Estudios sobre mejoras en la eficiencia energética

Mejoras

La reducción del consumo energético en el hogar, contribuye a la mejora del medio ambiente, con el uso de tecnología que permite abastecer a la vivienda de agua caliente sanitaria, calefacción, luz y electricidad, en definitiva, suministros básicos para vivir.

La eficiencia energética es un concepto que en los últimos años ha cobrado mucha fuerza, pues las autoridades europeas y mundiales han llevado a cabo planes para mitigar las consecuencias en el medioambiente tras décadas de sobreexplotación y uso a gran escala de combustibles fósiles como el petróleo.

Un ejemplo de política por la defensa del planeta son los Certificados de Eficiencia Energética (CEE), obligatorios desde 2013 en España para todos los inmuebles (pisos, viviendas unifamiliares, locales comerciales y oficinas). Este documento obligatorio, sirve a las partes interesadas para conocer el nivel de eficiencia de un inmueble, con el objetivo de determinar cuánta energía consume y, en consecuencia, el desembolso que podrían acarrear los suministros del inmueble.

El CEE se expide, con la previa realización de un estudio de eficiencia energética por parte de un profesional experto habilitado en la materia. Tras examinar el inmueble, ya sea mediante videoperitaje o presencialmente, el técnico certifica un valor de eficiencia.

Las etiquetas de eficiencia energética se otorgan en base a una escala, en la que la letra A determina la máxima eficiencia energético, menor consumo eléctrico, mayor ahorro en las facturas de suministros. En este sentido, esta calificación también servirá a los propietarios para realizar mejoras en la eficiencia energética (cambiar los sistemas de climatización, instalar paneles solares, etc…).

El estudio de eficiencia energética se puede solicitar en cualquier momento y su validez es de 10 años. El importe de este documento corre a cargo del propietario de la vivienda, por lo que es su responsabilidad actualizar los datos, renovar el documento y que este esté dado de alta en su respectiva comunidad autónoma.

Cómo se realiza un estudio de eficiencia energética

El procedimiento de certificación consta de tres partes. Por un lado, la certificación, que valora las características del inmueble y su localización, otorgando una determinada calificación de eficiencia; por otro lado, las recomendaciones del técnico certificador, que realiza un diagnóstico del inmueble, con el fin de recomendar mejoras que permitan un uso más adecuado de las fuentes de energía; por último, el registro del CEE en la administración autonómica correspondiente. Es por tanto, un procedimiento que debe ser llevado a cabo por empresas profesionales de certificado energético que nos garanticen que toda la certificación queda plenamente registrada, exigiendo siempre factura por los servicios contratados, de este modo, dispondremos de un justificante de los servicios de certificación que nos han prestado.

Actualizado el