La compensación de excedentes del autoconsumo ya es una realidad

Placas solares

En la actualidad, los autoconsumidores ya pueden solicitar una compensación por el excedente energético que generan sus placas solares durante el día. Esta nueva ventaja para aquellos ciudadanos que generan su propia energía, entró en vigor el domingo 1 de marzo de 2020 a través de las modificaciones 14.4 y 14.8 del RD 244/2019.

Antes de este cambio, aquellos autoconsumidores fotovoltaicos que no disponían de baterías, volcaban la energía que no consumían durante el día a la Red Eléctrica. Se trata de una aportación “generosa” por parte de este colectivo, que además de haber hecho una gran inversión, no cobraba por los excedentes y aportaba energía verde a la Red de forma gratuïta.

Esta medida ha sido una apuesta por parte del Gobierno para promover el autoconsumo entre la ciudadanía española. Es importante tener en cuenta que, según la UNEF (Unión Española Fotovoltaica), el país alcanzó en 2019 los 459 MW de nueva potencia fotovoltaica para autoconsumo, doblando potencia instalada en 2018.

El autoconsumo está creciendo en España

Sin duda, esta forma de suministro energético ZEO -cero emisiones- cada vez está penetrando más en la sociedad española, como ya lo hizo hace años en Reino Unido o Alemania. Ambos países, pese a tener una cuota anual de sol mucho más baja que España, tienen una mayor producción de energía solar.

Según la UNEF, el autoconsumo puede ayudar a descentralizar el sistema energético y será un factor clave en la transición a la energía verde.

Desde que la normativa entró en vigor en marzo, las comercializadoras empezaron a ofrecer nuevas tarifas y sistemas de compensación para los autoconsumidores. Esta práctica está tipificada como la “modalidad de autoconsumo con excedentes” y consta de dos modalidades:

Con Compensación Simplificada

Para muchos autoconsumidores es la forma más fácil y rápida de recibir una compensación por los excedentes, debido a que se realiza a través de una factura neta mensual de electricidad.

Este sistema de compensación permite compensar como máximo, el total de la energía utilizada cuando nuestras placas no producen. Además, el autoconsumidor debe pagar los costes de factura habituales, como la parte fija de la potencia, el alquiler del contador, el bono social o los impuestos.

Sin Compensación Simplificada

Debido a que la compensación simplificada no compensa el coste real del excedente vertido a la Red, muchos autoconsumidores optan por esta alternativa.

En la modalidad “sin compensación simplificada”, el autoconsumidor cobrará por la energía vertida a la red y recibirá una compensación justa y acorde a los valores del mercado. Para poder beneficiarse de este sistema, se tendrá que inscribir en el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) como productor de energía y deberá presentar las correspondientes declaraciones fiscales y facturas a las comercializadoras.

Mediante este sistema el autoconsumidor es verdaderamente “dueño de su energía”.

Desde el lanzamiento de esta medida, algunos autoconsumidores han mostrado descontentos ante la lentitud burocrática en la compensación de excedentes. Aun así, todo apunta a que, gracias a ella, estamos más cerca de un cambio en el modelo energético.

Estamos cerca de un sistema energético mucho más sostenible y justo para las familias, que dejan de estar sujetas a los cambios del mercado en la factura de la luz.

Actualizado el