Peligros de las calderas a temperaturas extremas

afsdgb

La caldera es un elemento importante para alcanzar la temperatura ideal en el agua y en toda la casa en la estación fría. Sin ellos, no podríamos tener la comodidad necesaria en el hogar. Son uno de los elementos más utilizados, especialmente en lugares fríos o invernales. Mediante una buena asistencia y mantenimiento, podemos conseguir un uso más eficaz.

Sí, la caldera puede funcionar mal en temperaturas extremadamente frías. Si bien son casos aislados, a menudo hay una serie de factores que conducen a fallas graves de la caldera, y tales fallas rara vez ocurren en nuestro país. No obstante, al menos es interesante que nos demos cuenta de que esto puede detectar todas las operaciones que podemos realizar para evitar fallas graves de la caldera en el severo invierno.

Una de las causas más comunes ocurre en las casas donde el sistema hidráulico de la caldera o parte de él está funcionando al aire libre, incluso cuando la caldera está ubicada en la zona menos aislada, porque temperaturas extremadamente bajas pueden congelar el sistema hidráulico o la propia caldera.

Recomendaciones básicas para mantener la caldera a temperaturas extremas

Si la temperatura desciende bruscamente, en lugar de gradualmente, esto es lo que ha sucedido en los últimos años ¿Cómo podemos mantener la caldera en buenas condiciones de funcionamiento sin fallar? En Climatimadrid te brindamos el asesoramiento necesario.

  • Calentamiento continuo: cuando la temperatura desciende repentinamente, la tubería de condensado se congelará. Esto se puede evitar aislando la tubería o calentándose continuamente a la menor potencia posible sin comprometer la comodidad.
  • Vaciar el radiador: Si observamos que una vez encendido el dispositivo de calefacción no se puede calentar con normalidad, puede deberse a la acumulación de aire en el interior del sistema hidráulico. Una forma de liberar este aire es drenar el radiador. Apague el calentador, espere a que baje la temperatura del sistema y use un destornillador para abrir la válvula de liberación de aire. Después de realizar estos pasos, el sistema puede perder presión, vaya a la caldera y observe la presión en el circuito. Si la presión es baja, abra la válvula de agua de la caldera (grifo) durante unos segundos para aumentar la presión. Luego encienda el calentador para verificar si el sistema se está calentando correctamente. Si el radiador aún no se calienta después de la limpieza, comuníquese con los profesionales técnicos de mantenimiento.
  • Mantenimiento siempre a punto: sin importar el tipo de caldera y su potencia, ya sea una casa grande, un loft o un piso pequeño. El mantenimiento anual de la caldera es fundamental para evitar de antemano los problemas más habituales.


Es necesario un mantenimiento adecuado para optimizar la eficiencia de la caldera

Actualizado el