El mejor fregadero para tu cocina

Fregadero

Para una vivienda es importante disponer de un fregadero de cocina cómodo que permita realizar las tareas de la manera más segura y práctica posible. Existe una variedad bastante amplia en el mercado, de manera que el usuario posee modelos que se pueden adaptar no solo en cuanto a su diseño en mente, sino al nivel de habilidad para poder cocinar sin problemas, es decir, que se adapta a las características de la casa.

Los fregaderos, pese a la escasa importancia que se le otorga, definen por completo la personalidad de los usuarios que hacen uso de su aplicación. Por esta razón se fabrica con tantos materiales y modelos como se exponen a continuación. Se recomienda que antes de decantarse por algún tipo en especial, se deben analizar las características, es decir, sus puntos flacos y las ventajas de cada instalación; así como el nivel de rentabilidad, pues no todos favorecen a la vivienda en cuestión:

  • Fregadero de cerámica: son bastante resistentes y duraderos gracias a que la piedra es capaz de soportar grandes golpes provocados por la actividad en la cocina. Presenta un estilo muy rústico que se adapta a todo tipo de hogar. Su gran desventaja, no obstante, es el precio, superior al de la media. Además, tampoco dispone de una variedad de diseños y colores.
  • Fregadero de granito: una piedra tan natural como el mármol o el granito aportan una gran personalidad a la cocina. Al igual que las de cerámica, suelen perdurar en el tiempo y ofrecer una buena resistencia. El mantenimiento suele ser la gran baza de este material, que además suele tener un coste elevado.
  • Fregadero de acero inoxidable: este tipo de instalaciones son muy higiénicas y fáciles de limpiar, lo que beneficia a un usuario que le dedica horas a cocinar y ensuciar. No obstante, se debería de tener especial cuidado con el rayado del material, ya que no presentan una resistencia tan duradera como los anteriores ejemplos. En consecuencia, se pueden acumular manchas de cal y favorecer la aparición de bichos, pero solo en casos en los que no se cuida nada bien del acero.
  • Fregadero con materiales sintéticos: la alta resistencia al rayado es su característica más significativa, de manera que la cal no supone un problema grave porque no la retiene este material ni favorece su aparición. Soporta grandes golpes y elevadas temperaturas, además de disponer de una gran variedad de colores y formas para su decoración y diseño de la cocina.

Aunque también, dependiendo de la forma o de su colocación, se podrán clasificar en:

  • Bajo encimera: es el que más se recomienda para todos aquellos usuarios que deseen instalar un fregadero de granito o materiales sintéticos, por ejemplo. De este modo, la encimera y el fregadero se unen en uno y aprovecha para ofrecer un mayor espacio.
  • Encastrado: este tipo de fregaderos se recomiendan para aquellas encimeras que se fabrican con materiales como la madera o las laminadas. Suelen incorporar un escurridor. Pero su punto negativo suele ser que se ensucia con mucha facilidad. Es decir, la silicona que une ambas estructuras se llena de malos olores y favorece la aparición de bichos, en consecuencia.
  • Por último, colocar el fregadero sobre la encimera deja al descubierto el cuerpo entero del fregadero, lo cual es cómodo para trabajar y maniobrar con los utensilios de cocina.

Todos estos aspectos son importantes a valorar en el momento en el que el usuario se plantea reformar o instalar un fregadero determinado en la vivienda. El precio suele variar dependiendo de si precisa una mano de obra costosa o el usuario es capaz de instalar el sistema sin recurrir a una mayor complicación.

Actualizado el