Beneficios del comercio por Internet en tu empresa tras la COVID-19

Comercio

El comercio por Internet, también conocido como e-commerce, se ha convertido en la gran aliada de las empresas para la venta online de productos y servicios durante el confinamiento por la expansión de la Covid-19. Tanto los comercios como los clientes se han visto beneficiados de esta forma de comprar, ya que los locales no han perdido dinero y los usuario tampoco se han privado de adquirir todo tipo de bienes.

Se estima que el impacto del coronavirus ha aumentado el comercio online en un 62%. Los negocios han podido sobrevivir a casi tres meses de cuarentena a base de envíos por correo tras decretarse el estado de alarma en medio planeta y, con ello, el cese de la actividad económica. Y con la nueva normalidad parece que la tendencia va a seguir en las mismas para evitar aglomeraciones en las tiendas.

El comercio online se ve en la obligación de enfocar sus estrategias de marketing a la nueva forma de comprar y vender que va a persistir hasta que se normalice la situación de la pandemia. Las ventajas del e-commerce van a favorecer las condiciones sanitarias de los trabajadores y clientes a la hora de superar el miedo a salir a la calle. Por eso es importar empezar a trabajar en el SEO de la página web de la tienda y habilitar los servicios de envíos a domicilio.

Las grandes ventajas del comercio online tras la Covid-19

La “nueva realidad” parece que va a precisar de las compras por Internet para seguir manteniendo el ritmo de ventas, debido a las restricciones sanitarias y de seguridad interpuestas para evitar los posibles contagios y frenar entre todos el virus. Es por esta razón que ofrece una serie de aspectos positivos como:

  • Contribuye a dimensionar y dar a conocer el negocio, ya que si se trata de un comercio local es posible que por razones geográficas sea conocido por el barrio. Con e-commerce podría aumentar el número de clientes y romper las fronteras de alcance y prospección tanto nacional como internacional.
  • Reduce una larga lista de costes: mantener una tienda física puede suponer un derroche de dinero que en ocasiones no se puede permitir: alquiler del local, pago de facturas eléctricas, etc. Los precios pueden llegar a ser más competitivos si el propietario deja de tener limitaciones.
  • Mantiene el flujo constante de comercio, pues los usuarios pueden realizar sus compras las 24 horas del día. De hecho, la gran ventaja competitiva es que los clientes se pueden conectar en cualquier momento, porque una tienda física tiene un horario específico. Si bien es cierto que una vez se compra se tiene en mano al momento, online suele tardar entre 2 y 3 días en llegar el pedido a la dirección asignada. Y en situaciones como la pandemia que recientemente ha vivido el mundo, supone una manera muy útil de salvar el comercio.
  • Potencial de crecimiento: el negocio puede llegar a tener importancia en otros países sin la necesidad de invertir ni desplazarse a cualquier país. Se trata de ofrecer una necesidad que poca gente sea capaz de ofrecer. Esto puede suponer una gran inversión.
  • Incrementa las venta en stock: el comercio online se puede consagrar como la alternativa más eficaz para vender los productos perecederos. En una tienda local o de barrio podrían no interesar, pero por Internet, como toda persona con conexión a Internet puede entrar a la página web y ver las ofertas, se podría conseguir más clientes. Se evitan así los cierres forzosos de locales o el desperdicio de productos.
Actualizado el