Humedades, como prevenirlas y solucionarlas

asda

Las humedades suponen un grave problema para nuestro hogar. Su aparición puede dañar las paredes y techos deteriorándolas, provocan la aparición de hongos y bacterias, por lo que pueden afectar a nuestra salud, causando o agravando enfermedades respiratorias y alergias.

En este artículo te ayudamos a identificar los diferentes tipos de humedades y su mejor solución, ya que, si no se tratan de manera eficaz pueden reaparecer.

Detectar las humedades

Para tener un hogar sano, primeramente, es necesario localizar las humedades si sospechamos que las sufrimos para tratar de darle la solución adecuada.

Los signos que evidencian humedades son los siguientes:

  • Manchas grises, negras o moho: aparecen en cualquier lugar o superficie, principalmente en zonas húmedas y con poca ventilación.
  • Ácaros y hongos: la humedad crea un entorno favorable para la aparición de estos organismos.
  • Olores fuertes: el olor a humedad está provocado por el moho y los hongos, se da en lugares húmedos y mal ventilados, afectan a paredes, mobiliario y otras superficies de la estancia.
  • Desperfectos: La humedad en el ambiente puede provocar daños sobre objetos y superficies, como pintura desconchada, muebles de madera estropeados o con moho, metales oxidados, azulejos húmedos, manchas de salitre o eflorescencias, etc.
  • Problemas de salud: La presencia de humedades propicia la aparición de microorganismos y bacterias que pueden afectar a la salud. La humedad puede provocar o agravar enfermedades como las de las vías respiratorias, asma, alergias, hongos en la piel, reuma y otras enfermedades óseas, las personas más vulnerables son las que padecen problemas respiratorios y alergias, los niños y los ancianos.

Clasificación de las humedades

Es necesario detectar qué tipo de humedad nos afecta y buscar su origen para su correcto tratamiento y eliminación, de lo contrario, si no se encuentra la solución óptima, volverá a aparecer con el tiempo en el mismo lugar.

Cada tipología de humedad requiere una solución diferente, por lo que detectar la clase de humedad es muy importante. Existen diferentes tipos de humedades que pueden afectar al hogar:

Humedades accidentales

Son provocadas por roturas en las instalaciones de fontanería, por elementos que portan agua como las tuberías son fáciles de identificar y localizar el lugar de la rotura, ya que, el agua o la humedad surge de forma concentrada, puntual y localizada en un punto concreto, además, también se pueden formar goteras en el techo.

Se soluciona reparando la rotura interna y realizando un mantenimiento periódico de la vivienda.

Humedades por filtración

Se produce por la entrada de agua del exterior que se filtra dentro del hogar a través de huecos, grietas o elementos porosos. Ocurre de forma muy lenta y pasa bastante tiempo hasta que se observa la humedad, que suele ocasionar manchas en las paredes de la vivienda, o provocar daños más graves, como desprendimientos. Hay veces que el origen puede estar alejado de donde han aparecido las manchas de humedad, dificultando su localización.

Las filtraciones pueden ocurrir por diversas situaciones, como goteras causadas por lluvias, fugas en las tuberías, ausencia o mala impermeabilización de fachadas, sótanos o garajes, deterioro de las juntas en el baño, etc.

Las humedades por filtraciones se pueden prevenir con una buena impermeabilización de las fachadas, los suelos y las cubiertas, y realizar un mantenimiento periódico de la vivienda. Si ya se ha producido la filtración, es necesario localizar el sitio por el que entra el agua y proceder a su repararlo.

Humedades por capilaridad

Se producen cuando el agua del subsuelo asciende y entra en contacto con los muros de la vivienda, y se va filtrando por ellos hacia su interior. Suele ocurrir en terrenos muy húmedos con cimientos mal aislados.

Estas humedades se identifican mediante la aparición de manchas, salitre y moho en las paredes, pintura y revestimientos que caen, problemas en la instalación eléctrica, cimientos y muros debilitados, superficies húmedas (mobiliario, textil del hogar…),

Ocurre principalmente en sótanos y garajes o en viviendas de planta baja, aunque también pueden ascender a plantas superiores por el interior de los muros dañando el mortero, el hormigón, los ladrillos o cualquier otro material de construcción. Su aumento y avance es lento.

La solución dependerá de la gravedad del problema, pero lo más eficaz es invertir en una buena impermeabilización y aislamiento, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda o en todo el perímetro del edificio, en la zona que está en contacto con el terreno, partiendo de los cimientos. Si el problema es más grave, será necesario excavar hasta llegar a la humedad y colocar barreras impermeables o poner en marcha un sistema de drenaje.

Humedades por condensación

Son las más frecuentes. Ocurren por la alta humedad ambiental y el vapor de agua existente en el aire que entra en contacto con una superficie muy fría (paredes, ventanas o azulejos), convirtiéndose en gotas de agua que se van acumulando hasta crear una humedad. Se evidencia un exceso de vapor de agua en ventanas, manchas de moho en las paredes, espejos empañados, o formación de pequeños charcos. Si han aparecido manchas en paredes o superficies, se pueden eliminar aplicando un limpiador antimoho y posteriormente pintar con pintura anticondensación.

Este tipo de humedad es fácil de solucionar e incluso se puede evitar fácilmente, tan sólo con ventilar nuestro hogar diariamente abriendo las ventanas unos minutos al día sería suficiente para prevenirla, el objetivo de esta medida es renovar el aire, si el problema es más grave sería conveniente la instalación de un sistema de ventilación mecánica controlada.

Por otro lado, para prevenir las humedades por condensación es conveniente disponer de buen aislamiento en las paredes de la vivienda que den al exterior para evitar que haya una diferencia térmica excesiva entre el interior y el exterior e instalar ventanas que también tengan buen aislamiento.

Prevenir las humedades y los problemas que ocasiona

Las humedades ocasionan múltiples problemas en el hogar, a nivel de estética, como desperfectos, deterioro, manchas y malos olores. También puede causar o agravar diversos problemas de salud y, a nivel económico, su reparación ocasiona un coste añadido.

Por lo que nos parece muy importante apostar por su prevención, como disponer de una buena ventilación diaria en todas las estancias de casa, para que haya una buena renovación y circulación del aire; invertir en un buen aislamiento tanto interior como exterior en fachadas, suelos, cubiertas y ventanas; utilizar deshumidificadores en zonas donde haya exceso de humedad ambiental, y utilizar extractores en cocinas y baños, y no tender la ropa húmeda dentro de casa.

Es necesario contar con el asesoramiento de expertos, como www.arquitodoestudio.com, donde nos ayudarán a identificar y reparar de la forma más eficaz los problemas que pueda generar la humedad en nuestro hogar.

Actualizado el