Por qué no debes cambiar divisas en el aeropuerto

Casa

Las casas de cambio junto con los bancos son los lugares donde los viajeros que salen de un país o llegan a él, pueden cambiar su moneda local por otra moneda extranjera y viceversa. Las casas de cambio más grandes han ido haciéndose con el servicio de cambio de divisas en el aeropuerto de Madrid, Barcelona, Málaga, etc. frente a los bancos. Pero las exigencias económicas de AENA, el gestor de aeropuertos español, hacen cada vez más caro el servicio, que, salvo urgencia inevitable, no es aconsejable utilizar.

Casas de cambio

Las casas de cambio son empresas autorizadas por el Banco de España para hacer cambios de divisas (o más propiamente hablando, cambio de moneda). Para operar como casa de cambio se necesita estar inscrito en un Registro oficial, adoptar medidas para evitar el blanqueo de capitales y tener profesionales reputados a su frente. Hay casas de cambio autorizadas para vender y comprar divisas y otras que sólo están autorizadas para comprar divisas a cambio de euros.

Dentro del primer grupo, hay casas de cambio (Global Exchange, Exact Change, etc.) con estructuras de personal y medios grandes que se especializan en la venta de divisas en aeropuertos y estaciones de tren. Tienen pulmón financiero para gestionar el servicio de cambio de divisas de un aeropuerto como el de Madrid (más de 60 millones de pasajeros anuales en 2019) o Barcelona (más de 50 millones).

Ventajas del cambio en el aeropuerto

Cambiar divisas en el aeropuerto tiene varias ventajas. La primera es la seguridad ya que disponen de oficinas de cambio tanto en la zona de acceso libre como en la zona de pasajeros, tras el control de pasaportes. Ahora bien, en países como España, esta no es una ventaja competitiva como para descartar el cambio en el centro de una ciudad turística, ya que hay mucha seguridad.

Otra ventaja es la variedad de divisas que encuentras disponible. Estas casas de cambio suelen manejar entre 70 y 80 divisas. Tantas como nacionalidades de viajeros transitan por ese aeropuerto.

El funcionamiento del servicio es sencillo: la casa de cambio compra divisas de todo tipo a viajeros que llegan a España y necesitan euros. Gracias a eso dispone de un stock de divisas variado para vendérselo a españoles y residentes en nuestro país que viajan a esos mismos países por turismo o por negocios. O se los vende a los propios turistas si les sobran euros a su vuelta a casa. Por ambas operaciones, te cobran márgenes, con lo cual, el negocio está bien servido: ingresan dos veces por rotar el mismo producto.

La última ventaja es la inmediatez a la salida de un viaje y los horarios amplios de atención al público. Si no te acordaste de cambiar divisas, siempre puedes recurrir al aeropuerto, a cualquier hora del día. Es decir, que por el interés que les trae, estos negocios están abiertos siempre que haya vuelos con potenciales viajeros clientes.

Pero, como ahora se explica, este olvido de dejarlo todo para el final te puede costar muy caro.

Inconvenientes

El principal inconveniente del cambio en el aeropuerto es el tipo de cambio que te aplicarán. Y, a veces, incluso puede que te añadan una comisión variable adicional.

En Madrid y Barcelona no te cobran comisión en el aeropuerto. Esto se anuncia con rótulos luminosos donde se puede leer, “No commission”. Pero ojo, porque los tipos de cambio que te aplican cuando compras dólares, libras, pesos, coronas, dinares, dírhams, etc., son muy malos. Es decir, que la casa de cambio te vende esa divisa con márgenes muy elevados. Mucho peores de los que te aplicarán en una casa de cambio en tu ciudad o con envío de divisas a domicilio. Y lo mismo aplica cuando tienes dólares, libras, etc. y los cambias por euros.

Un cambio de 1000 euros a dólares hoy, puede suponer recibir a cambio 938 dólares en el aeropuerto (Global Exchange Barcelona) o 1.152 dólares con Eurochange (datos obtenidos de la web de Global Exchange y del comparador de divisas Cambiator.es). La diferencia entre la peor y la mejor opción se llama 214 dólares de más o de menos según dónde cambies.

¿Cómo se reparte este beneficio que nos cobra la casa de cambio del aeropuerto? Pues se lo reparten entre la casa de cambio y el gestor del aeropuerto, que valora más obtener altos ingresos del tráfico de sus instalaciones sobre el precio abusivo que nos cobran a los viajeros.

Esto explica que en los aeropuertos de los países más desarrollados del mundo (Estados Unidos, Australia, Reino Unido, etc.) se haya dejado de cambiar frente a la posibilidad de la compra online de divisas.

Cómo cambiar divisas con inteligencia

Si quieres obtener mucha más divisas por los mismos euros siempre es aconsejable unos 7 días antes de salir de viaje hacer una comparativa de precios de cambio entre bancos y casas de cambio.

Si en tu ciudad no hay casas de cambio (las hay en ciudades turísticas como Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia, Málaga, Sevilla, Palma, etc.) puedes pedir tranquilamente online la divisa y recibirla donde quieras en 48 a 72 horas.

Recurrir a un comparador de cambio de divisas en distintas casas de cambio, bancos y el aeropuerto es una opción inteligente.

Actualizado el