Diferencias entre separación y divorcio

Letrados

En ocasiones usamos el término separación y divorcio de manera indistinta, aunque son conceptos muy diferentes. Durante este artículo vamos a ver las diferencias entre separación y divorcio.

Y es que, con frecuencia nos surgen una serie de dudas, no solo sobre qué tipo de caldera será el más adecuado para nuestra vivienda sino también, en relación con el tipo de combustible, la instalación y otra serie de interrogantes como la eficiencia energética, la potencia, el ruido...

Diferencias entre separación y divorcios

Ambos términos responden a dos estados civiles diferentes, el de separado y el de divorciado, los cuales están inscritos como tal en el Registro Civil. Sin embargo, actualmente la mayoría de encargos para los abogados se encaminan hacia la obtención del Decreto o Sentencia de divorcio.

En nuestro país se aprobó la ley del divorcio en 1.981, la cual se reformó mediante la Ley de 15/ 2.005 de 8 de julio, que se conoce de manera coloquial como la Ley del divorcio express.

Para poder entender las diferencias entre estas dos leyes debemos considerar que, durante la vigencia de la Ley de 1.981, era casi imposible acceder al estado civil de divorciado sin haber pasado antes por la separación. Esto era algo casi resultaba imprescindible debido a que a tenor de la aplicación literal de dicha ley, para poder divorciarse, se debían acreditar dos años desde el cese efectivo de la convivencia o un año desde que se presentara la demanda de separación. Todo esto daba lugar, en la mayor parte de los casos, a procedimientos más complejos a nivel probatorio para acreditar los 2 años desde el cese efectivo de la convivencia, o bien obligaba a la necesidad de pasar por dos procedimientos judiciales, el primero de ellos de separación y el segundo de ellos ya el de divorcio.

Cuando entró la Ley del divorcio express, bastaba con acreditar con el certificado literal de matrimonio 3 meses desde que se contrajo matrimonio para poder solicitar el divorcio, el cual se puede tramitar directamente mediante un procedimiento independiente, sin tener que pasar antes por un proceso de separación. Como se puede ver, simplifica procedimientos, acorta tiempos de tramitación y abarata los costes de todo el proceso.

Como vemos, pasar por una separación ya no es algo necesario para poder divorciarse. Entonces, ¿por qué la gente solicita la separación? Para entender esto hay que plantearse qué conlleva el estado civil de separado y cuáles son sus diferencias básicas con el divorcio.

El estado civil de separado es “reversible”, es decir, se puede pasar del estado civil de separado a casado si se efectúa un trámite judicial de reconciliación, lo que implica que en el Registro Civil, se pasaría de estar inscrito como separado a, previo paso por la reconciliación, volver a estar casado con la misma persona. En este caso no es necesario que se vuelvan a casar. Sin embargo, si uno de los separados desea casarse con una tercera persona, sí habrá que solicitar el divorcio.

Un divorcio no se puede reconciliar, será necesario volver a casarse.

En la actualidad solo se considera la separación en matrimonios que quieren regular provisionalmente su situación y no tienen claro si quieren que lo regulado tenga carácter definitivo.

Por otro lado, es normal encontrar a los miembros separados de un matrimonio que van a un despacho de abogados de divorcio para efectuar el paso de separación a divorcio que bien por haber sido tramitado antes de la entrada en vigor de la ley de 2.005.

Actualizado el