Compraventa de viviendas en tiempos de la COVID-19

Tiko

El confinamiento ha hecho que nos demos cuenta de las carencias de nuestras viviendas. La falta de espacio o de luz o de un espacio exterior son algunos de los problemas que hemos visto al tener que estar 24 horas al día en casa. Una vez que ha terminado el confinamiento, aunque parece que estamos sufriendo otro brote, parece que el sector inmobiliario se va a empezar a recuperar.

En el primer trimestre, donde se incluyeron dos semanas del estado de alarma, la compraventa de viviendas disminuyó en casi un 5% respecto al año anterior. Es más, en esos días de estado de alarma el descenso fue de más del 30% respecto a los mismos días de 2019.

Comprar una vivienda después del Covid-19 será más económico

El precio medio de vivienda nueva y de segunda mano creció un 2,5% en tasa interanual en los primeros tres meses del año. Las últimas cifras de abril, mostraron un incremento del 0,5% respecto a marzo, aunque se mantiene la tendencia a la baja y se registra la quinta caída consecutiva en tasa interanual, con unos descensos del 2%.

Si bien se espera que aún se tarde tiempo en reducir el precio de las viviendas por parte de los propietarios, lo cierto es que la crisis económica va a conllevar el aumento de las ventas y las bajadas de precios.

Reactivación en 2021

No se sabe bien qué ocurrirá en los próximos meses. Si bien es cierto que la reactivación de la economía y la desaparición de las medidas de confinamiento han conllevado un aumento de actividad en el sector inmobiliario, lo cierto es que no se sabe hasta qué punto se volverá a la normalidad en este 2020.

Se confía en que la crisis actual sea transitoria, derivada de un parón de la actividad que ha tenido efectos negativos en muchos sectores. El que se convierta en una crisis más profunda que afecte a la capacidad de endeudamiento de las familias y al crédito que ofrezcan las entidades financieras y, por tanto, impacte aún más en este mercado, dependerá de los planes de los gobiernos.

Sin embargo, se estima que la inversión en vivienda caerá un 30% en 2020 ya que la baja demanda se prolongará entre tres y seis meses y la reactivación del mercado no llegará hasta bien entrado 2021.

Recortes de precio asimétricos

El recorte del precio de la vivienda no será igual en los diferentes tipos de vivienda ni en las diferentes ciudades.

En las grandes ciudades como Madrid o Barcelona la reducción de la venta de viviendas puede alcanzar el 5%. Otro de los mercados que más sufrirá será el mercado residencial de costa.

Uno de los aspectos a tener en cuenta para que los datos sean totalmente reales es que no se incluyan en las ventas las gestiones pactadas antes del inicio de la crisis sanitarias.

Actualizado el