermeticidad, ya que es imprescindible para evitar pérdidas energéticas.

El resultado es una casa sostenible. La mayoría de las veces está equipada con automatización que la hace sensible a las condiciones climáticas y a las condiciones internas o de uso. Habitualmente se instalan sistema de gestión de persianas, ventilación, y gestión de equipos de calefacción. El objetivo final es la reducción de gastos y la producción de energía diaria sin comprometer el confort de los residentes.

 

Paneles solares que funcionan en la lluvia

Las regiones cálidas y soleadas son naturalmente más favorables para el uso de paneles fotovoltaico. Cuando vives en un clima bastante lluvioso, puedes imaginar que invertir en energía solar corre el riesgo de no ser rentable ¡Eso es muy antiguo!

Ahora hay avances que permiten obtener un buen rendimiento de una instalación fotovoltaica en tiempo lluvioso. Una aplicación es cubrir los paneles de energía solar con grafeno. La particularidad de este material es que permite que el dispositivo continúe funcionando en caso de lluvia.

Gracias a esta innovación, podemos contar con paneles que generan electricidad con el sol, pero también con la lluvia. En países como el Reino Unido, donde llueve alrededor del 40% del año, esta tecnología ha cambiado las reglas del juego para la obtención de energía renovable en viviendas. La implementación a gran escala, no va tan deprisa porque se ve frenada por los costes de producción de grafeno, pero la investigación continúa.

 

Las ventanas como soportes fotovoltaicos

¿Y si nuestras ventanas pudieran generar energía solar? La idea puede parecer absurda, pero en España ya hay empresas avanzadas que han convertido sus ventanas en auténticos soportes fotovoltaicos.

Mejor aún, estos dispositivos son capaces de producir 50 veces más energía, que los paneles instalados en los techos. El motivo es que se basan en tecnologías cada vez más sofisticadas.

Las superficies de vidrio se cubren con un recubrimiento líquido secado a baja temperatura. Esto permite producir una película completamente transparente. Este proceso repetido es un auténtico generador de electricidad.

La absorción de luz crea electricidad gracias a un recubrimiento llamado "capa activa". Este material es principalmente orgánico. Está compuesto por carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno.

Esta tecnología fue diseñada para los edificios, sin embargo, ya está en la mesa de los fabricantes de vehículos. Ahí también hay mucha superficie para implementarlo, como son las ventanas, los techos incluso los espejos. 

 

Reducir las facturas de electricidad con placas inteligentes

Cuando se trata de reducir la factura de la electricidad, todos los esfuerzos son pocos. Así, hay proyectos de investigación en Europa que están monitorizando placas de energía solar para consumir siempre la energía menos cara.

Concretamente, para limitar los gastos hay ayuntamientos que están implementando lo que se conoce como EMS en sus edificios. El sistema EMS (Energy Management System) se basa en un módulo particularmente innovador que se instala en los paneles fotovoltaicos. A través de un programa informático, selecciona las fuentes para utilizar la energía más barata en todo momento.

De hecho, la electricidad producida por los paneles puede consumirse inmediatamente o almacenarse en una batería. Dependiendo de los precios en cada momento, el módulo decidirá recurrir a la batería, solicitar la energía producida directamente o ser suministrada por la red.

 

Edificio de bajo consumo

Las energías renovables, y más en particular la solar, representan un enorme potencial de desarrollo para administraciones locales, empresas, economía. En este momento tecnológico, las construcciones también aprovechan los avances para alcanzar los edificios de bajo consumo.

El edificio de bajo consumo cumple dos principios fundamentales. Por un lado, que su nivel de eficiencia energética sea muy alto y por otro lado, que la baja cantidad de energía requerida por el mismo proceda en gran medida de fuentes de energía renovable.

Parece razonable que cuando se estudia la compra de un vehículo se compare con interés el consumo de combustible. Sin embargo, al comprar un inmueble este no era un factor decisivo. Actualmente, hay un cambio en esta tendencia y el consumo responsable de energía es un punto primordial. Además de ser una opción económicamente favorable, también cumple los criterios de sostenibilidad y respeto del medio ambiente.

Muchos técnicos lo han entendido y están aprovechando al máximo estas tecnologías en continuo desarrollo. Seguro que pronto pueden volver a sorprendernos, con grandes mejoras cada vez más asombrosas.

 

Actualizado el