España, un modelo agotado

adasd

Mientras en el resto de los países avanzados se han sucedido cambios en sus modelos político-económicos para hacerse cada vez más fuertes y competitivos tanto a nivel interno como global, en España conservamos prácticamente las mismas estructuras pre constitucionales y continuamos mirando hacia atrás, quedándonos paulatinamente rezagados respecto al pelotón de cabeza mundial (G10).

La política energética y medioambiental no es diferente y mientras cada país vela por sus intereses y soberanía energética, España es cada vez más dependiente energéticamente de terceros países lo que explica, junto con los elevadísimos impuestos, el disparatado coste de la energía tanto a nivel electricidad (dependiente del gas) como a nivel combustibles (dependientes del petróleo), lastrando de paso nuestra competitividad, puesto que la energía es fundamental para fabricar y transportar cualquier clase de producto.

En definitiva, que la actual España, arruinada y maltrecha, está viviendo los estertores de un modelo político-económico agotado -más que de una crisis económica, podemos hablar de una crisis sistémica- con el que será imposible seguir avanzando para el conjunto de la ciudadanía, por lo que sólo queda reinventarnos si queremos evitar el riesgo de implosión que cada día amenaza a nuestro país, empezando por unas administraciones carísimas y cuyo funcionamiento deja bastante que desear, amparadas por una clase política que se alimenta de las mismas mientras da la espalda a la sociedad civil que, al final, es la pagana de todo.

El problema de fondo está en el modelo político que, si bien pudo tener sentido para lograr una transición pacífica desde la dictadura a la democracia, ya no responde ni a las necesidades ni a los anhelos de prosperidad y libertad que poco a poco se van viendo en una España que quiere salir adelante pero que no puede hacerlo encorsetada en un modelo rígido y trasnochado. Esas viejas estructuras políticas, económicas y energéticas sólo generan ventajas para sus miembros dejando al margen a una sociedad civil que constituye el auténtico motor de una España que debe primero recuperar y potenciar una democracia más directa y más representativa, y por lo tanto más libre y más ágil, reformando de una manera profunda y global todo el sistema para permitir que la sociedad civil para pueda trabajar en un entorno más libre y jurídicamente seguro para así ganar juntos el futuro que, sin duda, nos merecemos.

En este sentido, quiero destacar el ensayo “Otra Idea de España”, publicado en la editorial Círculo Rojo (ISBN 978-84-1363-511-8, https://editorialcirculorojo.com/otra-idea-de-espana/), en el que se pone un ejemplo de cómo cambiar todas las estructuras del país de un modo democrático y pacífico para sentar unas nuevas bases de modernidad y prosperidad para los próximos 200 años. Sólo tenemos que creérnoslo y entonces, estoy seguro, de que se abrirán los cauces políticos para hacerlo posible.

Mario González Casado

https://mautikoabogados.com/

Actualizado el