Electrodomésticos de bajo consumo: como ahorrar energía y reducir costes

Electrodomésticos bajo consumo

Los electrodomésticos de bajo consumo eléctrico no son una moda. El uso económico de la energía es más importante que nunca: las existencias de combustibles fósiles (especialmente petróleo y gas) son limitadas, y su uso genera contaminantes para el medio ambiente y dañan nuestra salud. Por otro lado, las energías renovables aún siguen siendo caras de producir, por lo que entre una y otra, la energía no es (ni va a ser) gratis.

Por este motivo, ahorrar energía no solo protege el medio ambiente y la salud, sino también su economía doméstica. Por ello, en este artículo vamos a ayudarte con:

  • ¿Cuánto dinero puedo ahorrar con un electrodoméstico nuevo y eficiente?
  • ¿Debo desechar todos mis electrodomésticos viejos inmediatamente?
  • ¿Cómo disminuir el consumo energético de los electrodomésticos que más consumen?
  • Consumidores secretos de electricidad
  • Consumo de energía en espera
  • Consejos para ahorrar
  • ¿Continuará disminuyendo el consumo de electricidad de los dispositivos eléctricos en el futuro?

Continúa leyendo

¿Cuánto dinero puedo ahorrar con un electrodoméstico nuevo y eficiente?

Un hogar que está completamente equipado con electrodomésticos viejos usa el doble de electricidad que alguien que solo usa electrodomésticos que ahorran energía:

“Se pueden ahorrar alrededor de 400 euros al año en un hogar de 3 a 4 personas”

¿Debo desechar todos mis electrodomésticos viejos inmediatamente?

No. Desechar los electrodomésticos viejos que funcionan de inmediato es cuestionable desde una perspectiva ambiental. Pero cuanto más antiguo sea el dispositivo y más electricidad pueda ahorrar con el nuevo, más significativo será el cambio. Por ello aconsejamos que:

  • Revises el consumo (etiqueta energética) de cada uno de tus electrodomésticos actuales.
  • Identifiques los de mayor consumo (generalmente los más antiguos) y calcules el consumo anual que supondrán en los próximos años.
  • En base al consumo calculado, compáralo con el consumo de un electrodoméstico de bajo consumo energético. Ahora ya puedes calcular el ahorro anual.
  • Si con dicho ahorro te sale que aproximadamente 7 años amortizas el nuevo electrodoméstico ¡cámbialo! Debes de tener en cuenta que el antiguo electrodoméstico tiene una vida útil mucho menor que el nuevo.
  • Por lo general, con los sistemas de calefacción y bombillas el cálculo anterior suele resultar aplastante, siendo recomendables cambiarlos.
  • Si en algún momento debes de reparar un electrodoméstico, valora seriamente comprar uno nuevo.

Cómo disminuir el consumo energético de:

De entre los electrodomésticos que más consumen, te aconsejamos que:

Lavadora

  • Aproveche al máximo la capacidad de la lavadora según el tipo de tela y las instrucciones de cuidado.
  • Solo encienda el prelavado en casos excepcionales, por ejemplo, si su ropa de trabajo está muy sucia o si está enfermo.
  • Use programas de ahorro de energía = resultado óptimo a baja temperatura extendiendo el tiempo de lavado.
  • Haga coincidir los detergentes con el tipo de ropa, recomendamos: sistemas modulares o una combinación de detergente completo súper compacto y detergente de color, así como un detergente de lana.
  • Mida el detergente con precisión según la dureza del agua y el grado de suciedad
  • Trate las manchas de manera específica, no lave todo el relleno de la máquina a alta temperatura y con mucho detergente.
  • Use almidón y otros productos de lavado solo con moderación y específicamente, evite lo más posible el suavizante de telas.

Frigoríficos y congeladores

  • Si es posible, instale congeladores en una habitación fresca, por ejemplo, en el sótano.
  • Empaquete la comida lo más plana posible para que se congele rápidamente.
  • Apague la operación continua después de congelar alimentos frescos.
  • Ajuste la temperatura de almacenamiento a -18C.
  • La disposición clara y el etiquetado claro de los alimentos ayudan a reducir los horarios de apertura.
  • La diferencia energética entre frigoríficos A+++ y el resto de gamas son considerablemente distintos. Revisalos.

