Licencias de funcionamiento

A la hora de tramitar licencias de funcionamiento y cualquier otro trámite municipal, siempre surgen dudas con respecto a los requisitos necesarios para realizar la gestión. Además, muchos ciudadanos desconocen la licencia exacta que deben solicitar o no tienen claro si será oportuna para su caso en concreto.

En este sentido, conviene tener claros ciertos puntos. Por ello, a continuación, revisamos algunas cuestiones importantes previas a la obtención de una licencia.

Licencia de funcionamiento o apertura

La licencia de funcionamiento, también conocida como de apertura, es un título que recoge la autorización por parte de un ayuntamiento para comenzar las actividades en un local determinado. La concesión se hace en función de la licencia de actividad que se ha debido obtener previamente.

Así, la licencia de actividad, también conocida de instalación, se solicita ante el ayuntamiento oportuno y supone una autorización para comenzar las obras necesarias para adecuar un local a su uso previsto, siempre en función de un proyecto que ha de presentarse para obtenerla.

Es importante tener en cuenta que es necesario solicitar y obtener primero la licencia de actividad que la de funcionamiento. Para solicitar la primera hay que hacerlo con un formulario tipo acompañado de los documentos que indique el ayuntamiento.

Según el uso previsto para el local, ciertas actividades están obligadas a tramitar una licencia de actividad:

- Aquellas que estén sujetas a control medioambiental.

- Las que se encuentren bajo regulación por la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas.

- Todos los establecimientos del sector hotelero.

- Los negocios como garajes o aparcamientos que tengan más de 5 plazas (siempre que no integren la dotación del edificio).

- Aquellas en las que los residentes tengan dificultades para atender sus necesidades, como residencias geriátricas o centros de discapacitados, entre otros.

- Las instalaciones destinadas a radioterapia, radiología o medicina nuclear.

Solicitar la licencia de funcionamiento

Con respecto a los requisitos oportunos para conseguir obtener una licencia de funcionamiento, son los que presentamos a continuación:

- Instancia general en la que se exprese el número de expediente correspondiente a la licencia de actividad, que ha debido ser concedida.

- El certificado final de obras.

- También se ha de adjuntar el plan de autoprotección (solo si se solicita).

- Justificante de pago del seguro de responsabilidad civil.

- Plan de protección contra incendios.

En suma, obtener licencias de funcionamiento requiere de un análisis previo de las condiciones propias. De todas formas, también es posible ponernos en manos de una empresa especializada, capaz de llevar a cabo todos los trámites en nombre de cualquier particular o sociedad. Se trata de un tipo de ayuda que ha experimentado un gran auge en los últimos años, principalmente debido al ahorro de tiempo y quebraderos de cabeza que evitan.

Actualizado el