Llave atascada en la cerradura: ¿cómo quitarla?

Llave atascada

Una llave se atasca en la cerradura cuando menos lo esperas. Y el problema puede producirse por varias razones. Descubre en este artículo cuales son las soluciones que se nos ofrece PORTAL CERRAJEROS para desbloquearlo cuanto antes.

Las causas de una llave atascada en la cerradura

El fenómeno de una llave atascada en la cerradura puede ocurrir por varias razones.

Y la causa principal no es otra que un mal funcionamiento del cilindro. A veces esta parte es de mala calidad. En este caso, el cilindro debe ser sustituido. No intentes repararlo o quitar la llave forzándola. La mejor opción en este caso es contactar con un cerrajero profesional.

  • Es posible que, con el tiempo, y tras un uso repetido de la puerta, la cerradura acabe desgastándose. Por no hablar de la oxidación. Esto deteriora el cilindro sin que te des cuenta.
  • En invierno, el cilindro se pone a prueba debido al aire seco y frío. En particular, el cilindro puede atascarse por la escarcha del frío.
  • Además, por supuesto, puedes equivocarte de llave al abrir la puerta.
  • Una llave se puede doblar porque a menudo se utiliza para algo más que para abrir la puerta.
  • Una cerradura de mala calidad tampoco resistiría un portazo demasiado fuerte.
  • Por último, si alguien ha intentado forzar la entrada, la puerta puede funcionar mal.

Sin duda, ya te has enfrentado a una de estas situaciones comunes. Por eso es conveniente saber qué solución adoptar para sacar la llave de la cerradura en función de la causa del problema.

Soluciones para sacar una llave atascada en una cerradura

Aunque tengas mucho cuidado, es muy posible que tu llave se quede atascada en la cerradura algún día. Potencialmente, esta situación puede hacer que pierdas la paciencia y que intentes solucionar el problema tu propia cuenta. En este caso, es muy probable que acabes con una llave rota en la cerradura, o más exactamente dentro del cilindro. Esto ocurre cuando se intenta quitar la llave a la fuerza y repetidamente.

En lugar de intentar sacar la llave, prueba los siguientes consejos:

Empieza por comprar un desengrasante o lubricante. A continuación, basta con aplicar uno de estos productos a las paredes del cilindro. Déjalo reposar unos minutos e intenta sacar la llave girándola suavemente. Como recordatorio, el aceite no puede sustituir a los dos productos mencionados anteriormente. Sólo obstruye el cilindro.

Si la llave se rompe, utiliza unos alicates. La llave rota en la cerradura será fácil de quitar, pero ten cuidado de no dañar el cilindro.

Llave bloqueada: pide ayuda a un cerrajero

Si a pesar de los consejos mencionados no has conseguido sacar la llave, es el momento de pedir la ayuda de un cerrajero.

Este profesional será capaz de resolver un problema de llaves cerradas en cuestión de minutos. Dispone de los conocimientos y las herramientas necesarias y, por tanto, te ofrecerá las soluciones adecuadas.

Un cerrajero profesional tiene la capacidad de reparar el cilindro dependiendo de la complejidad de la situación. Es posible que ni siquiera tengas que sustituir ninguna de las piezas de tu cerradura.

En caso de reparar la cerradura: quien la paga ¿Propietario o inquilino?

Cuando se alquila, a menudo se plantea la cuestión de quién paga qué después de una reparación. Este es el caso de la reparación de una cerradura. Entonces, ¿quién paga esta intervención, el propietario o el inquilino? Te ayudamos a comprender mejor.

Las reparaciones de las cerraduras son responsabilidad del propietario

El arrendador está obligado a pagar los costes de las reparaciones de la cerradura si se deben a un movimiento del marco de la puerta, a una obsolescencia que provoque un mal funcionamiento de la cerradura o a una mala ejecución. Si hay que hacer cambios, corresponde al propietario pagar el coste de la nueva cerradura.

Antes de llamar a un cerrajero para cualquiera de estas reparaciones, siempre debe informar al propietario para que pueda ver el defecto por sí mismo. En ese caso, el propietario puede contactar directamente con un cerrajero o darte permiso para que lo hagas, pero el propietario pagarás la factura.

Si la puerta no es lo suficientemente segura, puedes pedir al propietario que la sustituya antes de que te mudes. Es él quien tendrá que financiar este cambio.

Reparaciones de la cerradura a cargo del inquilino

El inquilino es responsable de los gastos relativos al mantenimiento ordinario de la vivienda, los elementos que la componen y sus pequeñas reparaciones. En cuanto a las cerraduras, no es sólo la de la puerta principal, sino también las de las puertas y ventanas interiores.

El mantenimiento consiste principalmente en engrasar las bisagras de las puertas y los distintos mecanismos de apertura.

Entre los gastos de cerrajería que debe pagar el inquilino:

  • Sustitución de piezas pequeñas como tornillos, asas, juntas, etc.
  • Reproducción de llaves perdidas o rotas
  • Cambio de cilindro por pérdida o rotura de llaves
  • Apertura de la puerta debido a un portazo o a la pérdida o robo de las llaves
  • Vandalismo o robo

Si decides cambiar una puerta por cualquier motivo durante tu alquiler, deberás pagar la totalidad del coste de la sustitución, a menos que solicites al propietario que pague una parte y éste, esté de acuerdo.

Actualizado el