Calefactores y radiadores

  • Use sensores de temperatura exterior y detección de calor residual para adecuar la temperatura.
  • Programe la reducción nocturna y paulatina del calor que emiten.
  • Revise las condiciones de aislamiento de las habitaciones y sitios donde vayan a usarse.
  • Limpie las aberturas de salida de aire regularmente.
  • Si va a renovar alguno de estos aparatos, asegure que el nuevo modelo es un radiador de bajo consumo. Las diferencias de ahorro en estos aparatos son considerables.

Aires acondicionados

  • Utilice una manguera de escape para dispositivos portátiles (¡no revierta el aire caliente dentro de la habitación!).
  • Seleccione la ubicación de instalación para que el aire frío pase uniformemente por la habitación.
  • No cubra las ranuras de aire y límpielas regularmente.
  • Mantenga las ventanas y puertas cerradas en una habitación con aire acondicionado.
  • Adecue la temperatura a la del exterior. No siempre es necesario tenerlo a máxima potencia.
  • Limpie o reemplace el filtro de polvo regularmente.

Consumidores secretos de electricidad

En ocasiones, algunos de los aparatos de nuestra casa que menos te espera pueden llegar a ser grandes consumidores de energía. Algunos por la potencia demandada de manera puntual, y otros por su funcionamiento continuo. Por ello, estate atento si tiene:

  • Máquinas de café expreso
  • Televisores antiguos, grabadoras de video y fuentes de alimentación enchufables.
  • Router ADSL.
  • Sintonizador de satélite.
  • Decodificadores.

Consumo de energía en espera

Aunque muchos de nuestros electrodomésticos puedan parecer “inofensivos” desde un punto de vista del consumo energético, debemos de tener cuidado con un factor importante: el modo espera. Es el estado en el que habitualmente dejamos nuestros electrodomésticos cuando están apagados pero sin desenchufar, y que suele estar marcado por indicadores luminosos en la mayoría de los dispositivos.

Para poder medir el impacto de este estado, en la siguiente tabla se aporta una estimación de los dispositivos eléctricos más comunes.

APARATO POTENCIA O-HORA / DÍA € / AÑO
TV LCD, 80-94 cm 1 20 2
TV vieja 6 20 10
Receptor DVB-T 10 20 17
Grabador de DVD con disco duro 8 22 14
Cadena de música 10 20 16
Radios (3 dispositivos) 5 21 8
PC + monitor + impresora 10 20 16
Módem DSL + enrutador 7 20 12
Teléfono inalámbrico (base de carga) 2 23 4
Contestador automático 3 24 6
Consola de juegos 3 22 5
Total     115

*335 días / año. Precio de electricidad: 24 c€ / kWh

Consejos para ahorrar

Pero el ahorro energético pleno no puede conseguirse sólo con unos electrodomésticos eficientes. La intervención humana también es importante. Por ello le aconsejamos que:

  • Apague los electrodomésticos siempre que no los vaya a usar.
  • Desconecte los dispositivos que aún consumen electricidad después de apagarlos (TV, ordenador, monitor, lavadora, lavavajillas, etc.) usando una regleta de alimentación con interruptor.
  • Siempre desconecte el cargador de la red eléctrica (teléfono móvil, maquinilla de afeitar, cepillo de dientes eléctrico, cargador de batería, etc.).
  • Desenchufe todos los dispositivos eléctricos antes de irse de vacaciones.
  • Elija un despertador con pilas recargables en lugar de radio despertador
  • Los dispositivos pequeños, como calculadoras o relojes, elíjalos con células solares.

¿Continuará disminuyendo el consumo de electricidad de los dispositivos eléctricos en el futuro?

Aunque predecir el futuro suele ser difícil (máxime cuando se habla de tecnología) es cierto que algunos aparatos, como los televisores, se volverán aún más económicos en los próximos años. En el caso de las lavadoras, sin embargo, hay un final: para que la ropa esté limpia, se requiere un mínimo de agua que deba calentarse. Por lo tanto, si desea ahorrar aún más, debe vigilar su modo de funcionamiento, por ejemplo, la elección de la temperatura de lavado: 40 grados es suficiente para lo que normalmente está sucio (el lavado de 40 grados usa aproximadamente un tercio menos de energía que el lavado de 60 grados). Este tipo de medidas aplicadas a cualquier electrodoméstico es la única garantía de que el ahorro siga aumentando, y lo bueno es que depende exclusivamente de cada usuario.

Sin embargo, en muchos hogares, el consumo de electricidad continúa aumentando a pesar de su eficiencia y economía. Esto también se debe al hecho de que cada vez más dispositivos eléctricos están llegando a nuestra vida cotidiana. Por ello, la concienciación y el uso práctico determinarán el consumo a futuro.

Actualizado el