La sostenibilidad de la energía solar

energia soalr

Las tecnologías que funcionan con energía solar utilizan la abundancia de energía emitida por el sol para producir electricidad que alimenta nuestros hogares y nuestra tecnología. La tecnología de energía solar nos impulsa hacia un futuro más sostenible. Echemos un vistazo más a fondo para evaluar los aspectos más relevantes por los cuales la energía solar es buena para el medio ambiente y la sostenibilidad.

¿Qué es la sostenibilidad?

Dado que todos buscamos reducir nuestra huella de carbono y el impacto en el medio ambiente, la sostenibilidad es un término crucial de entender. En las Naciones Unidas han definido la sostenibilidad como el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

La sostenibilidad en los paneles solares

Con la inmensa cantidad de energía solar producida por el sol, la energía solar es una forma de energía renovable. Por eso siempre se ha unido la energía solar y sostenibilidad a las buenas prácticas.

Cuando los paneles solares captan la energía del sol y producen energía eléctrica para impulsar nuestra tecnología, no producen activamente ninguna emisión como las tecnologías tradicionales de combustibles fósiles.

La energía tradicional a partir de combustibles fósiles emite una inmensa cantidad de contaminación y requiere una cantidad significativa de agua para enfriarse. Además, los procesos producen residuos muy dañinos para el medio ambiente si no se eliminan adecuadamente.

Lo mejor de la energía solar es que encaja con esta definición de sostenibilidad porque podemos aprovechar la energía del sol sin reducir su disponibilidad futura. Durante los próximos miles de millones de años, el sol emite energía más que suficiente para que los paneles solares continúen aportando energía limpia.

Los materiales de los paneles sostenibles

Existen diversos aspectos para determinar la sostenibilidad de los paneles. Los paneles solares actualmente están hechos de materiales finitos que requieren minería y extracción.

La minería puede ser peligrosa para los trabajadores involucrados y requiere degradar el paisaje para acceder a los diversos minerales y materiales. Estos recursos también deben purificarse y procesarse en materiales utilizados en las células solares. Su extracción necesita abundante agua, energía, y productos químicos. Aquí encontramos el desafío actual para tratar de dar un impulso a la convivencia entre el medio ambiente y la energía solar.

Continuamente se abren nuevos proyectos de investigación para mejorar estos procesos. Se emplean nuevas tecnologías que aprovechan materiales comunes y procesos de fabricación que requieren menos productos químicos tóxicos y dan como resultado menos desperdicio.

Nuevas tecnologías para luchar contra el cambio climático

Sin lugar a dudas, hidrógeno y cambio climático están juntos en la conciencia ciudadana para lograr la descarbonización. Pero deben ir juntos para lograrlo, ya que, para producir hidrógeno se necesita agua y electricidad.

Cuando el hidrógeno se usa por combustión, el agua se produce nuevamente como un producto de desecho. El hidrógeno se puede almacenar durante cualquier período de tiempo en tanques de cualquier tamaño. La densidad de almacenamiento es muy alta. El poder calorífico de un kilogramo de hidrógeno es de 33 kilovatios hora, es decir, más de tres veces el contenido energético de un litro de gasolina. o diesel.

Con estos criterios, la tecnología del hidrógeno representa nada menos que la promesa de un almacenamiento completamente limpio de energía renovable. Con cinco kilogramos de hidrógeno en el tanque del automóvil, es posible una autonomía de más de 400 kilómetros; el repostaje toma de cinco a diez minutos, no mucho más que con gasolina o diesel.

Alternativa a la energía de carbón

Como los paneles solares son una alternativa a los combustibles fósiles, su mayor uso mejorará aún más su sostenibilidad al reducir nuestra dependencia y las emisiones totales de los combustibles fósiles.

La energía de carbón se considera una fuente de energía barata y se emplea de forma mayoritaria a nivel global. Sin embargo, el deterioro del planeta conduce inevitablemente a sustituir estos combustibles tradicionales.

A medida que veamos una mayor absorción de formas renovables de energía y la reducción de combustibles fósiles a gran escala, apreciamos una reducción de la contaminación de la atmósfera.

Podemos pensar en el impacto positivo de reducir la energía de carbón, servirá para reducir el impacto total del sector energético. Por lo tanto, una vez más vemos que los paneles fotovoltaicos son un elemento positivo hacia la sostenibilidad. Las ventajas son notables y los inconvenientes están trabajándose para que sean aún menores.

Actualizado el