Casas Passivhaus ¿de qué se trata?

adad

Concepto

Son viviendas en las que se reduce hasta un 75% las exigencias de calefacción y refrigeración en comparación con una vivienda o edificio estándar, y además se usan energías renovables para cubrir el resto de energía que se necesite. Para ello se emplean los recursos de la arquitectura bioclimática junto con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional.

El objetivo es conservar las condiciones atmosféricas ideales en el interior para conseguir un alto ahorro energético.

Este tipo de construcciones son novedosas, su construcción está creciendo debido al alto ahorro económico que supone en cuanto al gasto energético como luz, gas, calefacción y refrigeración.

Funcionamiento

Hay que asegurar un correcto funcionamiento y diseño en diferentes ámbitos arquitectónicos para que una casa obtenga el certificado Passivhaus.

  • Aislamiento térmico: La edificación debe tener un aislamiento térmico óptimo, hermético y con bastante espesor en toda la envolvente térmica, es la parte que está en contacto con el aire exterior y donde más afectan las inclemencias meteorológicas y los cambios de temperatura. Las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica.
  • Ventanas y puertas: La carpintería debe ser de altas prestaciones térmicas logrando aislamiento y estanqueidad del aire, es decir, evitando corrientes de aire. La estanqueidad evita humedades, aumenta la eficiencia energética y mejora el aislamiento acústico. Las ventanas deben ser de cristal doble o triple y la carpintería debe disponer de un sistema de rotura de puente térmico y aislante.
  • Puentes térmicos: No deben existir puentes térmicos, para eliminar las pérdidas de energía y evitar humedades y moho. Se trata de los puntos de la envolvente que se debilitan por un cambio en su composición o al encuentro de distintos elementos, como las esquinas, ejes, juntas, etc. Para evitar los puentes térmicos es necesario no interrumpir la capa de aislamiento, usar un material con la resistencia térmica mayor si se interrumpe la capa de aislamiento y cuidar las juntas entre elementos constructivos.
  • Ventilación: Se debe asegurar el mínimo de intercambios energéticos con el exterior, pero respetando las renovaciones de aire por hora máximas, que deben ser de un 30% del volumen interior, para ello se usa ventilación mecánica con recuperación del calor, para garantizar la calidad del aire interior y la eficiencia energética.

Certificación

El técnico certificador Passivhaus supervisa todo el proceso de diseño y de construcción de una casa Passivhaus. Al final, se realizan unas pruebas y mediciones para comprobar que se cumplen todos los requisitos que establece este sello para certificar que la casa cumple con los requisitos energéticos del estándar Passivhaus, que asegura que la vivienda tiene un gasto menor en calefacción y climatización que una casa convencional.

Estos requisitos responden a una serie de requerimientos muy concretos sobre el consumo de la vivienda. Se establece que:

  • La demanda de calefacción sea inferior a 15 kWh/m2/año.
  • La demanda de refrigeración sea inferior a 15kWh/m2/año.
  • La demanda de energía primaria sea inferior a 120kWh/m2/año, (incluyendo la energía que se destina a agua caliente y a electricidad).
  • Asegurar que la vivienda es prácticamente estanca, pero manteniendo una calidad de aire interior saludable, es decir, asegurando las 0,6 renovaciones de aire por hora.

Aunque parezca algo muy complejo en realidad no lo es, tan solo es un cambio en el modelo constructivo que difiere un poco del modelo tradicional, en www.arquitodoestudio.com entendemos muy bien el concepto Passivhaus, podemos asesorarte y aclarar todas las dudas al respecto. Tener una casa que tenga un gasto nulo o casi nulo en calefacción, refrigeración y electricidad es posible.

Actualizado el