Formas de ahorrar en casa en verano

sv

Ahorrar en nuestras facturas y combatir las altas temperaturas del exterior dentro de nuestro hogar es posible siguiendo varios pasos. Para mantener la climatización adecuada dentro de nuestro domicilio debemos.

Usar ventiladores

Los ventiladores refrescan la vivienda considerablemente. Gracias al uso de esta aparatología podremos mantener nuestra vivienda fresca durante la temporada de calor, además, de ser una forma económica para que no aumenten nuestras facturas. El uso excesivo del aire acondicionado en cambio sí puede verse reflejado en las facturas.

Toldos y persianas

Se deben mantener los toldos y persianas cerradas durante las horas que la radiación solar es mayor, así no se sobrecalienta el interior de la vivienda.

Abrir ventanas

Otra alternativa es abrir las ventanas para que haya corrientes de aire a primera hora de la mañana y a última hora de la noche. Es importante que esta acción se realice en las horas adecuadas para evitar que entre el calor del exterior.

Aislar ventanas y la vivienda

Aislar la vivienda reduce el consumo de energía y un ahorro en las facturas eléctricas. Además, gracias al aislamiento de la vivienda se obtiene mayor confort térmico tanto en verano como en invierno.

Desconecta los aparatos

Los aparatos electrónicos que están mucho tiempo encendidos se sobrecalientan, calentando la habitación donde te encuentras. Por ello, además de que apagar los aparatos eléctricos que no estés utilizando supone un ahorro en las facturas, también supone mayor confort térmico en la vivienda.

Utiliza la ropa adecuada

Utiliza ropa fresca, no bajes la temperatura del aire acondicionado y te tapes con una manta porque tienes frío. Adapta tanto la ropa como la temperatura de tu hogar.

Temperatura del agua

Bajar la temperatura del calentador supone un ahorro en las facturas. Las duchas en verano por lo general suelen ser con agua más templada. Cuando vuelva el invierno y las duchas tengan que ser con el agua más caliente podrás regular de nuevo la temperatura del calentador.

Lava con agua fría

Utilizar la lavadora con agua fría también supone una reducción en las facturas. Además, tiende al aire libre en verano y evita por completo la secadora. El calor del exterior seca la ropa muy rápidamente y es gratis.

Utiliza regletas

Con el uso de regletas desconectar los electrodomésticos es muy sencillo. El consumo de energía será menor si empleamos esta función.

Reduce el uso del horno

El horno necesita mucha energía para calentar, además del gasto de energía que supone, aumentará la temperatura de la casa.

Aprovecha la luz natural

En verano, los días son más largos, por lo que puedes utilizar la luz natural lo máximo posible sin necesidad de encender las bombillas de tu hogar.

Adapta tu tarifa electrica

Adapta el uso de los electrodomésticos en los periodos que la energía sea más económica. Contactar con un asesor energético o con tu compañía eléctrica, te ayudará a reducir las facturas de electricidad.

Concentra la climatización

Concretar la climatización en las zonas que mayor uso conlleva a un ahorro energético considerable. Cierra las puertas de aquellas zonas que no uses tanto y mantén climatizadas las zonas que uses para obtener mayor confort.

Actualizado el