La seguridad para tu hogar y negocio

seguri

La pandemia, la subida del coste de la luz y la erupción del volcán de la Palma de Gran Canaria minan seriamente nuestra seguridad.

 

Es noticia de hoy día que el volcán de la Palma en las Islas Canarias está arrasando con todo lo que encuentra, a una velocidad de 700 metros por hora. Esto significa que muchas personas han sido, o están siendo evacuadas de sus hogares para que la lava y el fumo no los alcance. Una situación que nos hace remontar a la famosa historia de Pompeya que fue completamente destruida por la erupción / explosión del volcán Vesubio al lado de Nápoles. Por suerte esta vez las personas no han sido sorprendidas por la lava y no se registran victimas por el momento.

 

No obstante, la tragedia de Pompeya y de los pueblos cercanos, como Ercolano, donde en estos casos no fue la lava que directamente llegó al pueblo, sino que fueron los gases tóxicos provocados por la erupción y la ceniza caliente letales para los habitantes de este pequeño pueblo a las afueras de Nápoles. El pasaje de la acción del volcán nos ha dejado estas ciudades casi intactas, “paralizando” la vida de aquel entonces. Estamos hablando del año 79 d.c. De esta manera podemos, “afortunadamente” disfrutar de los restos de cómo era aquella civilización tan lejana a nosotros.

 

Al mismo tiempo nos vemos afectados por la subida del coste de la luz por MW/h. Esta subida conlleva un fuerte golpe a los bolsillos de los consumidores. Sobre todo, por los comercios que se ven imposibilitados en adaptar sus horarios de trabajo a las horas de menor consumo. Por ejemplo, un bar o un restaurante respetará las necesidades de los clientes y los atenderá cuando ellos lo deseen. Y, por supuesto no cerrará el negocio durante las horas de mayor coste de la luz para abrir solo en las horas más baratas.

 

El encarecimiento del coste de la luz, conlleva una subida general de todos los precios. Una inflación generalizada que está obligando la intervención del gobierno central para paliar los efectos de estos precios en los bolsillos de los consumidores. Al mismo tiempo, intenta regular el mercado de la electricidad en España, con el fin último de bajar el precio final de la luz. Es de saber común que esta subida desmesurada es debida principalmente al coste del gas, que se ha casi duplicado en lo que va de año. Y por los costes de los derechos de emisión de gases a efectos invernaderos (CO2).

 

Asimismo, a nivel español sea las compañías productoras que las operadoras dependen principalmente del gas como fuente de energía para producir electricidad. Además, se trata de un mercado con pocos actores en juego que puede producir fenómenos oligárquicos que mantienen los precios encima de las expectativas reales del mercado. Imagináis un mundo sin electricidad, volveríamos a la edad media, podemos entender lo fundamental que es este recurso.

 

Por otro lado, la falta de inversión en energías renovable hace que se dependa principalmente en el gas y el carbón, respectivamente las energías más caras sobre todo por qué más contaminan hoy en día.

 

En conjunto a todo este escenario, no nos olvidemos que estamos viviendo una pandemia mundial que ha provocado miles de muertos, hospitalizaciones y que por suerte las vacunas están haciendo efecto y poco a poco estamos volviendo a la “normalidad”. De hecho, vemos más variedad en las temáticas tratadas en nuestros tele diarios. Siempre se habla de Covid-19 pero en un cuadro más general de noticias. Pero, hay luz al final del túnel y no obstante todo el ser humano es capaz de garantizar la seguridad de si mismo y de sus pertinencias de manera eficaz y sencilla.

 

La seguridad para tu hogar y negocio

 

Pongamos algunos ejemplos, gracias a los sistemas de alarmas ADT conectados a un sensor de humo y calor. Inmediatamente avisan de la subida de calor provocada por la lava del volcán y avisar directamente a las personas interesadas y a Policía para que evacuen inmediatamente la zona. De esta manera se evitan perdidas humanas, se acelera lo máximo posible el trabajo de las fuerzas de seguridad para minimizar los daños.

 

Al mismo tiempo, es posible conectar los sistemas de alarmas a los diferentes aparatos domóticos. Mejor dicho, automatizando los sistemas de alarmas seremos en grado no solamente de garantizar la seguridad de nuestros hogares y negocios. Sino que al mismo tiempo podremos controlar el gasto eléctrico de la vivienda pudiendo controlar de manera remota el termóstato de nuestro hogar. Apagar y encender las luces. Calentar nuestra casa solo cuando sea necesario. Así, ahorrando en la factura de la luz.

 

La seguridad de nuestro hogar y negocio hoy en día va mucho más allá del simple sistema que detecta la intrusión y avisa de manera inmediata a las fuerzas de seguridad, sino que gracias a una amplia gama de componentes adicionales y al uso de software de IA-Inteligencia Artificial es posible hacer que nuestra vida sea más fácil. Los tiempos de las tareas comunes disminuyen, y tenemos más tiempo para dedicar en lo que consideremos más importante.

 

Vivimos en tiempos revueltos, difíciles y complicados. La pandemia nos ha cambiado y ha hecho que las cosas asuman una importancia diferente a lo que eran antes del 2019. Pero, igualmente tenemos que confiar en los avances tecnológicos que disponemos. Por que nos simplifican la vida y nos protegen. Asegurar nuestro hogar y negocio de una posible intrusión y/o coacción, es una necesidad básica de seguridad a la cual no podemos eximir.

 

Un sistema de alarma permite tener el control de tu hogar o negocio directamente a través una app, salvaguardando la vida de tus seres queridos y de tus propiedades. Ahorras gracias a la automatización de los dispositivos electrónicos de uso común, nos protege contra las calamidades naturales para evitar que nos pillen desprevenidos y pongan en riesgo nuestras vidas. Aprendemos del pasado para hacer un futuro más seguro.

Actualizado el