Las ventajas que genera la vuelta de las subastas de renovables

Subastas

Durante esta semana se produjo la primera subasta en energía renovable. En un giro estructural en el sector energético, el Consejo de Ministros aprobó un anteproyecto de Ley que pretende sacar del recibo eléctrico el coste de las primas a las energías renovables para abaratar la parte fija de la factura eléctrica.

Este coste asciende a unos siete mil millones de euros anuales, correspondientes a las inversiones que se realizaron en la primera década de siglo al calor de los incentivos públicos. Siguiendo la estela de otros países que ya han implementado este sistema con anterioridad, como Japón, el objetivo del Ministerio de Transición Ecológica es que la factura de electricidad se vea reducida hasta en un 13%, haciendo la electricidad más competitiva frente al resto de combustibles, que contaminan más.

El problema mayor es quién se hará cargo de esos pagos. El anteproyecto prevé la creación de un Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) que se nutrirá de aportaciones de empresas de energía según sus ventas de electricidad, gas y otros combustibles. Según un primer cálculo, el coste inicial recaerá sobre unas mil compañías.

Dichas empresas podrán trasladar dicho nuevo coste a sus usuarios, aunque fuentes de Transición Ecológica explican que esto dependerá del mercado en el que operen y de su nivel de competencia.

En todo caso, el cambio implica repartir un coste que ahora mismo sufren solo los consumidores eléctricos entre el conjunto de los consumidores energéticos. Es decir, una consecuencia será que subirá el precio de los combustibles para automoción.También subirá el precio de la electricidad en el mercado libre según lo que decida cada empresa, mientras que el Gobierno revisará al alza el margen de las comercializadoras que suministran el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), la tarifa del mercado regulado.

El cambio llevaba tiempo siendo reclamado de manera insistente por las eléctricas durante los últimos años, que veían este cargo como una especie de impuesto que condenaba al país a sufrir uno de los recibos más caros de Europa. No obstante, estas pedían que fuera trasladado a los Presupuestos Generales del Estado al entender que se trataba de una política pública de apuesta por las renovables.

El cambio pretende también blindar la sostenibilidad financiera del sector eléctrico, que ha vuelto a sufrir un déficit de ingresos en los últimos años

Primera subasta renovable para facilitar la acción climática y reducir la factura eléctrica

El pasado 26 de enero se llevó a cabo la primera subasta renovable. Se adjudicaron 3.034 MW a precios por debajo del mercado: un 43% inferior a la estimación de precios a largo plazo. las sucesivas convocatorias

A la subasta acudieron 84 agentes que ofertaron por 9.700 MW (más de 3 veces la potencia subastada), reflejo del gran interés por las renovables en España y lo atractivo del nuevo marco normativo.

Actualizado el