¿Quién y cuándo se paga la comisión inmobiliaria?

asdas

Muchos dueños de vivienda a la venta afirman que las inmobiliarias cobran por no hacer nada, y el 80% de las inmobiliarias no sabe justificar su sueldo, pero ¿Por qué se genera este desencuentro?

Este coste de funcionamiento de una inmobiliaria no se percibe por parte de los propietarios, pero es elevado para una agencia: alquiler de local, sueldos y seguridad social de los asesores inmobiliarios, gastos fijos, formación, telefonía, publicidad en portales inmobiliarios, fotografía y vídeos profesionales, y sobre todo el tiempo de atender las visitas correctamente.

El coste en cualquier caso está justificado, por el trabajo realizado, y por la seguridad de que se ha realizado la venta o el alquiler al mejor precio del mercado, velando siempre por los intereses del propietario y negociando las condiciones más favorables, seleccionado el comprador más solvente que finaliza en la notaría sin problemas, o el inquilino perfecto que cuida la casa y no tiene riesgo de morosidad.

Por eso cuando delegamos la gestión inmobiliaria a una agencia de confianza, estamos haciendo lo mismo que cuando llevamos el coche al taller mecánico: podemos realizar el mantenimiento y el cambio de aceite nosotros, pero seguramente nos manchamos, tardaremos más tiempo en realizarlo, y el resultado no será el mismo, y la tranquilidad tampoco. Sólo el 25% de los particulares que deciden vender una casa por su cuenta consiguen hacerlo, sin entrar en detalles del tiempo transcurrido o del precio de venta final.

¿Cuándo cobra una inmobiliaria?

Las inmobiliarias trabajan a éxito, es decir se cobra cuando se alquila o se vende una propiedad, lo que significa que el propietario nunca adelanta dinero por los servicios que va a recibir, y que puede que la inmobiliaria no recupere. En el caso de una compraventa se pagan los servicios cuando la venta llega a la notaría. En el caso de un alquiler se suele retener la reserva de la vivienda hasta que se hace efectiva la firma del contrato de alquiler, y se cobra mediante presentación de factura y liquidación del IVA correspondiente, el 21%.

¿Cuánto cobra una inmobiliaria?

Las comisiones inmobiliarias varían en función de la zona y de la propia inmobiliaria, rondando los márgenes entre el 2% y el 7%, estando justificado en cada caso ese diferencial: por el valor de los pisos, la dificultad de encontrar compradores y el esfuerzo de venta o exclusividad. No debemos asustarnos o enfadarnos por estos honorarios, toda vez que el objetivo de vender la vivienda está cumplido y más si la venta está en precio. Eso significa un trabajo bien hecho y una celebración, aunque siempre que llega el momento de abonar los honorarios se haga sin alegría. Hay que informarse o preguntar si la inmobiliaria cobra a las dos partes, puesto que algunas, la minoría (12%) suelen cobrar un porcentaje o un importe fijo a los compradores, sin que lo sepa la otra parte, y si es sin conocimiento es cuanto menos poco ético, ya que el dinero sale siempre del bolsillo del vendedor.

En el caso del alquiler de una vivienda se cobra el llamado mes de agencia, que es equivalente a una mensualidad del precio del alquiler. En muchas comunidades autónomas, como en Madrid la paga el inquilino, aunque en otras zonas se hace cargo de ella el propietario. Eso siempre se informa en cualquier caso igual que las condiciones del alquiler: fianza, garantía adicional, plazo mínimo, etc. También se puede repartir a medias el coste de la inmobiliaria o en menos de los casos cobrar a las dos partes un mes de honorarios, cosa habitual en los locales comerciales.

Actualizado el