La clave para ahorrar en el seguro de vida hipoteca

adsasd

Contratar un seguro de vida hipoteca es un requisito habitual para poder conseguir el préstamo. Sin embargo, contratarlo con el propio banco es hasta un 79 % más caro que con una aseguradora.  

En 2020, se concedieron más de 300.000 nuevas hipotecas en España. Todos los años, miles de españoles acuden a los bancos para solicitar un préstamo que les permita comprarse una casa. Y eso supone papeleos y trámites, negociaciones y cálculos, porque la banca pone muchos requisitos y condiciones para prestarte ese dinero.

Como parte de esos requisitos, es habitual que te obliguen a contratar un seguro de vida hipoteca. Así, si te ocurre algo y falleces, la entidad recibirá la indemnización como pago de la deuda. Es una forma de cubrirse las espaldas, para que nada les impida recuperar el dinero. Pero también es positivo para ti, porque te da tranquilidad: pase lo que pase, tu familia no tendrá que asumir la deuda y podrá disponer de la casa, aunque tú ya no estés.

Contratar un seguro de vida hipoteca no es caro, pero puede serlo. La clave para ahorrar está en no aceptar la póliza del banco.

Contratar el seguro de vida hipoteca con el banco es mucho más caro

Hay muchos bancos que tienen sus propias aseguradoras y, por tanto, te ofrecen la hipoteca y el seguro de vida juntos. Puede parecer más fácil para el cliente, que tiene todos sus productos en un mismo lugar, pero no lo es. Un estudio independiente analizó precios y concluyó que las primas de los bancos son hasta un 79 % más caras que las de las aseguradoras. Y, sin embargo, el producto que venden es exactamente el mismo.

Por este motivo, la mejor opción es acudir a una empresa especializada. Hay muchas compañías donde elegir, por lo que lo más rápido es comparar entre las mejores ofertas del mercado y escoger la que se adapte a tus circunstancias. En la plataforma de segurodevidahipoteca.es apenas tardarás unos minutos en ver qué te ofrecen las principales compañías y comparar precios.

Un ejemplo: aseguradora vs. banco

Imagina que tienes 40 años y quieres pedir una hipoteca de 100.000 euros. Tu banco te exige tener un seguro de vida para concedértela. Ya que su objetivo es pagar la deuda si a ti te ocurre algo, te piden que contrates 100.000 euros. Escoges la cobertura más sencilla, es decir, que se reciba la indemnización si falleces, por el motivo que sea.

El precio de una póliza así en una aseguradora es desde 71 euros al año. En cambio, y puesto que en el banco es un 79 % más caro, la entidad te ofrece exactamente lo mismo, pero por 127 euros anuales. ¿Pagarías 56 euros más solo porque sí?

Los trucos del banco para venderte su seguro

En primer lugar, debes saber que el banco no te puede obligar a que contrates su seguro. La ley 5/2019 prohíbe exigir al cliente la contratación de ningún producto para conceder una hipoteca. 

No obstante, no todo el mundo sabe esto. Habrá entidades que se aprovechen del desconocimiento de la gente y amenacen al usuario con denegarle la hipoteca si no contrata el seguro. Es una práctica ilegal, abusiva y totalmente denunciable.

En segundo lugar, lo más probable es que intenten convencerte con bonificaciones o penalizaciones. Es decir, dicen que te bajarán un poco el tipo de interés si también contratas el seguro; o que te lo subirán un poco si decides irte con otra empresa. En ese caso, haz números: es muy posible que no te compense. La bonificación o penalización en el tipo de interés siempre es muy pequeña; tanto que apenas lo vas a notar en la cuota mensual, pero sí se notará en la prima anual del seguro.

El ahorro al sacar el seguro de vida del banco

Imagina que tienes 40 años y quieres una hipoteca de 100.000 euros. El seguro del banco es de 350 euros anuales y en una aseguradora, de 90. Si aceptas el del banco, la cuota de la hipoteca será de 400 euros; si no, se pierde la bonificación y pagarás 410. Al hacer cálculos, este es el resultado:

  • Con el banco: 4800 euros anuales de hipoteca y 350 de seguro, 5150 euros en total al año.
  • Con una empresa especializada: 4920 euros anuales de hipoteca y 90 de seguro, 5010 euros al año en total. 

El ahorro es de 140 euros anuales. ¡Imagina si lo multiplicas por los 15 o 20 años de hipoteca que tienes firmados!

¿Y si ya tengo el seguro de vida hipoteca con el banco?

La ley 50/1980 permite que cualquier cliente anule su póliza y se cambie a otra empresa. Si aceptaste el seguro del banco y quieres marcharte porque así ahorras, solo tienes que seguir estos pasos:

1. Encuentra una póliza que te guste más. Si te exigen tener un seguro de vida hipoteca, no puedes simplemente anular el que ya tienes; necesitas tener otro ya preacordado antes de cancelarlo.

2. Avisa, al menos, con 30 días de antelación. Es el plazo mínimo que establece la ley.

3. Envía un documento por escrito. Mejor si es un burofax, ya que es una forma de dejar constancia de que avisaste con tiempo suficiente, para que no puedan echarse atrás o alegar que no lo recibieron.

Recuerda: antes de aceptar un seguro de vida hipoteca, compara, haz números e investiga qué te ofrecen otras empresas. No pagues más por lo mismo.

 

Actualizado el