Se encuentra usted aquí

Garoña queda exenta de pagar el impuesto nuclear

El Gobierno aprobó un tributo para gravar el combustible nuclear, que entró en vigor el 1 de enero de este año, donde también se veían gravados los residuos que resultan de la producción de energía eléctrica en las centrales. El problema es que este nuevo tributo no gravaría desde el 1 de enero sino desde la última recarga de las centrales nucleares.

Las compañías Endesa e Iberdrola que controlan Nuclenor, compañía propietaria de Garoña, decidieron que sería mejor extraer las barras de combustible sin gastar para después introducirlas cuando entrara en vigor el nuevo tributo. El problema es que la ley contemplaba que todo metal pesado que estuviera contenido en el combustible, debía grabarse en el momento de su extracción, suponiendo un coste para la central nuclear.

Las compañías eléctricas consideraban esta medida con carácter retroactivo, algo que supondría para Garoña pagar el combustible gastado hace más de dos años, ya que lleva parada desde el año pasado. Sin embargo, el Partido Popular ha introducido una nueva enmienda dentro de la ley de fiscalidad medioambiental, que consigue solucionar este inconveniente.

Ley de fiscalidad medioambiental

Por lo tanto, el primer ciclo que se grabará será a partir del 1 de enero de 2013 y cubrirá los ciclos de operación entre una recarga y otra. Así, se exime a Garoña de tener que pagar este impuesto, ya que su reactor no contenía combustible durante la fecha de entrada en vigor del tributo. La central nuclear solo tendrá que pagar cuando comience a funcionar nuevamente.

El Gobierno impone también un cálculo aritmético que se basa en multiplicar los kilos de metal de los elementos extraídos por los días que han transcurrido desde el 1 de enero. Es la única forma que ha encontrado el Gobierno para medir la irradiación de las barras, hecho que también exime a Garoña y que no tendrá que pagar por ello.

Todo esto ha sido posible gracias a la enmienda que se ha aprobado en la ley de fiscalidad medioambiental. Ésta se ha compuesto de 17 enmiendas después de ser debatida durante una semana en el Congreso y siendo remitida al Senado para que comience su tramitación cuanto antes.

Entre el resto de enmiendas que se encuentran recogidas dentro de esta ley de fiscalidad medioambiental, se puede encontrar las sanciones para los barcos que empleen combustibles que no estén permitidos, también la exención a determinados sectores industriales del 85% del impuesto de electricidad y contempla cambios en las deducciones del impuesto de sociedades.

Mientras tanto, Iberdrola anunció que recargará por decimonovena vez el combustible de Cofrantes, invirtiendo 21 millones y sustituyendo 256 elementos del combustible. Además, se realizarán más de 14.000 trabajos que ya están programados. Por ello, la compañía eléctrica ha contratado a 1.200 profesionales, la mitad cerca de Cofrantes y que realizaran las tareas requeridas.