Créditos rápidos en el acto

Crédito rápido

Está claro que la situación económica derivada del estado de alarma ha dejado a mucha gente en una situación vulnerable. El hecho de que, incluso, muchos ERTE aún no se haya pagado, deja a las personas con cierta necesidad de liquidez, hasta que todo se solucione.

En este sentido, los créditos rápidos se convierte en una solución de emergencia rápida y cómodo para poder acometer los gastos que tenemos ahora mismo.

Créditos rápidos, a un click de distancia

Un crédito es una una operación financiera en cual una persona, denominada acreedor, realiza un préstamo por una cantidad determinada de dinero a otra persona, denominada deudor. Éste último adquiere un compromiso para devolver la cantidad solicitada (además del pago de los intereses devengados, seguros y costos asociados si los hubiere) en el tiempo o plazo definido según las condiciones del préstamo.

Para poder solicitar un crédito rápido sin papeleos simplemente debes rellenar una serie de datos a través de una solicitud online. Los datos que incorpores serán evaluados mediante una serie de sistemas automáticos que tardan un corto espacio de tiempo en emitir una respuesta de aprobación o rechazo.

Los datos que incorpores a estas solicitudes siempre están debidamente protegidos y seguros.

Si tu solicitud es aceptada, la empresa crediticia te enviará el dinero directamente a la cuenta bancaria elegida, el cual podrás devolver en cómodos plazos.

Existen empresas, como Credit & Go, que ejercen de intermediarios ofreciendo préstamos rápidos online en tiempo récord de multitud de financieras y bancos en España.

Antes de solicitar alguno de sus créditos al instante es recomendable comparar los diferentes préstamos rápidos que ofrecen las entidades financieras con las que colaboran, para elegir el que mejor cumpla con tus necesidades.

Elegir un crédito rápido

Para elegir el crédito que más te convenga debes tener muy presentes cuáles son tus necesidades actuales, así como cuál te ofrece la mejor condición de pago y plazos.

Después de esto, es importante tener en cuenta cuánto tardan en contestar o la facilidad de solicitud. Si te ha surgido un problema económico urgente pero no muy grave, puedes centrarte en un minicrédito.

Por último, pero no menos importante, hay que tener en cuenta la cantidad de dinero que necesitas, puesto que hay créditos que tiene un máximo de dinero, por lo que puede que no se adapten a tus necesidades.

Devolución del crédito

El número de plazos o tiempo de repago (devolución) depende de varios factores, sin embargo, eres tú mismo, en el momento de la solicitud, el que elige la cantidad de dinero y cómo devolverlo.

En ocasiones, se puede solicitar una ampliación del tiempo de devolución. La aprobación de la solicitud para la ampliación del período de devolución del préstamo dependerá por completo de la empresa que te haya concedido el crédito.

En el caso de que la solicitud sea aprobada, se deberá pagar una tasa adicional. Por lo general, la extensión del período de préstamo es de 7, 14 o 30 días, en algunos casos hasta de 45 días. Todo lo que necesites saber acerca de dicha solicitud te será enviada por aquella empresa que te haya concedido el crédito a través de un correo electrónico o un mensaje de texto.

Tras el período de extensión de devolución del crédito, se debe pagar la cantidad total del préstamo más la tasa por la extensión de devolución mediante transferencia bancaria a la cuenta del acreedor.

En el caso de incumplimiento de pago, existen multas por demora cuyo importe promedio suele ser de, al menos, el 1,00% de la cantidad diaria total de la deuda pendiente.

Si no se cumplen las obligaciones contraídas con la empresa crediticia, los datos del usuario pueden incluirse en ASNEF y/o en cualquier otra base de datos de morosos. Este hecho puede conllevar problemas a la hora de solicitar otro crédito o, simplemente, contratar una tarifa de energía o comprarte un coche.

Actualizado el