¿Por qué es importante tener una página web?

Página web

Razones por las que tener una página web

1. La base operativa de tu trabajo

Tener una página web sirve para darte a conocer y sentar las bases de tu negocio.

Piénsalo: tienes que hacer una compra, ¿qué haces primero? Accedes a Internet (cada vez más a menudo a través del teléfono móvil) y buscas (en el 99% de los casos confiando en Google...) lo que necesitas, ya sea información geográfica o una serie de comparaciones de precios para el producto que estás considerando o el servicio que te gustaría recibir.

Las páginas web se han convertido, desde hace años, en un punto de partida para la captación de nuevos clientes. También transmite profesionalidad y fiabilidad, además de dar al usuario la idea de poder ponerse en contacto con tu empresa o negocios fácilmente.

2. Contacto constante y mantenimiento de la privacidad y la anonimidad

El cliente tiene la percepción de que siempre puede estar en contacto con tu empresa: una página web está abierta 24 horas al día, 365 días al año, 7 días a la semana.

Si una persona busca información, es muy probable que tu página web pueda proporcionársela y si, una vez recibida dicha información, el usuario queda satisfecho y recomendará la página web a otras personas.

En la web el usuario se siente libre y puede obtener información en el más absoluto anonimato.

Imagina ahora integrar en tu página web, un blog de empresa en el que expliques, de una vez por todas, cómo resolver un problema frecuente, dónde encontrar una pieza, a qué hora y dónde vas a organizar un evento y muchas otras cosas: el usuario, de forma autónoma, estará al tanto de la información que le has proporcionado una vez, sin tener que repetirla.

3. Capacidad persuasiva e imagen profesional

Una página web construida y diseñada por un profesional, optimizada para una máxima experiencia de usuario y acompañada de imágenes fotográficas a la altura, es capaz de tener un gran poder de persuasión.

Se han estudiado casos en los que el producto "A" (más caro, cualitativamente menos válido) era preferido al producto "B" (menos caro y con características superiores) por el simple hecho de que la página web donde se vendía "B" comunicaba una imagen más amateur, más casera y menos profesional que el sitio "A".

En el mundo de la web no es oro todo lo que reluce, pero si algo reluce es más probable que se venda. Aceptémoslo.

4. Perfiles de usuarios y ahorro en estudios de mercado

Sí, las tecnologías de la web 2.0 permiten perfilar y estudiar el comportamiento de los usuarios en tu página web, la interacción a través de los comentarios, los boletines y las consiguientes reacciones: por ejemplo, ¿sabías que puedes ver cuántos correos electrónicos que envías se abren? Y sabes que puedes estudiar a qué hora ocurre esto, qué títulos son más atractivos para el cliente tipo, etc.) te permiten ajustar como nunca antes, las necesidades del cliente, para conocerlo y satisfacer sus necesidades sin haber invertido excesivo tiempo y dinero.

5. No estar allí significa notar tu ausencia

Piénsalo: a estas alturas estamos acostumbrados a buscar algo en la red primero y no tener una página web significa, en una investigación preliminar, quedar completamente fuera.

Pero mira también desde otra perspectiva: ¿estás seguro de que, si alguien se entera de tu negocio por otros medios que no sean la web, no juzgará a tu empresa como profesionalmente anticuada, incluso "retrógrada" y diferente en el tiempo?

En resumen: hay que estar ahí, hay que tener una página web por al menos dos razones: la primera es porque un sitio web comunica profesionalidad, capacidad de estar al día, confianza y atención al cliente, y la segunda es porque tus competidores que ya tienen un sitio web no harán otra cosa que robarte clientes aprovechando tu ausencia en un escenario cada vez más vasto como el Internet.

6. Bajo coste en comparación con otros medios y actualización en tiempo real

Sí, decidir tener una página web puede parecer, a primera vista, una gran inversión.

Sin embargo, una página web garantiza una visibilidad que otros medios no permiten..

Además, si comparamos los costes de su realización y los de su mantenimiento, nos daremos cuenta de que podemos ahorrar dinero.

En definitiva: "¿por qué tener una página web?" es una pregunta que todo el mundo debería hacerse y a la que la respuesta correcta debería ser: porque es conveniente, porque me van a conocer, porque voy a aumentar exponencialmente mi público potencial, porque voy a comunicar la capacidad de actualización y de estar al día, porque voy a ser más profesional y, sobre todo, ¡porque los competidores están ahí y tú no puedes estar.

Actualizado el