¿Por qué alquilar nuestra segunda vivienda por temporadas?

Your

En la actualidad, muchos propietarios están dando el paso hacia el alquiler temporal de sus viviendas. Una de las razones de esta elección, es la deducción por vivienda que alquiler de vivienda de temporada, pero hay muchas más ventajas.

Incluso, la situación que estamos vivienda está haciendo que mucha gente se pase al alquiler por temporadas, alquilando viviendas en las afueras y con zonas exteriores.

El alquiler por temporadas

Este tipo de arrendamientos de temporada cubren necesidades puntuales de un usuario por motivos de trabajo, estudio, vacaciones, etc. No constituyendo para el inquilino su vivienda permanente. Por ello, la normativa los encuadra dentro de los alquileres para uso diferente al de vivienda. Se rigen conforme a la voluntad de las partes y, en su defecto, por la normativa arrendaticia. Y pueden concertarse para verano o cualquier otra temporada.

El alquiler turístico, por el contrario, solo cubre necesidades de ocio por un espacio de tiempo más breve (días o semanas). Por lo general, ofrece servicios complementarios de hostelería (limpieza, cambio de sábanas y toallas, etc.).

Ventajas del alquiler por temporadas

Si bien es cierto que muchos propietarios son temerosos de este tipo de alquiler, lo cierto es que la caída del alquiler de vivienda, y la demanda de alquiler de temporada ha hecho que cambien de opinión. En este sentido, el beneficio que se consigue gracias a este tipo de alquiler es mayor que el de uno vacacional y que de un alquiler tradicional, lo cual supone una gran ventaja.

La fiscalidad del alquiler de temporada presenta particularidades respecto a otros tipos de alquiler para uso distinto de vivienda. Por lo que respecta al IVA el alquiler de temporada estará exento, por lo que el inquilino solo debe pagar la renta que se ha pactado. El alquiler de un local para un negocio o de un alquiler turístico sí que lleva incluido el IVA.

En el IRPF, las rentas de alquiler que se perciban tributarán, en principio, como rendimientos del capital inmobiliario. El arrendador, no obstante, no podrá aplicarse la reducción del 60% del rendimiento neto. Y ello por tratarse de un alquiler calificado para uso distinto de vivienda. Cuyo destino no es satisfacer la necesidad de vivienda del inquilino con carácter permanente.

Este tipo de alquiler le da al propietario una mayor flexibilidad a la hora de alquilar su vivienda, pudiendo elegir a los usuarios que quieran la vivienda durante más o menos tiempo, por si la necesitara el propietario en algún momento.

En el caso del alquiler temporal hay que tener en cuenta que el usuario nos dará una mayor confianza que en uno turístico, puesto que dará un uso más continuado a la vivienda y la cuidará más.

Si mantenemos una vivienda habitada, se mantendrá su valor, puesto que no sufrirá el deterioro de una vivienda vacía.

Desde el punto de vista del inquilino, el principal beneficio de este tipo de alquiler es la posibilidad de alquilar una vivienda para solucionar una situación de estancia temporal. Las viviendas de temporada están amuebladas y equipadas, son más confortables que los hoteles y en ellas gozas de privacidad, tranquilidad y todo ello a mejor precio.

Si estás decidido en alquilar tu propiedad por temporadas, con Yourhoming puedes hacerlo, ellos son especialistas en alquiler de temporada, y disponen de más de 7 años de experiencia.

Actualizado el