Cómo negociar el precio de una vivienda en 10 pasos

dewf

¿Quieres aprender a negociar el precio de una vivienda? Si planeas adquirir un inmueble, seguro que quieres pagar lo mínimo posible por él, para tener más liquidez y ahorros con los que poder amueblar la vivienda o destinarlo a lo que prefieras… Pero, ¿cómo hacerlo? Te damos 10 trucos que te serán de gran ayuda:

Negociar precio de vivienda paso a paso

Lo habitual, es que los inmuebles publicados tengan un precio ligeramente inflado. Podríamos hablar de un 5% o un 10% en muchos casos ya que el vendedor siempre cuenta con que van a intentar negociar algo el precio y el comprador a su vez si no consigue algún descuento piensa que no hizo una buena operación.

De hecho, también podemos hacernos una idea de si el precio de un inmueble está muy por encima de mercado viendo el precio del m2 en la zona. Hay muchas fórmulas pero si realmente quieres conseguir reducir el precio de un inmueble, te contamos paso a paso cómo negociar el precio de una vivienda:

1. Fija la cantidad máxima que te puedes permitir

En primer lugar, necesitas conocer tu presupuesto máximo. A menudo, cuando compramos inmuebles tendemos a ir subiendo poco a poco nuestro presupuesto, viendo que aumentándolo un poco más podemos tener acceso a mejores viviendas, pero ¿dónde está el límite?

El límite debería estar en poder visitar viviendas que se sitúen entre un 10% y un 15% por encima de tu presupuesto y es que con unas buenas dotes de negociación, estudiando el mercado y siguiendo estos pasos podrías conseguir un gran descuento en la compra de la vivienda.

2. Haz un estudio del precio medio en la zona

Hay muchos portales inmobiliarios que te permiten averiguar cuál es el precio medio del metro cuadrado en la zona. Por lo que, en base a eso, tendrás información relevante e importante para negociar un determinado precio.

Si observas que el inmueble por el que estas interesado tiene un precio por encima de otras viviendas de características similares, puedes hablarlo con el propietario a la hora de fijar tu oferta, para que sepa que conoces el mercado inmobiliario y que la oferta es firme.

3- Estudia con quien vas a negociar: Particular o inmobiliaria

Si negocias directamente con el particular, ten en cuenta lo siguiente:

  • Es el máximo interesado y tiene más prisa en vender: si le haces una buena oferta en firme podría decirte que sí en ese mismo momento. Los dos ganáis.
  • Te ahorras la comisión de la agencia: a menudo las agencias son más reacias a bajar el precio, porque podrían perder parte de su comisión. Por lo que, al saltarte el intermediario puedes obtener un mejor precio.

No obstante si tienes que negociar con la agencia no todo son malas noticias:

  • las agencias están acostumbradas a negociar y a recibir ofertas muy agresivas aunque estén muy por debajo del precio original cosa que el particular, con menos experiencia, puede que se sienta ofendido y no quiera seguir negociando.
  • Por otro lado, las agencias inmobiliarias tratan de persuadir al vendedor del precio real de la vivienda que suele estar por debajo del precio que tenía en mente el vendedor ya que si no lo hacen podría dilatarse en la venta del inmueble.

4. Reduce el número de visitas al inmueble

Si vas a visitarlo una y otra vez, salta a la vista el interés que tienes por el inmueble. Al fin y al cabo, el tiempo es oro y vale dinero. Por lo que, te recomendamos que vayas a verlo lo mínimo que puedas y que aproveches cada visita al máximo.

También es importante que tengas la cabeza fría y que no grites a los cuatro vientos lo perfecta que es la vivienda o lo mucho que te gusta. Si lo haces, el vendedor sabrá que tienes un gran interés e intentará no rebajar el precio o hacerlo menos de lo que pensaba.

5. Busca defectos

Si has encontrado una casa de la que te has enamorado irremediablemente, que tiene la terraza soñada o la relación calidad precio es insuperable, es probable que te cueste encontrarle defectos, pero seguro que los tiene y si no son defectos en sí, seguro que tiene puntos de mejora.

Por lo que intenta dar con ellos, ya que te pueden ayudar a negociar el precio y reducirlo lo máximo posible. Para que te hagas una idea, puedes usar como defecto que no hay gas natural, que alguna habitación es interior, que hay poca luz, que pronto necesitará una reforma, etc.

6. Ten más opciones

Es importante que estés muy atento al mercado inmobiliario ya que cada día salen nuevas viviendas al mercado y tener varias opciones de compra te va hacer sentirte más seguro en las negociaciones. Recuerda que para una buena negociación se necesita tener la templanza suficiente y tener otra u otras viviendas en la recamara siempre hará que consigas el mejor precio posible.

Estar interesado en más de un inmueble además nos puede ayudar a la hora de comparar una vivienda con otra y comunicar al vendedor los contras de su vivienda respecto a otras visitadas anteriormente. Esto hará saber al vendedor que tienes otras opciones lo que te situará en una posición de fuerza en la negociación del inmueble.

7. Demuestra que vas en serio con la oferta

El propietario también tiene trabajo identificando al comprador que verdaderamente tiene interés por su vivienda del que solo quiere sondear el mercado.

Para demostrarlo, puedes proponerle una oferta en firme y hablar de depositar una cantidad en forma de reserva o arras. Si el vendedor ve que hay una oferta en firme sobre la mesa, verá que tienes verdadero interés y estudiará tu oferta.

Por supuesto la primera oferta debe ser por debajo de tu presupuesto máximo, ya que lo normal es que no acepten la primera oferta y el vendedor haga una contraoferta.

No es recomendable hacer una oferta excesivamente por debajo del mercado, ya que salvo situaciones de extrema necesidad del vendedor, conseguirás crear el efecto contrario al que deseas y el vendedor puede que no te tome en serio o incluso sentirse ofendido y dar por terminadas las negociaciones.

8. Factor psicológico

También debes sacar a relucir tus dotes de persuasión. Es importante que el vendedor perciba que eres el candidato ideal para comprar su inmueble. Para ello, tendrás que demostrar tu solvencia o incluso o haber pre negociado la hipoteca con el banco para que puedas mostrarle la documentación al vendedor.

El vendedor necesita certidumbre y es lo que debemos darle, es muy importante para la negociación ponerse en los zapatos del otro.

9. Recordarle que su vivienda le genera gastos vacía y que la crisis económica está causando bajadas en los precios.

Si ves que la negociación no termina de funcionar y el propietario no baja el precio de la vivienda, puedes recordarle que la vivienda vacía solo le genera gastos todos los meses: seguros, comunidad, IBI… En cambio si la vende en este mismo momento por la oferta realizada, dejará de enfrentarse a esos gastos para asumirlos todos el comprador.

Por otro lado puede ser útil señalar la situación real del mercado inmobiliario y que la caída en los precios rondará un 7% en los próximos años. De esta forma, puedes hacer una oferta intermedia, haciéndole ver que si tarda en vender, perderá todavía más.

10. Ponte en manos de profesionales

¿Y si te pones en manos de un personal shopper inmobiliario?

Son los profesionales que mejor van a llevar a cabo la negociación consiguiendo reducciones de entre un 10 y un 20% del precio del inmueble por lo que se consiguen ahorros increíbles contando con su servicio.

Pero no solo eso, son profesionales que también se encargan de la búsqueda de la vivienda, el asesoramiento en todo el proceso de compra (contrato de reserva, arras, compraventa, etc.) e ir de la mano contigo hasta la firma de la escritura ante notario.

Si quieres saber más en detalle en que te puede ayudar ZITIUS pincha aquí y contacta con nosotros.

Actualizado el