Gánale espacio a una cocina pequeña

adsasd

No podemos agregar centímetros a su cocina, pero tal vez estos consejos lo ayuden a liberar espacio y usar cada rincón de la casa

En los últimos meses la cocina se ha convertido en el centro neurálgico de todos los hogares. Lo que solía ser un lugar de solo comida se ha convertido en la base de trabajo para cualquier familia, ya que nos hemos trasladado al teletrabajo o al estudio cerca de la estufa. Cada vez son más las propuestas de cocinas abiertas o multifuncionales en el salón o el comedor en las que se pueden integrar varios hábitos.

 

Como dice Joan Roca, “la cocina es un lugar para divertirse, un espacio lúdico para jugar e interpretar”, y para ello tiene que ser un lugar armónico que comunique y fomente esta interpretación.

 

Sin embargo, debido a su concepción en las últimas décadas, siempre nos hemos inclinado hacia espacios más reducidos y reducidos, que en la mayoría de los casos no eran para nada funcionales. Entonces, si no quieres involucrarte en reformas o simplemente no puedes ganar los centímetros que deseas, te dejamos 5 trucos para ayudarte a lograr la amplitud que tanto anhelamos.

Almacenamiento de energía

Toda cocina utiliza la mayor parte de sus muebles para almacenamiento. También teniendo en cuenta que esto es "pequeño" es necesario maximizarlo ya que cada pulgada cuenta. Una buena organización de la cocina es fundamental para ahorrar espacio. Con esto no nos referimos solo a cajones o alacenas, hoy en día existen muchos módulos de almacenaje específicos para la decoración interior de muebles.

 

El uso de elementos de almacenaje en el interior del mueble también nos ayuda a conseguir un espacio diáfano libre de elementos visualmente perturbadores y así conseguir una cocina ordenada.

 

Reducir distancias

La actividad de la cocina suele centrarse en el triángulo de actividad, que consta de la zona de cocción, la zona de lavado y la zona fría. Cuanto menor sea la distancia entre estos tres puntos, menor será el desplazamiento y la optimización de las tareas. Esta cercanía, a su vez, crea una sensación concentrada de trabajo que favorece la distribución del espacio y promueve la sensación de espacio. Para ello lo mejor es distribuir la cocina en forma de L o U, que realza el espacio exponiendo el centro.

 

Más iluminación

Lo mejor sería una buena iluminación natural. Una cocina con grandes ventanales crece sola. Si esto no es posible, podemos recurrir a los sistemas de iluminación en cualquier momento. La sensación de amplitud se nota de inmediato: tiras de LED debajo de los armarios, lámparas, plafones ... todo es pequeño si quieres agrandar el espacio.

 

Si, además de la luz, elegimos cocinas con superficies de alto brillo o tonos neutros o blancos, este espacio se llenará de luz y nuestra cocina parecerá infinita.

 

El triunfo del minimalismo

Este triunfo se consigue en parte gracias al almacenaje. Al vaciar la habitación de elementos, la cocina gana en tamaño. Las líneas claras y sobrias, también en colores claros, nos permiten ganar espacio ópticamente. Detalles como las asas integradas pueden ayudarnos a reducir este peso de los elementos y liberar espacio. Cuanto menos contaminado está el medio ambiente, más grande parece nuestra cocina.

Dado que las líneas simples predominan en las cocinas pequeñas, es preferible terminar los azulejos o revestimientos con acentos decorativos, cerámica, laminado, vinílico, liso, con brillo, efecto mosaico, piedra, madera, mármol o cemento. Si también ha optado por muebles claros o neutros, puede utilizar la nota de color.

 

El mobiliario se puede elegir en todos sus formatos. Lo ideal es buscar algún contraste entre el mueble y la encimera para crear la sensación de ruptura en la habitación. A cambio, las encimeras resistentes y repelentes a la suciedad van ganando terreno. Con una gran variedad de colores y superficies muy transparentes, son más duraderas y fáciles de cuidar y dan a la cocina un aspecto impecable.

 

Actualizado el