Instalaciones de autoconsumo fotovoltaico

Placas

En la actualidad la gente cada vez se pasa más a la energía renovable a nivel de vivienda. Dentro de los sistemas de energía renovable domésticos destacan las instalaciones de autoconsumo fotovoltaica.

¿Qué es el autoconsumo?

El autoconsumo se define como el uso de energía generada por una instalación para el consumo propio. En el caso de una instalación de energía solar fotovoltaica, los paneles solares son capaces de transformar la radiación solar en electricidad.

Instalación de placas solares para autoconsumo

Una instalación de autoconsumo posee diferentes elementos como las placas solares, cableado y un inversor solar.

Los paneles solares son los que captan la radiación solar y generan energía, el inversor fotovoltaico transforma la energía eléctrica continua en corriente alterna para que se pueda usar a nivel doméstico.

Este tipo de instalaciones se dividen en instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo conectadas a la red o instalaciones aisladas.

Aislada

Están conectadas con el interior de una red de consumo individual o compartida pero que no tienen una conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución general.

Al no estar conectadas, son necesarias baterías para poder tener suministro durante todo el día.

Este tipo de instalaciones se suelen usar para viviendas que están aisladas de la red.

Conectadas

Este tipo se encuentran conectadas a la red por lo que no se necesitan baterías, a no ser que queramos consumir más energía de la que se produce al momento.

Otra parte positiva de mantenerse conectado a la red general es que puedes obtener un descuento en tu factura vendiéndole a tu comercializadora eléctrica el excedente de energía que generas pero no gastas.

Legislación actual sobre autoconsumo en España

Esta modalidad está regulada por el Real Decreto 900/2015, normativa a través de la cual se regularizan las condiciones administrativas, eléctricas y económicas de las distintas modalidades de suministro de energía eléctrica y de producción.

Existen dos modalidades.

Modalidad 1

Se trata de una instalación de autoconsumo destinada al consumo propio, conectada en el interior del punto de suministro del consumidor, y que no esté dada de alta como instalación de producción en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica. Asimismo, este tipo de instalaciones fotovoltaicas también las podemos dividir en dos subtipos.

Modalidad 2

Se trata de instalaciones solares de autoconsumo destinadas al consumo propio y que a su vez realizan venta a red del excedente de energía generada y que se encuentran inscritas en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica (RIPRE). En esta modalidad existirán dos sujetos, el consumidor y el productor.

Actualizado el